La mayoría de nosotros en algún momento hemos visto una fotografía en blanco y negro acompañada de unas letras blancas sobre rojo con una tipografía Futura Bold Oblique que al momento de leer nos hace reflexionar al instante. Barbara Kruger es la artista detrás de estos shocks visuales.

Barbara estudió en la universidad de Syracuse y después en la escuela de diseño Parson’s en Nueva York. Trabajó en Condé Nast Publications y en la revista Mademoiselle, poco después decidió mudarse a California para dedicarse al arte y la poesía, aunque, también dedicó parte de su tiempo al diseño gráfico y a edición de imágenes para diferentes revistas.

Barbara Kruger, a través de los años logró conjuntar sus conocimientos de diseño gráfico con la voz de protesta que vivía dentro de ella dando como resultado imágenes controversiales acompañadas de textos que muestran a la sociedad tal y como es.

Bárbara es mundialmente reconocida por su trabajo como artista conceptual y con su trabajo a logrado llegar a museos y galerías mundialmente reconocidas, también, ha formado parte de estaciones de tren en Francia, lugares públicos, vallas publicitarias y portadas de revista. Su trabajo y ella, han logrado romper silencios sobre el comportamiento de masas de una manera sarcástica, directa y con un discurso claro, sin filtros. Sus obras han sido relacionadas con teorías de Barthes, Lacan y hasta de Foucault.

Uno de los temas más tocados dentro de sus obras ha sido el movimiento feminista, ya que desde los setentas hasta el día de hoy ella relaciona la mayoría de sus obras con el despertar del empoderamiento de las mujeres.

El año pasado el gobierno de la Ciudad de México invitó a Barbara Kruger a intervenir el Metro. La exposición se llamó: Empatía y estuvo compuesta de diversos textos impresos en vinil en gran formato que enmarcaron el túnel de transbordo de la Línea 2 y 8 de la estación Metro Bellas Artes.

Dichos mensajes en tonalidades rojas, blancas y verdes, hacen referencia a los colores patrios mexicanos y buscan impactar al espectador haciéndolo reflexionar sobre la obra de arte y su realidad para generar consciencia social. Al realizar un esfuerzo consciente para descifrar los códigos y aprender el lenguaje de la abstracción y del arte conceptual, Barbara Kruger considera que las personas pueden comenzar a adoptar una visión más vibrante y examinada del mundo.

Para seguirle la pista; Barbara a sus 72 años radica entre Los Angeles y Nueva York y esperamos próximamente nos sorprenda con más de su trabajo.

Te podría interesar:

FLORES, FRUTAS, PECHOS Y VAGINAS NO ES LA PEOR COMBINACIÓN

GARRY WINOGRAND: LA LIBERACIÓN FEMENINA EN LOS SESENTA

NOBUYOSHI ARAKI: SOLEDAD, MUERTE Y EROTISMO

Aleja Cisneros

Aleja Cisneros

I was normal 3 cats ago.

Previous post

MACIEK JASIK: EL REFLEJO ETÉREO DE LA NATURALEZA

Next post

DAVIDE BART. SALVEMINI: HISTORIAS SATÍRICAS DEL COMPORTAMIENTO HUMANO