Por Staff Yaconic / @Yaconic

Brian Duffy capturó todos los Bowies. Fue la lente detrás de la portada de Aladdin Sane (1973), considerado la mona lisa del arte pop, y en la que Bowie dejaba de ser Ziggy Stardust, el extraterrestre bisexual que refrescó al rock durante el fin del sueño hippie. El fotógrafo inglés y David Bowie (1947-2016) trabajaron juntos por más de ocho años, y parte de ese material ha llegado a la Ciudad de México en la exposición Duffy/Bowie.

La muestra, que se abre al público este 16 de diciembre en el Museo de la Ciudad, se compone de más de 40 fotografías de Bowie tomadas por Duffy entre 1972 y 1980. El fotógrafo británico nació en 1933 y murió en 2010 como uno de los delineadores de la cultura visual de los sesenta y setenta.

david-bowie-brian-duffy-1

Portada de ‘Aladdin Sane’ (1973).

“En 1960, Brian Duffy era una estrella tan famosa como la gente a la que fotografió”. Con esa frase inicia el documental The man who shot the sixties (2010) dedicado a su vida y obra.

Duffy conoció a Bowie en 1972. Lo fotografió por primera vez en su caracterización como Ziggy Stardust para The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, el albúm que colocaría a Bowie en el centro del torbellino del rock y su consumo. Luego, el Duque le confió a Brian sus próximos proyectos: las sesiones Thin White Duke (1976), Lodger (1979) y Scary Monsters (1980).

Experto en moda y habitual de revistas como VogueGlamour o Esquire, Duffy ayudó a Bowie a modelar su imagen durante el periodo de su ascenso como ícono rock. Duffy fue parte del clan “La Trinidad Negra”, integrada por los fotógrafos David Bailey y Terence Donovan, y conocida por su rebeldía en los escenarios de las calles londinenses. La Trinidad retrató con voracidad el barullo social de la época; su lema era “sin prisioneros” y hacían fotos —según el fotógrafo Normal Parkinson, quien les dio ese nombre— como si cada disparo fuera un asalto sexual.

david-bowie-brian-duffy-2

Con su cámara, Duffy captó de manera única a personajes emblema del cine, la música y la moda: Michael Caine, Brigitte Bardot, John Lennon, Debbie Harry, William Burroughs y Amanda Lear, entre otros. En 1979 estuvo a punto de perder su obra para siempre. En un arranque de rabia, prendió fuego a sus negativos al grito de “¡Soy el único dios de mi trabajo!”

Después de su retiro vivió enclaustrado. No volvió a la foto después de la hoguera. Su hijo, Chris Duffy, fue quien se ha encargado de reunir material para formar un archivo que le rinde homenaje a la lente de una de las personalidades más influyentes en la historia de la fotografía.

“Él pertenece a la generación de niños británicos que crecieron durante la Segunda Guerra Mundial y que a mediados de los cincuenta manifiestan nuevas actitudes en la música, el arte, la moda…”, dijo en 2012 Mario Martín Pareja, curador de la muestra Duffy Bowie Series, en España.

david-bowie-brian-duffy-3

“Duffy redefinió la estética de la fotografía de moda, les hacía cambiar de poses a las modelos. Las revistas le llamaban porque querían que él hiciese las fotos de sus sesiones, se había convertido en un miembro del star system, era amigo del peluquero Vidal Sassoon, de John Lennon, de supermodelos como Twiggy”, agregó Martín Pareja.

Las imágenes de Duffy/Bowie fueron tomadas del libro David Bowie: Five Sessions, escrito por Kevin Cann y Chris Duffy. La muestra se exhibió antes en Monterrey y Guadalajara, y en la Ciudad de México estará abierta al público hasta el 29 de enero de 2017.


Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

MODERAT EN MÉXICO: MASTER CLASS DE SONIDO, DE LUZ

Next post

MÉXICO NOIR: 27 BALAZOS DE LITERATURA CRIMINAL