J. M. Servín, narrador, periodista y editor que coordina las Producciones El salario del miedo, elaboró para Yaconic este breve pero ilustrativo glosario Gonzo: surreal género que navega entre los confines del periodismo y la literatura, y que también es la sustancia intrínseca del universo creativo del autor, entre cuyas obras encontramos Cuartos para gente sola, Revólver de ojos amarillos, Por amor al dólar y Del duro oficio de vivir, beber y escribir desde el caos.

 

GOnzo m3

Por J. M. Servín

Cardoso, Bill.- El primer editor que describió como Gonzo un texto-trabajo de Hunter S. Thompson. Cardoso describió la aparición del artículo The Kentucky Derby is Decadent and Depraved en 1970 como una iluminación: “Ahora sí, esto es Gonzo puro. Si éste es el principio, que siga llegando”. Thompson tomó la palabra de inmediato y, según Ralph Steadman, dijo: “Ok, eso es lo que hago: Gonzo.”

Gonzo, periodismo.- Descripción maniática y subjetiva de un evento, convirtiendo al reportero, casi siempre, en un desquiciado protagonista de los hechos narrados. Se da preponderancia al ambiente por encima del hecho mismo o del dato duro. El periodismo Gonzo trasplanta los principios del surrealismo al reportaje; es decir, escritura automática sin correcciones racionales, se expresan emociones y estados de ánimo y nunca se sigue un razonamiento lógico. En realidad, hubo dos personajes que utilizaron la palabra “gonzo” antes que Thompson: Ed MacBain en su novela The Pusher (1956), apoda así a un díler callejero; James Booker fue un excéntrico y virtuoso pianista de Blues de Nueva Orleans que grabó su mayor éxito en 1959, cuando sólo tenía veinte años, ¿el título?: Gonzo. De cualquier modo, este peculiar estilo periodístico nace y muere con su creador. Lo demás son meras imitaciones casi siempre de muy pobre nivel literario. Gonzo también es un término que se utiliza para cierta clase de reportajes televisivos a la Jackass y para nombrar al subgénero más popular del porno.

tumblr_mxygyfxdEh1sghlito1_500

Nuevo Periodismo.- Término acuñado y popularizado por otro gran maestro del periodismo narrativo: Tom Wolfe. En realidad, el “nuevo periodismo” ya se practicaba en Estados Unidos y Latinoamérica desde principios del siglo XX. El Nuevo Periodismo es literatura pop de muy alto nivel. Algunos de sus máximos representantes son Gay Talese, Truman Capote y los ya mencionados Thompson y Wolfe.

Steadman, Ralph.- Genial ilustrador que colaboraría con Thompson en gran cantidad de artículos con dibujos expresionistas a tinta y lápiz. Thompson lo introduciría a las drogas y en adelante, los dibujos de Steadman tomaron otro camino. Delirante dupla que haría toda una época. 

Gonzo m4

Thompson, Hunter S.Thompson, Hunter S. Ícono de la cultura pop y de la contracultura. Nació en Louisville, Kentucky (estado conocido por el bourbon que tanto gustaba a Thompson) el 18 de julio de 1937. Su madre tenía problemas de alcoholismo. Desde muy joven se convirtió en un delincuente de poca monta, arrestado principalmente por robo y peleas en bares. Trabajó para la revista Time como copista, ahí aprovechó para copiar a escondidas en su máquina de escribir El gran Gatsby, de F. Scott Fitzgerald, y Adiós a las armas, de Ernest Hemingway, argumentando que quería aprender sobre los estilos de los autores. Su temperamento impredecible y broncudo propició que fuera despedido de casi todos sus empleos. Escribió dos novelas: Prince Jellyfish y El diario del ron, publicada en 1998, mucho después de que Thompson se volviera famoso. Impulsó campañas a favor de la despenalización de las drogas y el ecologismo. Entre su abundante producción tiene varios libros de memorables: Hells Angels: la extraña y terrible saga de las bandas forajidas de motociclistas (1966), La gran caza del tiburón (1979), y Miedo y asco en Las Vegas (1971), su obra más conocida y llevada al cine por Terry Gilliam. Un 20 de febrero a los 67 años, se disparó en la cabeza en su recinto fortificado en Woody Creek, Colorado. Sus restos fueron lanzados por un cañón desde lo alto de una torre con el puño de dos pulgares en lo alto, símbolo del Periodismo Gonzo. En realidad, a Thompson lo mató su ego monstruoso y el personaje destructivo que creó de sí mismo.

 

YACONIC

YACONIC

Previous post

LA CASA DE LOS ESPÍRITUS

Next post

DISTRITAL. CINE Y OTROS MUNDOS