Por: Roman Tamayo/ @romantamayo

Australia es un país con una larga tradición rockera que nos ha dado a bandas como: AC/DC, Buffalo, Tame Impala, Wolfmother, The Vines y por supuesto King Gizzard & The Lizzard Wizard. Estos últimos han tenido un auge tremendo en los últimos años debido a sus magistrales ejecuciones en vivo, su capacidad para hacer discos tan multifacéticos, la complejidad de sus composiciones y por supuesto, ponerse la meta de publicar cinco discos en un año (hasta el momento llevan tres y bien hechos).

King Gizzard & The Lizard Wizard se fundó en el año 2010, en Melbourne, Australia por siete delirantes músicos Stu Mackenzie (voz  y guitarra principal, flauta, clarinete, sitar, teclados, contrabajo, bajo, zurna), Ambrose Kenny Smith (armónica, teclados, sintetizador, órgano, segundas voces, percusión, guitarra), Cook Craig (guitarra rítmica, teclados, bajo, segunda voz) Joey Walker (guitarra principal, teclados, bajo, voz), Lucas Skinner (bajo), Eric Moore (batería) y Michael Cavanagh (batería). Como se puede leer todos los integrantes se dominan más de un instrumento.

king gizzard banda

Además se espera que lancen otros dos discos de larga duración antes de que termine el año ¿Bastante sorprendente, no? A este ritmo de producción va a emular las increíbles hazañas de Frank Zappa, creo que él estaría bastante orgulloso.

A diferencia de muchas bandas King Gizzard & The Lizard Wizard explora muchos terrenos musicales, no es la clásica banda cajonera con un on-hit wonder que te pone a bailar o cantar y poco después se te olvida. La estructura de cada disco es única en cuanto a sonido, composición, temática e instrumentos usados (sintetizadores, flautas, citares, armónicas, órganos, percusiones, entre otros). Por ejemplo: en “Flying Microtonal Banana” (2017) todo el conjunto de cuerdas utilizó instrumentos micro tonales; en cuanto a las baterías, Eric & Michael hizo algo excepcional al crear un sonido en stereo, específicamente en “Rattlesnake”.

king gizzard banda

En Eyes Like The Sky (2013) la banda se aventuró a crear lo que podría ser el perfecto soundtrack de un Spaghetti Western, con la narración de Broderick Smith (Carson & Dingoes). Por si eso no es suficiente, en Nonagon infinity (2016) las composiciones están creadas para emular un solo track en forma de loop. Cuando escuchas ambos discos sin cortes no puedes diferenciar en que momento pasan de un track a otros o si estás retrocediendo, es un juego bien elaborado que tiene una lógica sorprendente.

En estos tiempos todo buen disco siempre va acompañado de un video musical y una portada atractiva. En el caso de estos australianos la gran mayoría de sus portadas y videos han sido creados por Jason Galea, esta mente maestra le ha dado un giro bastante bizzaro y psicodélico a la parte visual de la banda, al igual que en los discos, los videos van seriados y cuentan diferentes historias, por ejemplo: en Gamma Knife podemos ver a la banda en un culto bastante obscuro que da por resultado la creación de un huevo y en People Voltures el nacimiento de un ave que lleva adentro a la banda y juntos luchan contra diferentes enemigos que buscan destruirlos.

El impacto que ha causado KG & TLZ no obedece a un juego de mercadotecnia como pasa en la mayoría de las veces. Nos encontramos ante una banda que se ha ganado su lugar, fama y fans con base a su trabajo y la explosividad de sus shows en vivo. Una de las mejores cosas que puede tener esta banda es que ha roto fronteras entre géneros. Un día pueden estar tocando en un festival de stoner rock como el Freak Valley  y al otro en el Desert Daze con Iggy Pop. Además, a diferencia de otras bandas grandes, ellos se siguen preocupando por no perder el vínculo son sus fans, después de los conciertos los puedes ver platicando con la gente, vendiendo su mercancía y administrando su música en plataformas como bandcamp.

Murder of The Universe (2017) está dividido en tres capítulos:

  1. The Tale of the Altered
  2. The Lord of Lightning vs. Balrog
  3. Han-Tyumi and the Murder of the Universe.

La fuerza, poder, energía y sobre todo amarre de la banda en vivo es sublime. Cuando uno ve a Stu Mackenzie brincar, gritar, mover el cráneo como loco y sobre todo no fallar ningún traste, es épico. Ambrose Kenny Smith es increíble al tocar diferentes instrumentos durante el show, lo cual le da un toque extra a las presentaciones, pero lo que nos ha impactado más y por lo que pagaríamos un boleto sin dudarlo es por Eric y Michael, la forma coordinada y milimétricamente exacta es sorprendente, escuchar una batería en stereo es una de las cosas más extraordinarias que hemos presenciado, y sí, por si se lo preguntan hemos visto más bandas con dos bateristas como lo fueron en su momento los Melvis con  Dave Crover y Coady Willys.

Sabemos que King Gizzard & The Lizzard Wizard aún no han pisado tierras mexicanas, pero esperemos que algún promotor apueste por algo diferente y de calidad. Pongamos todas nuestras esperanzas en que algún empresario verá este mensaje y por fin podamos disfrutar de un coctel psicodélico, cargado de energía en forma de un loop infinito.

Discos básicos para entender a King Gizzard & The Lizzard Wizard:

I’m in Your Mind Fuzz (2014)

Nonagon Infinity (2016)

Flying Microtonal Banana (2017)

Murder of the Universe (2017)

Adentrarse en el mundo de estos australianos es impactante, hasta octubre del 2017 han lanzado 11 discos y dos EPs:

  • 12 Bar Bruise (2012)
  • Eyes Like the Sky (2013)
  • Float Along – Fill Your Lungs (2013)
  • Oddments (2014)
  • I’m in Your Mind Fuzz (2014)
  • Quarters! (2015)
  • Paper Mâché Dream Balloon (2015)
  • Nonagon Infinity (2016)
  • Flying Microtonal Banana (2017)
  • Murder of the Universe (2017)
  • Sketches of Brunswick East (2017)

EPs:

  • Anglesea(2011)
  • Willoughby’s Beach(2011)        
Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

RECOMENDACIONES PARA DocsMX 2017

Next post

RICK AND MORTY Y LA HIPERNORMALIZACIÓN