Por Mariana Mata / @mariaaannnaaa 

De la mano de David Fincher entramos al infierno: una pecaminosa ciudad lluviosa en un largometraje titulado Se7en (1995). Grises y violentas son las escenas en las que se reúnen Morgan Freeman, Brad Pitt y Kevin Spacey para recordarnos las palabras que se encuentran en la puerta de la obra de Dante Alighieri, La divina comedia:

Por mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mí se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la Divina Potestad, la Suprema Sabiduría y el primer Amor. Antes de mí no hubo nada creado, a excepción de lo inmortal, y yo duro eternamente. ¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!

whats in the fucking box?

***

Se7en hace referencia a múltiples obras literarias en su línea argumental: encontramos a autores como David Mills, Los cuentos de Canterbury, de Geoffrey Chaucer (que a su vez están inspirados en el Decamerón), El mercader de Venecia, de Shakespeare, y por supuesto la Divina Comedia. Sobre esta última se puede plantear una similitud que aborda la estructura dramática de la cinta, y de manera mas precisa el desarrollo de los personajes. Ya Morgan Freeman nos previene en la primera media hora de la película: “Esto no va a tener un final feliz”.

La línea argumental de Se7en está recargada en un thriller. El detective consumado William R. Somerset (Freeman), y el novato David Mills (Pitt) investigan una serie de asesinatos perpetrados por un psicópata, John Doe (Spacey), quien se ha dedicado a reproducir los siete pecados capitales en sus asesinatos: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia.

Película Seven Morgan Freeman en la película Seven

En la obra de Alighieri, Dante es el alma humana, Virgilio la razón y Beatriz la gracia divina. Así, encontramos los mismos elementos en la obra de Fincher: Dante, el alma humana llena de inocencia e idealismo se traduce en el personaje que interpreta Brad Pitt. Su imprudencia al hablar, así como la incesante necesidad de probar su valía se resumen en otro diálogo de Freeman: “Este no debería ser su primer trabajo”. El guía de Dante, Virgilio, es el mismo Freeman, quien opina que éste no debería ser su último caso. Somerset se encuentra cansado de ver la porquería humana. Su misión es conducir a Mills a lo largo de esta serie de crímenes, también motivado por su propia curiosidad. Beatriz, la dama que llama a Dante y que es el motivo de su viaje por el infierno, es interpretada por Gwyneth Paltrow (Tracy Mills), quien representa la bondad que no tiene cabida en una ciudad llena de delito y perversión.

Kevin Spacey dejará una marca en la ciudad; una prueba de que todos los pecados serán pagados. La misión de su personaje es traducir el infierno a la tierra, en un nivel ético y moral. El tono de la película plantea una severa clasificación de la culpa en el alma humana. John Doe busca la redención del hombre a través de la transgresión sensible.

Morgan Freeman y Brad Pitt en Seven Morgan Freeman y Brad Pitt en SevenDoe es un genio descontrolado que posee sentimientos de soledad e impotencia y de desvinculación total con el resto del mundo. Representa los logros máximos de la cultura contemporánea, y pretende envolverlos en un halo mítico. El guión de Andrew Kevin Walker recrea lo que parece ser parte fundamental de la mentalidad del hombre del siglo XXI: somos entes con una peculiar mezcla de servilismo, desmoralización e incapacidad manifiesta, y tratamos de integrar esa mentalidad “individual” en el orden de las cosas.

Con las características propias del thriller —emoción, tensión y suspenso a partir de la narración de algún crimen—, en Se7en la policía representa la idea de que sin orden social firme y sin concordia mínima no es posible la vida social ni la salvación individual. Fines últimos de la existencia humana.
Kevin Spacey we se a deadly sin

Kevin Spacey en Seven

***

Hablar de este filme a 20 años de su estreno es también recordar una dupla que hoy nos hace apretar los puños. EL 27 de febrero de este año se estrenó la tercera temporada de House of Cards, serie llena de maquinaciones políticas (que a veces nuestro país se encarga de reproducir para región 4 en nuestra telenovela política nacional) protagonizada por Kevin Spacey y producida por David Fincher. Cabe mencionar que los dos primeros episodios fueron dirigidos por este prolífico creador.

Brad Pitt en Seven

 

 

Mariana Mata

Mariana Mata

Entropia. Palabra que define a Mariana Mata. Un cúmulo de orden caos orden caos. Sonoridades explotando hasta el punto del ruido. Se rodea de pintura, colores, y letras que no tienen relación con el exterior. Se dice que estudió Ciencias de la Comunicación en la FCPyS, y que intenta crear alteraciones a su alrededor. Le gusta ver las reacciones ajenas, es en resumen: un antropólogo social sin certificación.

Entrevista a Joliette
Previous post

JOLIETTE: ROCK MACIZO EN UNA VAN ESTALLANDO

Next post

CINÉTICA NI POLÍTICA: CUANDO LA REALIDAD SUPERA A LA FICCIÓN