Por Janneth Magaña / @janneth__jann

Ni Jalisco ni Veracruz, Björk —esa islandesa de vestidos raros y personalidad enigmática— ha escogido ahora la CDMX en su tercera visita a México. Ocesa ha revelado la noticia de un concierto que promete ser único y cuya sede será el Auditorio Nacional el próximo 29 de marzo.

Björk Guðmundsdóttir nació en 1965 y en 2015 editó su más reciente álbum, Vulnicura, que fue bien recibido por la crítica (The Guardian, por ejemplo, lo puso como disco de la semana y le dio 4 estrellas sobre 5) y la fanaticada.Björk ha sido una de las figuras más representativas de la música durante los recientes 20 años. Comenzó a hacer música a los 11 años, durante la adolescencia estuvo inmersa en el punk, luego en el afterpunk y finalmente debutó como solista en 1993 con Debut.

bjork-en-mexico-2017-cartel-ok

La visita de la protagonista de Dancer in the Dark (2000), de Lars von Trier, se ha dado, dice el boletín de Ocesa, “Después de años de enorme expectativa”. Y también ocurre a pocas semanas de que Björk lanzara una discusión pública sobre el sexismo de los medios en la música. En diciembre de 2016 la islandesa presentó un DJ set en el festival Day for Night de Houston. Días después publicó una denuncia en su Facebook en respuesta a las críticas que recibió por no haber presentado un acto en vivo.

En su alegato, dirigido a los medios de comunicación, Björk hizo patente el sexismo en la industria de la música. “Soy consciente que hace menos de un año comencé como DJ, y es algo a lo que algunas personas aún se están acostumbrando, pero mis fans lo han acogido muy bien.”

Más adelante, anota: “Las mujeres en la música tienen permitido ser compositoras y cantar sobre sus novios. Pero si cambian el tema a átomos, galaxias, activismo, matemáticas, editan beats o cualquier cosa que no sea sobre sus seres queridos son criticadas”.

En la misma carta comentó que sus discos Volta (2007) y Biophilia (2011) fueron hechos “conscientemente de que eran temas que usualmente no escribían las mujeres” (embarazadas suicidas, la independencia de las Islas Feroe y Groenlandia, en el caso del primero; y sobre las galaxias y los átomos en el segundo). Pero no fue hasta Vulnicura, en el que abordó tópicos de desamor, que recibió una aceptación mayor de los medios.

Ésa es la versión de Björk. Habría que escuchar sus sets con los debidos parámetros (por aquí hay uno que ofreció en noviembre de 2016 en la Red Bull Music Academy, de Montreal, Canada) mientras se espera su llegada a la ciudad, no como DJ, sino como esa Björk de Post y Homogenic.

El precio de los boletos va de los 750 a los seis mil 500 pesos, lo cual pone el asunto medio difícil para algunos. Las ventas se abrirán los días 13 y 14 de enero para cuentahabientes del banco patrocinador y el día 15 del mismo mes para el público en general. Todos los detalles están por acá.

Björk se presentó por primera vez en México en 2007 como headliner del festival Sonofilia en Guadalajara, Jalisco, y regresó en 2012 para cerrar Cumbre Tajín en Veracruz.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

RED HOT CHILI PEPPERS: SI NOS ORGANIZAMOS, 'CALIFORNICAMOS' TODOS

Next post

ESTE ES EL CARTEL DEL FESTIVAL NRMAL 2017