Por Pedro Zamacona

La venganza es un instinto tan primitivo, que no existe persona cuerda en este planeta que se salve de experimentarla. El escritor británico Walter Scott lo simplificó en una frase: “La venganza es el manjar más sabroso condimentado con el infierno”. Y es por eso que alguna vez nos hemos dado a la tarea de planear en nuestras pequeñas mentes algún tipo de revancha; si no es que ya la hemos concretado.

cenizas-1

Cenizas del pasado o Blue Ruin (2013) —este último su título original— es una película dirigida, escrita y fotografiada por el estadunidense Jeremy Saulnier, que nos cuenta la historia de Dwight (Macon Blair), un vagabundo cuya vida aparentemente tranquila (vive en un auto viejo) es interrumpida cuando recibe una noticia que lo saca de su rutina: el asesinó de sus padres saldrá libre de prisión.

Entonces la rabia y el resentimiento se apoderan de Dwight, por lo que elabora un apresurado plan para apaciguar ese demonio que lo ha atormentado por largos años. Y aunque es un hombre que no tiene nada que perder, la misión no será fácil; todo lo contrario, el suspenso se respira a cada paso que da nuestro protagonista para acercarse a su objetivo.

cenizas-2-

Algunos filmes han plasmado la venganza de forma precisa, fría y calculada; cintas en las que sus protagonistas son unas “pistolas humanas”, unos “chingones”, para matar y usar cualquier artefacto como arma mortal: Kill Bill, Old Boy, Cabo de miedo, V de Venganza, Hombre en llamas, Días de ira y La venganza de los nerds, por mencionar algunas, son muestra de ello.

cenizas-3

Y por supuesto no podemos soslayar a nuestros clásicos Steven Seagal, Jean-Claude Van Damme, Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis, Mel Gibson, Charles Bronson, Chuck Norris y Bruce Lee, quienes pueden exterminar a un ejército completo como parte de su ira y enojo.

Pero Blue Ruin va en otro camino. Dwight es una persona tímida, con pocos amigos y ninguna ventaja física que pueda intimidar a un oponente. Es un homeless con mirada y porte de John Bonachon (Jon Arbuckle), aquel solterón dueño de Garfield, gato gordo y tragón de las caricaturas. Y es esta condición la que da un toque de morbo, y la que atrapa al espectador en los enredos del asesino.

cenizas-4

La magia de Saulnier fue aterrizar un sentimiento natural en una persona común, lo cual despierta cierta empatía en el público. Estamos frente a un amateur en el arte de la muerte; un realismo que deviene en una constante tensión, que se acopla bien con la música de Brooke y Will Blair. Un conjunto de sensaciones que te mantienen comiéndote las uñas.

cenizas-5

Blue Ruin, que, entre otros, ha recibido el Premio FIPRESCI del Festival de Cannes y el Premio a Mejor Director del Festival Internacional de Cine de Gijón, en España, es la clara muestra de que no es una regla tomar la venganza como “un plato frío”.

Blue Ruin se presenta dentro de la 57 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca.

 

 

 

YACONIC

YACONIC

fotomuseo-entr
Previous post

FOTO MUSEO CUATRO CAMINOS: LA FOTOGRAFÍA TIENE NUEVO ESPACIO

apolo-entr
Next post

APOLO: ROCK, BURRITOS Y SU NUEVO DISCO PRODUCIDO POR OMAR RODRÍGUEZ-LÓPEZ