Por Irving Cabello / @soyunbalin

Pocos festivales en México combinan un sitio especial y propuestas musicales de vanguardia. El Carnaval Bahidorá se ha posicionado como eso: pequeño paraíso, Las Estacas, a poco más de 130 kilómetros de la Ciudad de México, en el que por dos días, la música, los cuerpos y la naturaleza se fusionan al sol. Bahidorá se tiene que vivir. Y fotografiar.

Para hacer estas fotos me guié por lo estético. Formas, colores, texturas, ritmo, movimiento. No me clavé tanto en “el mensaje” que pudieran dar dos imágenes juntas, solo me deje llevar por la experiencia in situ y las sensaciones de estar en ese paraíso intervenido con luces, sonidos, baile y la mar de energía por parte de los asistentes. Lo sentí.

El resultado: un estudio fotográfico de la convivencia y la armonía entre un montón de citadinos disfrutando de una gran experiencia sonora dentro de la biosfera de Las Estacas. Así, sin aspavientos ni pretensiones innecesarias.

fotos bahidora 2017

fotos bahidora 2017

fotos festival bahidora 2017

fotos bahidora 2017

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

fotos bahidora 2017 irving cabello

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

CÓMO SE RETRATA LA AUSENCIA DE LAS MUJERES DESPARECIDAS EN MÉXICO

Next post

ESCRIBIR A LA INTEMPERIE: ESCRITORES VAGABUNDOS