Es el rostro de Central Once, una voz en Ibero 90.9, una pluma en varias revistas musicales y otro personaje de obras teatrales. Pero, sobre todo, Aldo Sánchez Vera es un joven preocupado por el presente y futuro de su realidad social.

Aldo llega a tiempo. Lo esperaba el número 22 de la avenida Clavería para una cita laboral, por eso buscó cordialidad con el reloj.

No llega solo: lo acompañan casi una decena de personas repartidas en un par de camionetas blancas con logos del Instituto Politécnico Nacional. Rápido bajan y montan cámaras, cables y monitores. Se alistan para grabar.

Antes de la primera toma, la encargada de la minuta le repite cómo será la dinámica. Él a su vez le cuenta a los entrevistados en qué sería ideal enfocarse. Hoy es sobre un ciclo cultural llamado Azcapo Existe que tendrá lugar en este baldío-espacio cultural ubicado en Azcapotzalco; otras veces es sobre alguna banda, un teatro o un artista.

Por fin se asoma la claqueta y él no titubea. Los entrevistados –gestores y talento del ciclo- sí: traban sus palabras o sueltan alguna grosería involuntaria.  Entonces hay que repetir

Y cuando queda una toma, sigue otra.

En algún punto las constantes repeticiones y los múltiples fragmentos de filmación pueden resultar agotadores pero Aldo Sánchez Vera mantiene el porte: miles de personas lo ven y escuchan por televisión o internet en el programa Central Once y en la radiodifusora Ibero 90.9.

Por eso se sabe mantener elocuente y sereno.

***

Hace más de un lustro Aldo salió de su natal Puebla con rumbo a la Ciudad de México. El objetivo: enfocar lo aprendido durante la carrera de comunicación – cursada en la Universidad de las Américas – en algún trabajo de su interés.

Tras su partida no se vislumbraba frente a las cámaras sino detrás. Incluso así llegó a la capital: asistiendo producciones televisivas, monitoreando noticias… A la sombra del lente.

Un día un amigo le avisó de una convocatoria de conducción en Canal Once. El joven poblano, que en ese entonces no se sentía pleno en su trabajo, lo pensó poco y se presentó al casting.

“Yo no había hecho de conductor antes; había hecho locución en radio universitaria pero frente a cámara en realidad no. Mandé mi curriculum, te pedían unas fotos, y al siguiente día me contestaron para vernos y hacer una prueba.

¿Qué tenía que hacer? Aprenderme unos textos, presentar frente a cámara, probar mi nivel de inglés y preparar una entrevista. Llegué el día del casting, me pasaron ahí a un foro…siempre lo narro así: entras a un foro oscuro y ves unas siluetas observándote, y la luz hacía ti”, cuenta Sánchez Vera sentado en la zona de comida de una plaza destartalada ubicada afuera de metro Chilpancingo.

Tras pasar un par de pruebas que incluían improvisar una entrevista en inglés a un imaginario Ariel Pink, Aldo interpretó con pesimismo el “nosotros te llamamos” que le ofrecieron. El silencio se mantuvo un mes hasta que sonó su móvil: “Nos interesa tu perfil, te vamos a dar callback para la segunda ronda”.

Me prepare más. Me pidieron un par de textos para presentar frente a cámara y convivir con jóvenes; en aquel entonces Central Once tenía la dinámica de ir a las vocacionales del Poli. Me citaron a la semana, me llevaron al CECyT que está cerca de Canal Once y pues era hacer como una bienvenida, convivir con los chavos.

Les dije: “Oigan, no sean gachos, es mi casting y quiero quedarme con la chamba, échenme paro”, y los morros muy buena onda. Hicimos el casting conviviendo con ellos, me hicieron hacer otra simulación de entrevista, llegué puntual y salió todo muy chido. Paso otro mes, mes y medio, y dije: `Hasta aquí llegó, estuvo padre la experiencia`. Y no, cuándo pensé que ya nada, me dijeron: ‘Jálate, vamos a platicar contigo. La decisión está muy cerrada entre tú y otra persona’”.

La decisión: una charla con el productor ejecutivo del programa. Luego Sánchez Vera se convirtió en el rostro de Central Once.

***

Central Once  es una barra de contenidos televisivos que empezó hace casi una década como un bloque de vídeos y actualmente se ha expandido a secciones como Bandas en Construcción, Todo Terreno y Central Electoral. Se transmite en televisión abierta a través de Canal Once los sábados y domingos a partir de las 17:00 horas, y mantiene repeticiones entre semana durante la madrugada.

En mayo Aldo cumplió 5 años conduciendo el programa: “Finalmente, yo soy el rostro pero atrás de mí hay un montón de gente: un productor, varios realizadores, un departamento de contenidos que agilizan todo para que podamos salir al aire semana con semana. Afortunadamente es un equipo muy joven y lo que se ve en pantalla es mucho de cómo son las personas que producen Central Once”.

Por esas múltiples perspectivas de quienes conforman Central, se mantiene una apertura y reconocimiento tanto de bandas noveles como proyectos consolidados en el panorama musical nacional.

“Tal bandita está chida, ¿ya los escuchaste?”, así nos vamos pasando recomendaciones. La gran mayoría de las bandas nos mandan su vídeo para el bloque de vídeos y es un buen primer contacto para grupos que están comenzando. El bloque de vídeos es el primer acercamiento dónde puedes ver propuestas frescas. De ahí vemos que bandas van evolucionando para que puedan tener una sesión en vivo.

Ese sería el segundo paso, ir a la central y tener una sesión. Luego, con los acústicos el reto es diferente; para empezar tiene que ser un proyecto que acústicamente sea atractivo, es diferente el formato. El plato principal son los especiales musicales dónde ya es un proyecto con una sesión en vivo y al mismo tiempo un documental acerca de la banda”.

Pero, pese a el ímpetu de los  involucrados y el respaldo de un canal público, el también fanático de King Krule reconoce que mantienen ciertas limitantes en lo que respecta a realizar coberturas ‘chonchas’ de festivales o acercarse íntimamente – con entrevistas o reportajes de las escenas subterráneas de otras latitudes – a lo que sucede internacionalmente.

Otro problema para el conductor nacido en noviembre de 1987 son los desdenes ocasionales de algunas bandas.

Cuando me hacen un desdén o me responden de dientes pa’ fuera, es de “No me lo estás haciendo a mí, la gente te está oyendo-viendo”. Y pues es que – si todo marcha bien – ganamos los dos: nosotros contenidos y ellos difusión”, cuenta  Aldo. Pero son más los recuerdos gratos: todavía vibra al hablar de los programas con Los Elásticos y Sonex.

***

Otro recuerdo grato: el teatro.

Sánchez Vera participó en una compañía teatral llamada Lenguas Divergentes. Ahí llegó a protagonizar montajes como Hacía un conteo infinito, aunque pronto los pendientes laborales consumieron su tiempo y tuvo que claudicar.

Tras su paso por las bambalinas, necesitaba otra válvula de escape personal. Entonces surgió Reacción Voluntaria.

Activismo, derechos humanos, DIY, cultura maker, género y sustentabilidad son algunos ejes que se abordan en Reacción Voluntaria, programa de la radiodifusora Ibero 90.9 que se transmite los martes de 13:00 a 14:00 horas.

A través de charlas con expertos, académicos y ciudadanos, Aldo va desentrañando problemáticas y alternativas sociales: “Hemos ido rompiendo prejuicios a partir de la visibilizacion de jóvenes fuera de los estándares o cánones antiguos de belleza, de lo que debería ser… aquí en la ciudad encuentras jóvenes bien diversos en una sola colonia: un punketo, una chava que le gusta el reggae, alguien que le gusta los raves. Es una cosa que, más allá de lo que me interesa hablar, tiene un sentido más social”.

Sentido social, lo que ocupa la recta final de la charla.

***

Sánchez Vera está preocupado por el presente y futuro: del país, de la política, del medio ambiente, de la ciudad y, sobre todo, de los jóvenes.

Por eso constantemente pregunta: ¿Cómo se motivan los chavos mexicanos para no salirse de control frente a la desigualdad social, una educación no tan eficaz y  la falta de oportunidades laborales?

Él tiene su respuesta: “Cultura, arte, música”.

Pero en vísperas de las elecciones sus inquietudes se masifican; sabe que hay que hacer algo más y también lo tiene claro: “Hacer a los jóvenes políticos. Está en uno entrarle o no a la política pero si no le entras te quedas fuera de la discusión. Mínimo informarte, no tienes que afiliarte a un partido”.

Informar, su contribución, su cruzada personal: ya sea en tele, radio, publicaciones donde colabora ocasionalmente o en sus redes sociales, el joven comunicador intenta enseñar, explicar, debatir y cuestionar.

Y, aunque a veces lo invade la incertidumbre respecto a su propio futuro, durante su labor antepone el de los demás: darles opciones, informarles.

Solo así podemos mejorar.

TE PUEDE INTERESAR

EL REGRESO DE RADIOACTIVO SE ADUEÑARÁ DEL CUADRANTE FM

NUEVO PERIODISMO: ESO QUE CREES INVENTAR NACIÓ HACE 50 AÑOS

DEL PERIODISMO A LA LITERATURA Y DE REGRESO

LEILA GUERRIERO EN LA ZONA DE OBRAS DEL PERIODISMO ADICTIVO

THE POST: EL DESAFÍO PERIODÍSTICO TRAS LA MENTIRA DE VIETNAM

Yair Hernández

Yair Hernández

Hago muchas cosas y gano poco varo.

Previous post

STARS DON'T DIE IN LIVERPOOL: VIDA Y AMOR EN EL VIEJO CONTINENTE

Next post

QUEENS OF THE WORLD: UNA INTROSPECTIVA AL DRAG EN LA CDMX