Por Scarlett Lindero Cortés / @ayapocosi

Avándaro cumple 45 años. El Woodstock mexicano. El festival de Rock y Ruedas. El hito de la historia del rock en México. Esa impresionante, significativa, manifestación de contracultura, como ha dicho José Agustín, tuvo una testigo sin parangón: estudiante de cine de la UNAM, Graciela Iturbide llegó cámara en mano invitada por los cineastas Luis Carrión y Jorge Fons. Sorprendida por lo que allí había, quería fotografiar hasta la basura que dejarían los más de 300 mil jipitecas. Cuatro décadas y media después sus fotos se expondrán por primera vez en su formato original.

Graciela Iturbide, Avandaro se ha montado en el Museo Universitario del Chopo con una serie de 56 fotografías, en blanco y negro y en color, de la fotógrafa nacida en 1942 en la Ciudad de México. La muestra presentará además videos y documentos de la época: revistas, afiches y demás parafernalia del festival realizado el 11 y 12 de septiembre de 1971 cerca del Club de Golf Avándaro, a  unos cinco kilómetros de Valle de Bravo, en el Estado de México, en un contexto de represión juvenil por parte del gobierno mexicano, entonces, como ahora, bajo la sombra del PRI.

avandaro graciela iturbide

Graciela Iturbide. Sin título, Avándaro, 1971, 4.

Para Álvaro Vázquez Mantecón, curador de la exposición, Graciela Iturbide retrató la perplejidad de una sociedad que se reconocía por primera vez fuera de los márgenes culturales del nacionalismo, o de una recatada modernidad diseñada por las élites culturales. El doctor en historia agrega:

“Estaba reciente la represión a los movimientos estudiantiles del 2 de octubre de 1968, y el 10 de junio de 1971. Había surgido una contracultura juvenil que se expresaba intensamente en diversos ámbitos; particularmente los grupos de rock  ya no se conformaban con cantar covers (traducciones al español de las canciones del hit parade estadunidense) y se arriesgaban a componer su propia música, aunque frecuentemente cantada en inglés.”

avandaro graciela iturbide2

Graciela Iturbide. Sin título, Avándaro, 1971, 8.

El cartel de Avándaro estuvo conformado por una generación de bandas que mamaban de la psicodelia, de la experimentación, del blues y de la contracultura estadunidense: Peace and Love, El Ritual, Bandido, El Epílogo, Los Dug Dug’s, Tinta Blanca, Tequila, Los Yaki, El Amor, Love Army, Three Souls In My Mind y La División del norte. A la gran fiesta, cuyos boletos fueron vendidos a 25 pesos, faltaron otros grandes que no pudieron presentarse por falta de agenda o un acuerdo económico más provechoso: La Revolución de Emiliano Zapata, La Tribu y Javier Bátiz.

Lo que pasó después del festival con el rock ha sido consignado por infinidad de artículos, libros, documentales y testimonios: autoridades y sectores conservadores —temerosos por la congregación de tantos jóvenes, del “degenere” que supuestamente se desató en el encuentro— iniciaron una campaña de satanización hacía el rock. Se prohibieron los conciertos, muchas bandas se diluyeron y las que se mantuvieron en pie fueron soterradas al circuito marginal de los llamados hoyos funkies.

yo estuve en avandaro1

Graciela Iturbide. Yo estuve en Avándaro / Cortesía: Trilce Ediciones.

yo estuve en avandaro2

Graciela Iturbide. Yo estuve en Avándaro / Cortesía: Trilce Ediciones.

Las fotografías de Graciela fueron publicadas en Avándaro (Diógenes, 1971), con textos de Carrión. En el volumen, impulsado por el fundador del sello, Emmanuel Carballo, las fotos no fueron tratadas correctamente: se imprimieron todas en blanco y negro, con un alto contraste.

La exposición en Museo del Chopo llega con una nueva edición de las imágenes de Iturbide bajo el título Yo estuve en Avándaro (Trilce Ediciones). Esta vez los textos son de Federico Rubli, melómano autor de Estremécete y Rueda: loco por el rock & roll (Casa Veerkamp/Chapa Editores, 2007), y el prólogo de Luis de Llano, conocido productor televisivo y en aquel entonces uno de los organizadores del Woodstock mexa. Dice de Llano:

“Nada fue igual después de Avándaro: Una herida en la piel del tiempo que compartimos como estigma  quienes fuimos  testigos y actores de una época en la que ser joven, y además rockero, significaba ser un peligro en potencia para el estado, la sociedad y la liga de las buenas costumbres…”

yo estuve en avandaro3

Graciela Iturbide. Yo estuve en Avándaro / Cortesía: Trilce Ediciones.


Avándaro, Graciela Iturbide se inaugura el miércoles 14 de septiembre a las 19:00 horas en la galería Arnold Belkin del Museo Universitario del Chopo. La entrada es gratuita.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

juan jose millasENTRADA
Previous post

JUAN JOSÉ MILLÁS: ESCRIBIR DESDE LA EXTRAÑEZA

poder asesino novela graficaENTRADA
Next post

'PODER ASESINO', UNA NOVELA INTERACTIVA DE LUIS KELLY