Por Jimena Gómez Alarcón / @jimena_blue

Fotos: Nacho Hipolito / @j.ignacio

La decadencia puede ser un acto de protesta. En momentos tan jodidos como los que vivimos, la habilidad de reunirse en una bodega, bailar como degenerados y ver a hombres semidesnudos contorsionarse, es un verdadero lujo. No hay que olvidar que aún hay algo más valioso que la gasolina: la capacidad de escapar de la realidad.

Si eras uno de los cientos de cuerpos sudorosos que se dieron cita en la Doctores el fin de semana pasado, sabes que Arca fue la pausa perfecta entre un 2016 desastroso y un 2017 que amenaza con ser aún peor.

arca-en-mexico-18 arca-en-mexico-20

El Foro Monsteruna suerte de bodega a mitad de la colonia, donde comprar una cerveza era un flashback a tus más divertidas kermeses— tenía un sonido pésimo, nada apto para las sutiles y complejas capas sonoras que caracterizan al DJ y productor Venezolano.

Sin embargo, el show se trataba de algo más que el audio… Ya sea por el enrejado, el corset de Arca o sus aceitados strippers, la noche era escandalosamente honesta en sus intenciones: todos nos íbamos a divertir e íbamos a tomar malas decisiones.

arca-en-mexico-27 arca-en-mexico-26

Total Freedom y Arca querían, y sin duda lo lograron, poner a la gente bailar. En el cómo lo hicieron encontramos un par de malos momentos de juicio. Su set, con intervenciones de ambos, consistió en una mezcla voraz y abrupta de géneros, a veces un tanto desafortunada: del reguetón a Britney, de ahí al techno pesado y de regreso a Selena. Pero la turba negra que llamaremos audiencia parecía complacida a cada vuelta, contoneándose en torpes y simultáneos movimientos; como una masa alcoholizada en tacones que se rehúsa a caer, porque hacerlo significaría dejar de bailar, detenerse y en el peor de los casos, ponerse a pensar… y claro, no era momento de hacerlo.

arca-en-mexico-30

arca-en-mexico-19

El venezolano de peluca y torso descubierto, el mismo que ayudó a cambiar el hip hop vía Yeezus, y a refrescar a Björk vía Vulnicura, reconocido por su approach intelectual al sonido y amante de la cultura pop que lo crió, demostró esa noche que su verdadera grandeza es hedonista. Está en el placer que siente al tocar, el que siente al provocar, e, incluso, el que a momentos obliga a su audiencia a sentir. Una demencia común.

Un momento que solo puede ocurrir en el encuentro, porque solo juntos podemos escapar.

arca-en-mexico-36

arca-en-mexico-22 arca-en-mexico-29

 arca-en-mexico-37 arca-en-mexico-23 arca-en-mexico-24 arca-en-mexico-25 arca-en-mexico-28 arca-en-mexico-30 arca-en-mexico-31 arca-en-mexico-32 arca-en-mexico-33 arca-en-mexico-34

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

NO ES POR VICIO NI POR FORNICIO: CRÓNICA DEL EROTISMO EN MÉXICO

Next post

KUROSAWA POR SIEMPRE