La ironía es un elemento clave de los microrrelatos que escribió para el volumen. No eran letras, eran hormigas “y otros relatos breves (Sexto Piso, 2018), mismos que el ilustrador y escritor Alejandro Magallanes se encargó de representar gráficamente.

Previo a este proyecto no se conocían en persona, pero se conocía: por referencias de amistades mutuas (una de ellas retratada en el libro), habían consumido sus obras, y quizá hasta se habían stalkeado en redes, pero esa es una presunción mía. Ahora son mega ultra valedores y padres de una misma “bendición”, “estamos tan contentos con lo que resultó  que estamos planeando el segundo tomo”, me dice Alejandro.

Platiqué con ambos al mismo tiempo, y durante la conversación llegaron a esta conclusión “pensemos que nos va a salvar la literatura y el arte de estos momentos trágicos”

Fotografía: Raúl Campos

¿Cuánto tardaron en armar este proyecto?

Arnoldo: Los relatos me tomaron cuando menos un año, ya después se los pasé a ALejandro y les dedicó su tiempo. Fluyó muy fácil.

Alejandro: Fue bonito porque cuando ya estábamos cerrando la edición, Arnoldo metió otros cuatro relatos más…

Arnoldo: Perdón que interrumpa, pero ¿Cuánto te tardas en hacer una ilustración, Alejandro?

Alejandro: Pues lo que quería que se viera es que fueran de primera intención: no llevan un boceto a lápiz, aunque lo más probable es que de algunas haya hasta seis versiones distintas, quería que la gente los viera y dijera: “cualquiera los puede hacer”, y sí cualquiera los puede hacer en el sentido del trazo. Este estilo se mi hizo una forma muy buena de acompañar los microrrelatos.

En ellos hay muchas referencias artísticas: uno es una paráfrasis de un grabado de Goya y otro es de Jacques-Louis David y su Muerte de Marat. Por ello me da la impresión que conversábamos telepáticamente.

¿Como fue tu proceso para escribir los más de 120 relatos?

Arnoldo: La idea original es que todos fuesen muy breves, pero hay algunos que fueron creciendo porque no podía acabarlos; cuando sentía que llegaba al punto final me sentía muy contento y siempre traté de que fuesen pocos renglones, se fueron formando conforme veía que tenía más cosas que decir; y, para cualquier persona que escribe, lo más complicado es el final, y a mí me gusta ser muy redondo: que la última frase sea similar a la primera. Además, en un relato breve el final es más complicado que en una novela porque debes ser puntual y tajante.

¿Tienen algún orden específico?

Arnoldo: El orden es entrópico: es desorden, aunque Alejandro fue quien los acomodó…

Alejandro: El orden tiene un motivo subjetivo, y es bonito porque uno de los micro relatos va: “llegó vivo y se fue igual”, así era un poco la dinámica; una parte está en orden alfabético, otra en orden sentimental.

Fotografía: Raúl Campos

¿Por qué elegiste a Alejandro como tu ilustrador?

Arnoldo: Lo escogí porque conozco bien su obra y porque con él aprendí la palabra “suaje”, porque casi ya no hay libros con suajes porque cuesta más; y es muy lindo cuando tienes amistad con alguien que no conoces, es más genuino. Además, los dueños de la editorial quedaron fascinados cuando les dije que quería que el fuera el ilustrador. El trabajo en conjunto fue como un río que fluye y por ello ya estamos los dos aquí sentados pensando en el segundo tomo que se va a llamar “La enciclopedia Magallanes-Krauze”

Alejandro :¿Es una pregunta complicada, pero alguno de los relatos es tu favorito?

Arnoldo: Cuando presentamos el libro fueron a que les firmara el suyo dos jóvenes como de 24 años, a todos los que no conozco les preguntó que quienes son o qué hacen, eran ambos maestros de secundaria, me contaron que le leyeron una de la historias a sus alumnos, la de “Erase una vez”, y que de la emoción que les causó lloraron., Por eso ese cuento es mi favorito.

Hay un tema recurrente en las historias que llamaré una tragedia no tan trágica

Arnoldo: Estamos en un momento en México y en el mundo en el que hay una gran enfermedad económica, social, política, y de distanciamiento entre la gente. Lo que hago en algunos microrrelatos es un retrato irónico y sarcástico, y muchas veces triste, para reproducir la realidad.

¿Para llevar tiempos como estos es necesaria la ironía?

Arnoldo: Si, también burlarte de ti mismo y congeniar con la gente, porque, en el fondo, el arte es amistad. Yo en los relatos expongo y preguntó.

Alejandro: El humor siempre nos salva, somos el único animal que ríe, y en México existe un gran sentido del humor que de repente no se ve tan bien reflejado en muchas de las artes, es más una cosa cotidiana. El del libro es un humor sin mala leche, no es bullying, y sí puede ser muy trágico.

¿De todas las ilustraciones, cuál fue la más difícil para hacer?

Alejandro:Cada una de las ilustraciones tiene su anécdota: la del relato Ecuación es la de hombre y una mujer se están despidiendo mientras están entrelazados del pie y por ello no avanzan, razón por la que si siguen caminando se van a tumbar. De este dibujo hice como 20 versiones.

¿Consideran que el arte debe ser solemne o sublime?

Arnoldo: No, el arte debe de tener la función de acompañar y brindarte alegría, ideas, sembrarte conceptos que no tienes y de distanciarte de las amarguras; debe ser tu compañía.

Fotografía: Raúl Campos

TE PUEDE INTERESAR

CLÁSICOS MODERNOS DE LA GENERACIÓN MILLENNIAL: PRIMERA PARTE

EXHUMAR LOS HUESOS DEL SURREALISMO: SEGUNDA PARTE

ANA MENDIETA, LA HISPANA QUE DEDICÓ SU OBRA AL ARTE Y AL CUERPO

DIEZ LIBROS SOBRE MÚSICA QUE TIENES QUE LEER ÉSTE AÑO

PIGLIA: UN TROZO DE LITERATURA

Raúl Campos

Raúl Campos

Cultural Journalist & Documentary Photographer Kitsch Journalism Mexican decay Anarchy Road

Previous post

ADEY Y LA VULNERABILIDAD DEL CUERPO HUMANO

Next post

ALFONSO CUARÓN PRODUCIRÁ EL REMAKE DE “LAS BRUJAS”