A tiro de piedra (2010), ópera prima de Sebastián Hiriart, fue realizada con un presupuesto mínimo y un crew de tan sólo 3 personas, incluyendo al actor Gabino Rodríguez. Ganadora de varios premios en diversos festivales de cine en el mundo, narra la historia de Jacinto Medina, un pastor del norte de México que por un misterioso llavero emprende un viaje al otro lado de la frontera.

“No dejemos nunca de explorar porque al final de nuestra búsqueda, llegaremos a nuestro punto de partida y veremos el lugar por primera vez”

-T.S. Elliot-

SEBASTIÁN HIRIART

 Por Rita Carranza 

A tiro de piedra es una película bella y bien lograda,  sin embargo, da la sensación de que hay un sinsentido en el viaje que emprende el protagonista. ¿Es así tu visión de la vida?

A mí no me parece que el viaje que emprende Jacinto Medina sea un “sinsentido”, para él ese viaje representa todo. Puede verse como una metáfora de la vida de cualquier persona: para mí hacer películas es lo más importante, para otros, una ocupación “sinsentido”. Para un cocinero hacer un gran platillo es lo más importante del mundo, quizás para un banquero este sueño sea absurdo pero al cocinero le da una razón de ser y justifica su existencia. También habla sobre cómo, por más que corramos, no podemos escapar de nosotros mismos, de cómo lo importante es el camino y no el destino. La película está inspirada en un cuento de Las Mil y Una Noches. Ahí se cuenta la historia de un hombre que viaja lejísimos buscando un tesoro. Finalmente lo encuentra enterrado en el patio de su casa. Este hombre tuvo que viajar lejos para poder descubrirlo en el lugar mismo donde comenzó su aventura. Mi visión de la vida es amplia y va cambiando. Espero que me tome muchas películas poder expresarla.

Sólo 3 personas hicieron esta película ¿eso te brindó más libertad creativa o fue un verdadero tour de force?

Nos dio toda la libertad creativa y sí, fue un tour de force. Parte fundamental de la película fue la manera en que la hicimos y sólo se podía hacer de esa manera.

¿Por qué no creíste necesario contar con un guión al cual apegarte?

Sí teníamos un guión de 30 páginas y nos apegamos a él absolutamente. Muchos de los elementos de cómo ejecutar ese guión había que resolverlos conforme íbamos viajando, queríamos mantener la espontaneidad que tienen por esencia los viajes. Sin embargo, durante el recorrido nos encontrábamos con tantas variables que debíamos tener muy clara toda la estructura de la película. Es bastante sorprendente para mí lo mucho que se apega la película a ese guión de 30 páginas que escribí.

El proceso de ir creando sobre la marcha ¿fue más intuitivo que racional?

Como decía antes, teníamos bastante clara la estructura de la película, esa parte fue muy racional. El trabajo de desarrollar las escenas en los distintos lugares que íbamos encontrando y adaptar la historia a los actores no-profesionales que íbamos conociendo fue más intuitivo.

SEBASTIÁN HIRIART

¿Cómo es hacer cine en México?

Existen tantas respuestas a esta pregunta como cineastas mexicanos, supongo que cada uno de nosotros tendrá su visión y sus propias experiencias. Existen también diferentes métodos de trabajo y tamaño de producciones, es imposible para mí generalizar.

¿Qué cine te entusiasma?

Mis gustos son muy diversos. Me gusta cuando las películas me sorprenden. También me gusta cuando siento que son auténticas, es decir, que puedo ver al realizador detrás de su obra, ya sea por el tema, el modo de realizarla o por la gramática cinematográfica que utiliza. Disfruto mucho de las películas que me parecen originales.

¿Desarrollas algún proyecto actualmente?

Estoy terminando la corrección de color de una hermosísima película que fotografié, Huérfanos. Dirige mi madre, Guita Schyfter, y es sobre la vida de Melchor Ocampo: un hombre misterioso con un amor secreto y el drama de la creación de una nación (México). También estoy en la postproducción de mi segundo largometraje, Insectos o Comedia Romántica, todavía no se define el título: es un catálogo de relaciones de pareja, una comedia negra que estará lista para julio.

YACONIC

YACONIC

Previous post

THE MASTER (2012)

Next post

ENTREVISTA CON THE HERBALISER