Por Janneth Magaña / @janneth__jann

Imágenes: Cortesía

América bajo fuego. La guerrilla en el Salvador. La revolución sandinista en Nicaragua. La primera imagen del alzamiento del EZLN en Chiapas. La rebelión magisterial en Oaxaca. Los escombros de la historia tras la caída de las Torres Gemelas en Nueva York. El fotógrafo Antonio Turok lo ha fotografiado todo. Y una exposición en la Ciudad de México nos deja verlo: Reflexiones: Entre la alegría y la desesperación.

Para el escritor y curador Fernando Gálvez de Aguinaga, Turok recorrió Centroamérica tratando de comprender por qué los pueblos se levantaban en armas; su mirada olfativa siempre está donde la adrenalina y el miedo alejarían a casi todos; y gracias a su instinto podemos acceder a imágenes que detienen el instante preciso: ese que resume todo un momento histórico entre las cuatro esquinas de una fotografía.

antonio-turok-1

EZLN, 1994, Chiapas.

Subcomandante Marcos, EZLN, Chiapas.

Antonio Turok Wallace es uno de los más notables fotógrafos mexicanos. Nació en 1955 en la Ciudad de México y es reconocido, principalmente, por su trabajo documental en el sur de México y Centroamérica durante los recientes 30 años. De formación autodidacta y con estudios fuera de México, ha publicado dos libros, Imágenes de Nicaragua (Casa de Las Imágenes, 1988) y Chiapas: El final del silencio (Era, 1998).

Reflexiones se exhibe en el Museo Archivo de la Fotografía desde el 10 de diciembre de 2016 y hasta el 20 de febrero próximo, y se compone por 208 fotografías en plata y gelatina. Marietta Bernstorff, la curadora, ha dicho que la muestra no es una retrospectiva “porque él tan solo tiene 60 mil negativos, aparte de lo digital”, sino una narración integral de cómo Turok vivió y entendió las realidades que retrató.

antonio-turok-2

antonio-turok-6

El veterano fotoperiodista busca detonar una reflexión en la nuevas generaciones sobre los sucesos sociopolíticos de los que fue testigo. Que la memoria prevalezca sobre el olvido. Y se cuestiona: ¿hemos aprendido algo de la historia luego de tanta desgracia?

Para Eduardo Vázquez Martín, secretario de cultura de la Ciudad de México, Turok es el tipo de fotorreportero que no va en busca de la mejor fotografía, ni pensando en ganar la portada del periódico. Sus fotos tienen que ver con una apuesta humana, personal, de una vida enlazada a la tragedia. Su mirada —dice— es una de compromiso con la historia.

antonio-turok-5

Oaxaca, 2006.

Pero Turok no solo se ha enfocado en los grandes acontecimientos, violentos e intempestivos, que han definido al continente. En el segundo piso de la muestra se encuentran algunos retratos que, “parado en el filo entre la alegría y la desesperación enfoqué mi lente a la gente, al paisaje, a las fiestas y a la postre produje abstracciones de esta extraordinaria, ordinaria, realidad cotidiana en tonos de blanco y negro: el blanco y negro de los opuestos, el blanco y negro del equilibrio y la armonía”.

En otra frase, que abre el recorrido de Reflexiones, se cuela la imaginería de Turok sobre el fenómeno de la fotografía: “La foto transita por el tiempo y el espacio. Está suspendida, no se congela, se sigue transformando.”

antonio-turok-4

antonio-turok-3

Reflexiones también presenta un cuarto oscuro que permite recrear la sensación que produce revelar una fotografía, además de libros, cámaras, videos, textos, revistas y una instalación elaborada por el Colectivo Lapiztola y la artista visual Luisa Restrepo.

En una entrevista sobre su exposición, Turok ha dicho: “la foto es más como la poesía. Y el video, cine, es como la novela. Pero todo empieza desde el estómago, no de la cabeza. No es una situación intelectual, no es que tú lo razonas y de ahí nace la foto. Tal vez es más corazón, tripa y cerebro.”

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

CÓMO CONVERTIRSE EN UN SER ENFERMIZO DESDE NIÑO

Next post

LA REALIDAD ES UNA; SUS LECTURAS, INFINITAS