“Nosotros somos africanos y casualmente estamos en América. Nosotros no somos americanos. Somos gente que anteriormente éramos africanos, que fuimos raptados y llevados a América. Nuestros antepasados no eran los peregrinos, nosotros no fondeamos en Plymouth Rock, la roca aterrizó sobre nosotros. Nosotros fuimos traídos aquí contra nuestra voluntad.”
– Malcolm X –

Fela Kuti no es sólo uno de los más grandes genios musicales que ha dado África: su figura trasciende de lo terrenal a lo divino. El legado de sus teorías sobre el panafricanismo, el combate contra el sistema colonialista, el militarismo y la injerencia occidental en los asuntos africanos lo convirtieron en leyenda. Su vida estuvo marcada por la lucha. Fue acosado, golpeado, torturado y encarcelado. El padre del Afrobeat fue también rey de la Kalakuta Republic, aquella productora nigeriana fundada por Kuti, quien alzó una muralla alrededor de ella para proclamarla estado independiente. Fela fue trompetista, teclista, saxofonista, compositor y candidato a la presidencia de Nigeria. Fela es un héroe, un artista inquebrantable.

El Afrobeat es un género que mezcla el Funk y el Jazz con ritmos africanos como el Highlife y el Yoruba, todo cargado de reclamos políticos, letras que hablan sobre los derechos humanos, la liberación de los pueblos oprimidos y la magia de la vida. Tras una gira por Estados Unidos en 1969, Fela Kuti descubrió el Black Power; James Brown, Malcolm X y los Black Panters fueron el detonante para que Fela entendiera la realidad africana y tomara conciencia de la lucha de la raza negra. Así, su activismo provocó que la oficina de inmigración de EU decidiera deportarlo.

Antes de seguir leyendo date esta playlist para acompañar el texto:

Antibalas Afrobeat Orchestra es el legado musical de ese sentimiento. La banda neoyorquina tiene cinco discos desde su creación en 1998. Han hecho tremendos trabajos como Talkatif (2002) y Who is This America? (2004). En el 2010 colaboraron en FELA! el musical de Broadway coproducido por el rapero Jay-Z y el actor Will Smith. La música de Antibalas fue parte del OST del documental Doin’ It In The Park (2012) de Bobbito Garcia y Kevin Couliau. La película explora la historia, la cultura y el impacto social del basquetbol callejero en Nueva York. Tras cinco años de lanzar Security (2007), la banda se reunió con el productor y ex guitarrista de Antibalas, Gabriel Roth (Bosco Mann), para grabar su quinto álbum: Antibalas.

Hablamos con Martín Perna (todo un estuche de monerías): saxofonista, músico,ingeniero y fundador de Antibalas. Sus actividades giran en torno a la política, la música y las artes. Ha realizado visitas al Capitolio para discutir temas como el internet libre y la consolidación de los medios de comunicación y es miembro de Artists in hospitals, una asociación sin fines de lucro que trabaja en proyectos con jóvenes hospitalizados y sus familias en Austin, Texas. Ciudadano del mundo e inquieto por naturaleza, Perna ha inventado un método para reciclar el aceite vegetal de cocina y convertirlo en combustible, con eso funciona su nave.

Su trayectoria musical es larga y diversa: además de Antibalas, tiene un proyecto llamado Ocote Soul Sound y es miembro de la banda de Sharon Jones & The Dap-Kings. Ha colaborado, entre otros, con The Roots, Public Enemy; Medeski, Martin and Wood, Sinead O’Connor, Scarlett Johansson, Architecture in Helsinki y con David Byrne & St. Vincent en Love This Giant (2012).

-Para el público que quizás no esté muy relacionado con tu música ¿cómo definirías Antibalas?

La orquesta Antibalas fue fundada en 1997. Escogí el nombre cuando estuve en el DF, me gustó el doble sentido de la palabra: puede querer decir resistente a las balas o en contra de las balas. Ese término describe bien nuestra música: dura pero pacifista y en contra del imperialismo en todas sus formas.

-¿Cómo fue tu contacto con la cultura africana, con el Jazz y el Funk?

 Estados Unidos, al igual que México, ha tenido una presencia fuerte de varias culturas africanas desde hace siglos. Sin embargo, ambos países son iguales en el sentido deque niegan la profundidad de aquellas raíces. La cultura africana se encuentra por todas partes en Estados Unidos, por eso nuestra música no suena como la de Inglaterra, Francia o Alemania.

-Han pasado 50 años desde que Fela Kuti introdujo el Afrobeat al mundo ¿no crees que es impresionante cómo los mismos temas de los que solía hablar siguen siendo vigentes hoy en día?

El Afrobeat nació a finales de 1969, cuando Fela estuvo en Los Angeles, California,luego regresó a Nigeria. Así que han sido más de 40 años en que el Afrobeat es una música muy involucrada en las luchas populares. Miles Davis dijo que el Afrobeat es la música del futuro. Por eso no me sorprende que sea tan pertinente ahora como lo fue antes.

-Los movimientos sociales, la mayoría de las veces liderados por jóvenes, son más frecuentes en países donde la participación ciudadana es muy pobre, tal como ocurre en México ¿Crees que la música de protesta puede cambiar la manera en que la gente–incluso una generación- piensa y actúa?

Creo que sí es posible, pero también hoy, más que nunca, estamos muy fragmentados demográficamente… existen muchas modas, escenas, estilos y géneros que dividen aun pueblo, así que no creo que un solo músico o género sea capaz de cambiar a toda la sociedad ni toda su mentalidad, como el movimiento de la nueva canción en los 60 y 70.

-Recientemente leí una entrevista donde mencionas que los afroamericanos están muy desconectados del Afrobeat. ¿A qué crees que se deba esto?

No, creo que no dije eso exactamente. Hay muchos individuos afroamericanos que conocen la música muy bien, aunque el Afrobeat, en general, sigue siendo una música muy marginada respecto a todos los pueblos. Las emisoras en que se puede escuchar Afrobeat son emisoras comunitarias, públicas, o universitarias, emisoras que históricamente no tienen el mismo alcance en los pueblos afroamericanos, contrario a lo que ocurre con otras emisoras comerciales y fuertes. En estas emisoras suena más el R&B y el Hip Hop, existe el sistema de payola, donde las disqueras grandes básicamente compran las emisoras o les pagan para que toquen sólo su propia música.Hay muchas conexiones entre las compañías de carros y de licores con disqueras de Hip Hop, algo que también ocurre con la música mainstream .

-Antibalas se presentó en The Jimmy Fallon Show, un programa nocturno con un altísimo rating en los Estados Unidos ¿Esto representa la entrada de Antibalas a la gran audiencia norteamericana?

Mucha gente nos vio pero creo que para la mayoría, representamos algo extraño y exótico y seguimos en los márgenes. Hicimos una gira en los Estados Unidos unas semanas después de haber salido en Jimmy Fallon y no vimos ningún aumento ni cambio en la cantidad de gente que fue a ver nuestros shows.

-¿Cómo ha sido tu experiencia en el proyecto Artists in hospitals?

Estoy a punto de comenzar un proyecto en el Centro de Cáncer Infantil de Houston,Texas, colaborando con niños y adolescentes para hacer la música de una película. Este será mi primer trabajo intensivo, aparte de mi participación en el Consejo General de la organización. Mi mamá murió de cáncer hace 7 años y casi toda mi familia ha sido afectada por esta enfermedad, así que es algo que ha impactado y cambiado mi vida. Además, mi bisabuelo (Dr. Adrián Bourcart) fue uno de los fundadores del primer hospital infantil en la Ciudad de México. Tengo una conexión espiritual muy fuerte con él y su trabajo. El arte es una medicina muy fuerte.

-El arte de ANTIBALAS es impresionante ¿ustedes colaboraron con el fotógrafo o cómo nació la idea de las máscaras de animales?

Fue una sola idea de varios conceptos que tuvimos. Es casi imposible ponernos todos de acuerdo acerca de un concepto visual pero después de ver las fotos nos gustó mucho el resultado, además de los varios significados y posibilidades que representa la foto.

Te dejamos su último material para que lo escuches.

 

 

 

Adán Ramírez

Adán Ramírez

Sweet and Tender Hooligan!

Previous post

There is no more story.

Next post

CHARLES BURNS: EL HORROR DE LO COTIDIANO