Por Miguel J. Crespo

ayotzin-0

Cuando el dolor no cede y la nostalgia ahoga, las calles lloran y los árboles se abrazan dándose palmaditas en la espalda. Los gritos mudos, atorados, presos que se meten hasta por los poros cuando se respira sangre en tardes grises y amortajadas. Las lágrimas que forman charcos de rabia y que salpican de impotencia el iris. Mí iris.

Allí vienen caminando con nosotros, los escuchamos gritando con la garganta desgarrada y los ojos saltones. Ahí vienen arrastrados por una ola de hartazgo, ahogados en desilusión. Ahí viene el joven secuestrado, baleado y la mujer violada, asesinada. La madre que no se cansa de esperar y el padre que no para de caminar, desde hace un año, con los pies de todos.

ayotzin-1ayotzin-2 ayotzin-4- ayotzin-3ayotzin-5 ayotzin-10 ayotzin-8 ayotzin-7 ayotzin-6ayotzin-11 ayotzin-14 ayotzin-13

YACONIC

YACONIC

sleater-entrada
Previous post

SLEATER-KINNEY: ESAS CHICAS MADURAS DE GUITARRAS BRIOSAS

raymond-entrada
Next post

RAYMONDSTOCK JR., EL PERREO Y LOS MODERNOS INTOXICADOS