Texto y fotos por Mario Castro / @LaloCura__ 

Dos familias italianas rivales desde generaciones atrás desatan el caos una noche. Las mismas familias tienen a dos jóvenes pubertos, plena edad de la punzada, que se enamoran; tiempo después se fugan, se casan. La pelea continúa y hay varios muertos… ellos incluidos. ¿Sus nombres? Ya se los saben de memoria: Romeo y Julieta.

shake-1

Pero, en esta ocasión la puesta en escena es protagonizada por un cebollín y un rábano así como otras frutas y verduras: chayotes, jitomates, morrones, champiñones, elotes, berenjenas, peras, etc. Los personajes que perecen lo hacen bajo un cuchillo de carnicero y sobre una mesa de cocina. ¿Extraño montaje? No es una versión más de la tragedia amorosa por antonomasia, sino una que promete que te cagues de la risa desde antes de entrar al foro.

De una forma completamente irreverente Algo de un tal Shakespeare (“¡Ahh!”) es la puesta en escena de tres obras del escritor de lengua inglesa más conocido (William Shakespeare): Romeo y Julieta, Macbeth y Titus Andronicus. En medio de la penumbra y con recursos que se limitan a una mesa de cocina, sartenes, cuchillos y mucha comida que llega a volar por todo el escenario, las tragedias de Shakespeare (“¡Ahh!”) se convierten en una comedia dirigida a jóvenes, chavo-rucos y todo el público que guste de lo llanamente burdo e inverosímilmente gracioso; pero no se trata sólo de un juego.

shake-2 shake-3

Entre chistes que van de la simpática política mexicana a canciones de Luismi cantadas por los personajes-vegetales, Adrián Vázquez y Sara Pinet se apropian de las obras de Shakespeare (“¡Ahh!”) a la par que cuentan lo más relevante sobre el contexto, la obra y los pedos emocionales del inglés que aún podemos encontrar en sus obras: una especie de didáctica teatrera.

El cuerpo es el principal instrumento para la obra: mucho movimiento, muchos gritos y glorias para Shakespeare (“¡Ahh!”), los actores bien pueden ser un manco-sordo, una reina voluptuosa, un bárbaro despiadado, brujas, etcétera.

Si te cansan los montajes pudorosos y clásicos de Shakespeare (“¡Ahh!”), nunca le has entrado o quieres reír mientras ves que tan dramática puede ser la vida, lánzate al Foro Lucerna cualquier miércoles del 17 de junio al 1 de julio… Sí, es una temporada bien corta pero que vale la pena.

shake-4 shake-5 shake-6

Teatro Milán / Foro Lucerna

YACONIC

YACONIC

bici-entr
Previous post

RODADA NUDISTA: “A VER SI YA NOS VES”

paul-entr
Next post

NUEVE COVERS DE CUMPLEAÑOS PARA PAUL MCCARTNEY