(O LA INESPERADA VIRTUD DE LA IGNORANCIA)

birdman

Por Antonio Frias / @jafrias26

“Popularity is the slutty little cousin of prestige”, Birdman

Michael Keaton interpretó al Batman de Tim Burton en 1989. Su pasado de actor cómico hizo de su actuación como el Hombre Murciélago una de las más controvertidas. A pesar de esto, los dos filmes que protagonizó fueron un éxito y cuando se planeaba la tercera entrega Burton abandonó el proyecto; Keaton hizo lo mismo, aun cuando le ofrecieron muchísimo dinero.

Alejandro González Iñárritu aprovechó este pasado real, así como sus propios antecedentes, para realizar el guion de su quinto largometraje, Birdman (O la inesperada virtud de la ignorancia). El cual narra precisamente la historia de un actor maduro, Riggan Thomas, encasillado en el papel de un viejo superhéroe al que dio vida 20 años atrás y su lucha interna por despegarse de él; por montar una obra de teatro en Broadway que le permita reencontrase como actor serio, como artista, como persona… y más importante: ser amado otra vez; recuperar la preciada fama.

birdman-1

Podemos afirmar que ésta es la mejor cinta de El Negro, ya que conjuga lo técnico y lo dramático de manera precisa. Así, la cámara de Emmanuel Lubezki logra la ilusión de un plano secuencia enorme. Con pequeños trucos nos presenta una vertiginosa toma sin cortes, muy similar a la técnica utilizada por Hitchcock en La Soga (1948). De igual forma, el soundtrack del baterista mexicano Antonio Sánchez, le da un toque de improvisación; sus ritmos y platillos tienen la potencia necesaria, crean tensión, muy acorde a una actuación de teatro. Un tanto caótica pero controlada, sutil.

Atención al segundo 33 en la siguiente escena:

Otro acierto de Iñárritu es la historia. En Birdman el director se aleja totalmente de la narrativa fragmentada y cruzada que desarrolló con el guionista Guillermo Arriaga en la trilogía —llamada por algunos “de la muerte”—: Amores perros (2000), 21 gramos (2003) y Babel (2006); evade la pesadez y melancolía de Biutiful, pero no olvida su característico tono filosófico. De nueva cuenta su protagonista está inmerso en conflictos existenciales; debate con su ego, su destino; reflexiona sobre la trascendencia, pero a diferencia de sus trabajos anteriores, la mezcla de géneros permite la empatía hacia éste, sentirlo cercano, entenderlo. Por momentos es una ridícula comedia del mundo del espectáculo, que da paso a escenas de drama intenso (supra-realismo lo llama en la cinta). Esta esquizofrenia de estilos y la depurada técnica hacen de Birdman un filme único.

birdman-2

A través del humor y juegos metareferenciales, el cineasta le tira a toda la industria fílmica, al público morboso, al internet, a la crítica, a los actores inestables, a lo vacías que son las sagas de superhéroes y los efectos especiales. También hace una muy clara diferencia entre hacer entretenimiento y arte; la línea que hay entre ser actor y una mera celebridad; la diferencia del prestigio y la popularidad. Toda esta verborrea ácida es pertinente en el panorama actual, además de ser un complemento a lo que siempre ha expresado Iñárritu.

Afortunadamente, también se burla de esa megalomanía desbordada que por momentos se acerca a la locura, pero que es tan necesaria para ser creador, director y escritor; o sea, se burla de él mismo, por lo que al final resulta un trabajo por demás disfrutable, ameno, sin pretensión ni falsas poses. Al contrario, su posicionamiento en cuanto al cine actual trasciende y nos habla de algo más humano: la necesidad de ser querido, cueste lo que cueste.

birdman-3

Ojalá que Alejandro González Iñárritu siga en esta dirección. La comedia resultó un afortunado cambio en su carrera… pero mejor véanla, al final, yo solo soy un escribano que adjetiva un trabajo artístico.

Antonio Frias

Antonio Frias

Clavado de la música y el cine. Interesado en analizar cómo se relacionan todas las obras entre sí, su contexto y los chismes de artistas, y en encontrar el balance entre lo comercial, lo popular y lo denso. Hipnotizado con las pantallas mal viajantes y los sonidos que taladran la conciencia.

Previous post

MERCADO CONSCIENTE

Next post

DE CADENERO EN EL RIOMA