¿Mezcal para el frío o un pulque baboso? ¿Es el atole el maridaje perfecto de una guajolota por la mañana? ¿El chocolate dulce o amargo, no es el elixir del amor? ¿Y sin el tequila, esa bebida contra el dolor, las parrandas serían las mismas? Glu. Glu. Glu. ¿Qué te tomas?

Todas las anteriores son bebidas mágicas. Líquidos astrales que curan, consienten, relajan y divierten. La cocina mexicana no es solo comida frita y deliciosa, es también maguey, cacao, maíz con agua y fermentación.

Un homenaje a estos elíxires ocurre en la exposición ¿Qué te tomas? Las bebidas mexicanas, en el Museo del Objeto (MODO). Aun a las que sin ser de naturaleza mexicana encontraron la forma de mexicanizarse, como el café, la cerveza y el vino.

qué te tomas museo del objeto

Desde antes de la Conquista de México ya existían más de 80 líquidos para empedar: pulques, licores, vinos de caña, chiringuitos, pozoles, tepaches, vinos de mezquite, chichas, zendejos y zambumbias, entre otros.

Las bebidas mexicanas forman un universo vasto y por eso la exposición alberga más de dos mil objetos: historias, fotografías, procesos de elaboración, instrumentos, botellas, herramientas, imágenes y hasta etiquetas que solo podrán verse hasta el 21 de agosto de 2017.

EL NEUTLE

El aguamiel brota de los pechos de Mayahuel. La estrella celeste convertida en planta de maguey alimenta a los dioses de la embriaguez, el pulque y el mezcal. Los cosecheros —o tlachiqueros— son los superhombres encargados de extraer el aguamiel de los magueyes. Llevan consigo un cuero de cerdo para depositar el líquido astral.

En el México antiguo las jícaras eran el utensilio perfecto para servir todo tipo de bebida. Pero al pasar los años dejaron de ser una regla. De Inglaterra, Alemania y Francia llegaron los toby jugs: tarros de cerámica que representan rostros o figuras de diferentes personajes. Toby Fillpot era un famoso bebedor de Yorkshire del siglo XVIII, de ahí el nombre de las jarras.

que te tomas, museo del objeto

‘Toby jug’.

Los artesanos mexicanos adaptaron el toby jug a versiones de vidrio, barro y cerámica especiales para beber pulque. Ejemplo de ello son las “Jarras de despedida de solteros” hechas en la Puebla de 1735. Una muestra de que la bebida siempre ha estado ligada al ingenio cachondo.

Desde 1911 el Gobierno de Estados Unidos ha intentado en numerosas ocasiones industrializar y patentar el pulque. Sin embargo, las propiedades físicas de la bebida lo impiden y han hecho que siga siendo de todos.

En un país de mil formas las pulquerías y mezcalerías son fandango. Espacios para compartir identidad, tristezas y felicidades.

jarras de despedidas de solteros

Jarras de despedidas de solteros.

CHOCOLATE Y TAMAL

Remojar la concha o el bolillo en el chocolate caliente debe ser uno de los goces más infravalorados. Los Olmecas fueron los conquistadores de la bebida que después sería nombrada como xocolatl por culturas posteriores. Está preparado con semillas de cacao molidas y mezcladas con agua y especias. Su sabor llega ahora a los confines de la tierra para complacer el paladar de extraños y forasteros.

que te tomas, museo del objeto

El combo del godín mañanero de muchos chilangos es el tamal y el atole. Lo cual solo refuerza el sentido de pertenencia que se tiene con el maíz. Sus tantos atributos nos dieron no solo algo para comer, sino también para beber. El atole es una de las bebidas más antiguas de nuestro país. El típico vaso de unicel soporta todos los tipos de sabor que puede tener: champurrado, rompope, zarzamora, cajeta y muchos más.

Todo lo que te tomas tiene historia y tradición. Las de México decoran su extensa cultura y le han acompañado desde siempre en los festejos y las penas, los banquetes y las hambrunas, los bailes y las guerras. Cualquiera que sea la razón, siempre habrá más de un borracho en las calles y, por supuesto, en las cantinas.

que te tomas, museo del objeto

Aída Quintanar Vivanco

Aída Quintanar Vivanco

Bien chida!

Previous post

ESTRELLA OSCURA: ANDY WARHOL Y LA DIALÉCTICA DEL POP

Next post

CHESTER BENNINGTON Y LA CATARSIS GENERACIONAL DE LINKIN PARK