#SuenaYaconic

Por Cesar Garay y Amish Abedul

La segunda temporada de True Detective llegó a su fin. Los medios —especializados y no— se llenaron de críticas, análisis, diatribas, opiniones sustentadas y juicios sin fundamento durante el desarrollo de la segunda entrega de la producción de HBO. Para algunos fue “inconsistente” y no era para tanto, fue una farsa; para otros una calibrada vuelta de tuerca de parte de Nic Pizzolatto —creador de la serie— hecha para no deambular por la senda de la repetición y explorar nuevas obsesiones creativas. Esto sin concesiones para el espectador. Ni para nadie.

Sí, a muchos, eruditos del noir, no conocedores, simples junkies de series, clavados lectores de Robert W. Chambers y Ambrose Bierce (quien por cierto desapareció en el norte de México), nos impactó la primera temporada. En lo particular, y por principio de cuentas, llamó la atención el protagónico de dos actores de portento: Woody Harrelson (detective Martin Hart) y Matthew McConaughey (detective Rust Cohle). Luego vendría Carcosa, El Rey Amarillo, los pantanos soterrados de Luisiana y la mística del crimen, del asesino, de la acción y el peligro.

True-Detective-2 True-Detective-1

Inevitablemente y para sorpresa de pocos, pues desde un principio se advirtió que la producción partiría de cero en cada temporada, llegaría la segunda parte con nuevos personajes —Colin Farrell (Raymond Velcoro), Rachel McAdams (Antigone Bezzerides), Vince Vaughn (Frank Semyon), Taylor Kitsch (Paul Woodrugh) y Kelly Reilly (Jordan Semyon)—, escenarios —la acción se concentra en Vinci, ciudad de California ideada por Pizzolatto— y directores —contrario a la primera, que fue dirigida por Cary Fukunaga, la segunda corrió a cargo de varios directores.

Así, True Detective se colocó en el centro de la atención pública en cuanto a series se refiere. Y para muchos pasó de ser una “revelación” a una “mala broma”. El fenómeno creció y ha pasado de todo: el año pasado Pizzolatto fue acusado de plagio por las “excesivas” referencias de la primera temporada a la obra The Conspiracy Against the Human Race, publicada en 2010 por Thomas Ligotti, las editoriales elevaron sus ventas de El Rey de Amarillo y una horda de heaters como pocas veces se ha visto se lanzó contra la segunda parte. Una discusión que todavía polariza.

True-Detective-3 True-Detective-4

Y habría que mencionar aquellas piezas del fanart de la primera temporada, que ocuparon nuestros timelines de redes: carteles, ilustraciones minimalistas, retratos, homenajes en series como Los Simpsons; y el merchandising alrededor de la producción que lo mismo se ha generado con la tazas Big Hug Mug, luego de que Rust Cohle usó una como cenicero, que con reproducciones de las figuras satánicas de palos en forma de casita india que El Rey Amarillo deja en las escenas de sus crímenes, o del asesinato de Dora Lange. Una avalancha de mercadeo que se detuvo al inicio de la segunda temporada, cuando todo se fue por otro caudal, como dijimos.

Las reacciones continúan, como esta entrevista de Vulture a Quentin Tarantino, en la que el director de The Hateful Eight, de próximo estreno, dice odiar la serie completa. Y, mientras la marea mediática se aleja y espera otra declaración como la de Tarantino o la noticia de la llegada de la tercera temporada (que según Michael Lombardo, presidente de HBO, es muy posible que se haga), es pertinente escuchar la música de True Detective; compilar algunas de las canciones que dieron fuerza a las escenas, a las entradas de cada temporada, y que en algunos casos se sumaron casi como personajes extras: es el caso de The Handsome Family y Lera Lynn.

True-Detective-6 True-Detective-5

Hay que señalar que la supervisión musical de la serie corre a cargo de Joseph Henry “T-Bone” Burnett, músico y productor de San Luis, Misuri, que ha estado involucrado con talentos como Bob Dylan, The Alpha Band (su grupo luego de ser el guitarrista de Dylan en la gira Rolling Thunder Revue), Elton John, Roy Orbison, Los Lobos, Elvis Costello, Robert Plant, y en películas como Brother, where art thou?, Cold mountain (por la cual fue nominado al Oscar) Crazy heart y en Inside Llewyn Davis, de los hermanos Ethan y Joel Coen.

T-Bone configuró un soundtrack ad hoc, lleno de poderosas piezas que recorren varias latitudes y estilos. Desde la entrada de la primera entrega, “Far From Any Road”, de The Handsome Family, dúo de folk oscuro integrado por Brett y Rennie Sparks, pasando por las prédicas gospelianas del Dr. C.J. Jhonson en “You Better Run to the City of Refuge”, el blues alcohólico de John Lee Hooker en “One Bourbon, One Scotch, One Beer”, el country rock de Steve Earle en “Meet Me In The Alleyway”, el garaje neopsicodélico de The Black Angels en “Youn Men Dead” y el rap de Boogie Down Productions y Wu Tan Clan en “Illegal Business” y “Clan In Da Front”, respectivamente.

True-Detective-7 True-Detective-8

Esta última pieza es la que escuchan los gangsters negros de la casa al principio del famoso plano secuencia del episodio 4, el cual termina con “Honey Bee (Let’s Fly To Mars)”, de Grinderman, con Nick Cave en la voz. Figuran también el metal de Primus en “American life”, el rock de Bosnian Rainbows con “Eli” y el de The Kinks con “Tired of wainting for you”, el ruido pesado de Melvins con “A history of bad men” y el stoner de Sleep con “Holy Mountain”.

Para la segunda temporada T-Bone se decantó por “Nevermind” de Leonard Cohen para la entrada (sin los coros) y la presencia de Lera Lynn desde el capítulo 1, cantando su bucólica “My Least Favorite Life” en un bar, marcó una continuidad entre el estilo sórdido en el plano musical que tuvieron algunos momentos de la primera temporada. En ese primer capítulo figuró también “All The Gold In California”, de Nick Cave y Warren Ellis. Y en adelante sonaron frente a nosotros The Raveonettes con “Kill!”, los canadienses Black Mountain con “Set us free”, Rage Against The Machine y su “Township Rebellion” y los New York Dolls con su “Human Being”, además de más de Lera Lynn como “Lately” y “The Only Thing Worth Fighting For”.

True-Detective-9

En suma: estamos ante una fina selección de tracks que corren paralelo a la imagen de manera vertiginosa en algunas ocasiones, y pausada y melancólica en otras. Y tanto The Handsome Family como Lera Lynn pasaron de ser músicos con una propuesta que pocos conocían, a grandes estrellas de la música pop contemporánea. El poder de la pantalla “chica” conectado a una red mundial de contenidos, públicos y redes sociales. Una historia que se califica por los espectadores en blogs, likes, views, shares y comments, y que destila un soundtrack al que hay que prestar oído.

Va nuestro playlist especial de #SuenaYaconic con algunas piezas de True Detective. Dale play.

YACONIC

YACONIC

juventudes-entr
Previous post

LA SEMANA DE LAS JUVENTUDES EN FOTOS

latomatina_01_cedgbu
Next post

LA TOMATINA: FOTOS DEL FRENESÍ ROJO Y UN COCHE DE GOOGLE DAÑADO