Por Aarón Enríquez / @aaron_care

Fue Juan Villoro quien cuestionó el anquilosamiento del rock mexicano actual. Afirmó que después de Molotov, Café Tacvba o Zoé, no existen bandas mexicanas que valgan la pena. Empecinados en demostrar lo contrario, un conjunto de periodistas musicales encabezados por Juan Carlos Hidalgo (parte del consejo editorial de la revista Marvin y colaborador de Yaconic, entre otros medios), se dieron a la tarea de hacer un mapeo nacional con el fin de demostrar que existen propuestas de calidad en todo el país.

El resultado: un especial publicado por la revista Tierra Adentro, que devino en el Festival Lunario Tierra Adentro, destinado a demostrar que hay relevo generacional musical de alto calibre.

belafonte sensasional festival lunario tierra adentro

Belafonte Sensasional

Hablamos con la mente detrás de esta iniciativa, Hidalgo, que se llevará a cabo durante dos fines de semana (los próximos 22, 23, 29 y 30 de julio) en uno de los mejores espacios para la música y que apuesta por el talento emergente y nacional en la CDMX: el Lunario del Auditorio Nacional.

¿Juan Carlos, de qué va el festival?

Durante dos fines de semana se presentarán cuatro bandas por día, provenientes del Mapa Sonoro del Rock Mexicano Reciente que presentó la revista Tierra Adentro en mayo de 2015. Se realizó una selección en la que estuviera representada la geografía entera del país, y de un total de 34 propuestas que venían en el impreso se mostrarán 16, más unas adiciones recientes, dado que las propuestas nuevas y estimulantes no cesan de aparecer.

La idea es mostrar las vertientes estéticas que se producen en la actualidad y voltear a ver lo emergente de la provincia mexicana. Varios de los artistas tocarán por vez primera en el Lunario; y tampoco es que otros se presenten frecuentemente en la capital. Aprovechamos también para mostrar los grandes avances del rock que hacen algunos pueblos indígenas.

lng sht festival lunario tierra adentro

Lng / Sht – Foto: Ale Carbajal

El especial de Tierra Adentro de editó hace un año, ¿cómo se dio el interés del Lunario en este proyecto?

Durante los trabajos para dictaminar la Beca María Grever 2015 tuve oportunidad de mostrarle el número a Francisco Serrano (directivo del espacio). A los pocos días me contó que el proyecto le entusiasmó  mucho y que sería muy interesante transformarlo en un festival. Nos pusimos a determinar las fechas y el formato para que fuera susceptible de ser llevado a la práctica en las condiciones que requiere un espacio como el Lunario.

¿Cuál fue el criterio de selección de las bandas?

Para la revista hubo varios: uno de los puntos de partida fue que los músicos estuvieran por debajo de los 35 años (que es la línea de trabajo de Tierra Adentro). También buscamos que la diversidad estilística que permea a México se viera plasmada. Ya es muy relativa la definición de rock en stricto sensu, así que había que incluir otros géneros y subgéneros. Nos pusimos de acuerdo en que los seleccionados tuvieran al menos un disco grabado profesionalmente y que además tuvieran cierta representatividad en sus estados. Al final, nos dimos cuenta que en Los Ángeles y Nueva York viven muchísimos artistas mexicanos y nos pusimos a elegir propuestas locales.

Para cuando trasladamos el asunto a un Festival el proceso de surgimiento de artistas seguía su marcha. Se trata de un fenómeno dinámico. Identificamos que tanto Ampersan como Baltazar reunían características propias y de alta calidad para sumarlos al elenco. Por supuesto hay estados con una cantidad enorme de propuestas, y otras entidades en las que las condiciones son poco propicias para el crecimiento del arte. Aun así no dejan de surgir cosas valiosas y que valen la pena mostrar.

sierra leon festival lunario tierra adentro

Sierra León

Hacer una lista, una curaduría o una selección siempre será polémico, ¿se ha levantado controversia después de haber lanzado el cartel?

Sin lugar a dudas se trató de un número especial que le trajo muchísimos lectores nuevos a la revista. Los músicos involucrados ayudaron a que esto se diera. Pero ya se sabe que el propio periodismo suele ser irónico y mordaz; más que analítico y juicioso. No faltó algún especialista en electrónica, junto a gente que forma parte del crew de algún festival, que en redes sociales hicieron una burla simplona.

Desafortunadamente conocen poco de un espectro muy amplio. Seguro que en el norte –y eso en una parte– puede que la vanguardia se desarrolle, pero en otros estados la situación es bien distinta. El sur del país tiene que ver más con la cumbia y otros ritmos afroantillanos; ¿sólo por ello habría que descalificar a una banda que suena como Los Fabulosos Cadillacs?

Les parece algo menor un grupo que apuesta por el clown rock, así se presente en la carpa Intolerante del Vive Latino. Ni siquiera se fijan si una propuesta de Tabasco se presenta en solitario en el Teatro Metropólitan. En general, se hace poco seguimiento y documentación. Desde el centro del país se desconoce un interesante brote rockero en Yucatán, por poner un ejemplo.

ampersan festival lunario tierra adentro

Ampersan

Hay bandas que, quizá, ya escuchándolas, tienen notable calidad, pero sus nombres no dicen mucho en el circuito de la capital, ¿no es muy arriesgado aventarlas al ruedo del Lunario?

Esa es una de las apuestas fuertes del Festival. Muchos señalan o se quejan de lo corta que es la baraja de nombres que se manejan en el rock mexicano, pero muy poco se hace para ofrecer contrapeso. Se trata de algo semejante al primer empleo. Las empresas piden a los recién egresados experiencia laboral, pero ¿cómo la van a obtener si nadie les da trabajo por vez primera?

El rock mexicano es también una industria; la dimensión es otro asunto, así que existen diversos intereses de por medio. Ahí están los managers, los medios, los festivales, las grandes empresas. Cada instancia establece sus objetivos y no todos incluyen el desarrollo de talento novel. Es increíble que personas con tanta calidad como Iván García, de Puebla, y Paulo Piña, de Veracruz, no hayan llegado a ser conocidos ni difundidos por radio. Si les preguntaran, ellos pondrían énfasis en la dificultad de abrirse camino en un entorno relativamente hostil y lleno de mañas.

Ésta es la primera edición del Festival. ¿Qué planes hay para el futuro?

El Lunario no tenía un evento de esta naturaleza y ya es un logro realizar uno por vez primera. Obviamente se tendrá que analizar el resultado y las siguientes alternativas para hacerlo viable. Para ellos no se trata de un interés económico sino de una plataforma que les permite ampliar su oferta y acercarse a otro tipo de público. En caso de resultar un éxito rotundo no habría objeción para no verlo como algo para hacer anualmente. En buena medida los números importan.

¿Habrá en verdad la suficiente calidad en todas las regiones del país como para seleccionar talento nuevo año con año?

Si en la revista me hubieran encargado un especial 2016, se hubiera podido realizar otro recuento sin ningún problema y con una nueva selección. Constantemente hay publicaciones –especialmente digitales–llevando a cabo sus propias pesquisas. Es importante que existan más elementos de diagnóstico y trabajos serios que nos permitan documentar un momento determinado. Si se multiplicaran este tipo de instantáneas, acompañadas de textos reflexivos, iríamos identificando el rumbo de un fenómeno cultural y comercial muy renuente a revelar datos y ofrecer explicaciones.

juan carlos hidalgo

Juan Carlos Hidalgo

Editor Yaconic

Editor Yaconic

flora borsi ENTRADA
Previous post

QUÉ TIPO DE MANIPULACIÓN ES ÉSTA

iglesia satanista de mexicoENTRADA
Next post

ÉSTA ES LA PRIMERA IGLESIA SATANISTA DE MÉXICO