Por Scarlett Lindero Cortes y Eduardo H.G.

En las prostitutas, Fernell Franco rastreaba la verdad de la vida que no tiene maquillaje, aunque ésta fuera ruda y violenta. “Mi búsqueda era la de las cosas comunes, las que se vivían en la ciudad a diario”, apuntó el colombiano sobre su serie “Prostitutas”: imágenes en blanco y negro que definen, en parte, la mirada de un artista cuya producción floreció a plenitud en una Colombia convulsa, bajo el fuego de mil violencias.

La otra mitad de esa estética se ubica en las intervenciones por las que pasaba cada foto: collage, pintura, lapiz, acuarela, aerosol, alto contraste, sub y sobre exposición. Una particular visión de su entorno y la manipulación de las piezas dieron a Fernell identidad artística. Una muestra de ello ha llegado a la Ciudad de México con la retrospectiva Fernell Franco: Cali Claroscuro. La exposición, compuesta de 152 imágenes, fue curada por el francés Alexis Fabry y la colombiana María Wills Londoño, y se exhibe hasta el 6 de noviembre en el Centro de la Imagen.

fernell franco prostitutas1

Fernell Franco, “Prostitutas”.

Hombre sensible, Fernell Franco retrató el abandono, la dureza y los desplazamientos de la Cali setentera. Esa ciudad que recorrió, al grito de “El país se derrumba y nosotros de rumba”, junto a otras figuras de la vanguardia de su época: el pintor Ever Astudillo, el escritor Andrés Caicedo y los cineastas Carlos Mayolo y Luis Ospina, entre otros. Con ellos fue parte del Grupo de Cali (“Caliwood”), colectivo hito en la producción cultural de Colombia y de América Latina.

Pero antes de penetrar en la periferia de la capital y su brutalidad iracunda –derivada de la lucha entre los cárteles de la droga y el abandono social–, Fernell ya había experimentado de cerca la violencia rural. Cuarto hijo de una familia de siete, nació en 1942 en el municipio de Versalles, en el Valle de Cauca. Llegó a Cali escondido en un camión cuando tenía ocho años. Su familia huía de la violencia que se había desatado tras los enfrentamientos entre el partido liberal y el conservador. Este periodo, también conocido como La violencia, se extendió por más de una década a partir de 1948 y su saldo fue de más de 200 mil asesinatos y millones de desplazados.

fernell franco billares1

Fernell Franco, “Billares”.

Sobre ese exilio, Fernell explicó a la crítica e investigadora María Iovino: “Una de las grandes diferencias de la ciudad que me atrajo desde el principio fue la aglomeración de luces artificiales. En la noche del campo uno tiene el espectáculo de las estrellas en el cielo, y en contraste lo que vi al llegar a Cali fue que aquí las estrellas estaban en la tierra”.

Franco se acercó a la fotografía empujado por la necesidad económica; recorrió las calles como mensajero de un estudio fotográfico; luego fue contratado para hacer fotos de los transeúntes de un puente de la ciudad para una institución de registro civil; y de ahí pasó a las redacciones de algunos diarios (Occidente y El País de Cali). Tenía poco conocimiento, pero la pasión ya estaba ahí, dijo alguna vez sobre esos años. Y antes de dedicarse asiduamente a sus propios trabajos, ingresó a la agencia de Hernán Nicholls, genio, figura totémica de la publicidad en Colombia.

Como fotógrafo de moda y publicidad Fernell depuró su técnica. Observador de su presente, absorbió de los fotógrafos de revistas como Vogue y Life (Helmut Newton, entre ellos) y comenzó a trabajar su primera serie personal, “Prostitutas”, que expondría en 1972 en Ciudad Solar, espacio independiente, icónico, fundado en 1971 por el Grupo de Cali para el fomento de las artes gráficas, el cine (aquí Andrés Caicedo coordinaría el Cine-Club de Cali) y la fotografía.

Además de “Prostitutas”, Fernell Franco: Cali Claroscuro recoge piezas de las series “Interiores”, “Billares”, “Demoliciones”, “Retratos de ciudad” y “Color popular”, realizadas entre 1970 y 1996. Una obra que, ha dicho Londoño, es el retrato sublime de la utopía fallida de los modelos urbanísticos del siglo XX en las ciudades latinoamericanas.

fernell franco interiores1

Fernell Franco, “Interiores”.

fernell franco interiores2

Fernell Franco, “Interiores”.

Quizá “Interiores” es el trabajo que refleja con mayor precisión la condición de Fernell como un hombre sensible en un territorio colmado de barbarie. Retrató las zonas urbanas desaparecidas, las casas que abandonaron los caleños cuando ya no quisieron vivir en el centro de la ciudad debido a la violencia del narcotráfico. “Nos íbamos armados: con cámaras para retratar el hacinamiento de los desplazados y las clases pobres que empezaron a habitar estos lugares”.

Sobre “Billares”, Franco escribió que estos lugares eran los únicos vestigios de una manera de vivir; de una cultura de la ciudad que desapareció en ellos. Eran frecuentados, al igual que los cafés, por personas elegantes que encontraban ahí un espacio para jugar y un lugar de reunión para hablar de negocios. “Por eso los billares eran un punto importante en la ciudad, cuando los fotografié tenían los pisos hundidos y sus decoraciones ya estaban acabadas”.

fernell franco billares2

Fernell Franco, “Billares”.

fernell franco prostitutas2

Fernell Franco, “Prostitutas”.

Mezcla de una notable sensibilidad ante lo funesto y una pasión desbordada por la ciudad como personaje central de los hechos y la memoria, Fernell cultivó una mirada cristalina, de encuadres cinematográficos (gran cinéfilo, conocía a detalle y se reconoció influenciado por los filmes noir estadunidenses, el cine popular y de culto mexicano, como el de Luis Buñuel, el neorrealismo italiano y el cine cubano y brasileño). Y, como pocos, se adentró en la experimentación de sus análogos como parte de su propuesta estética.

No obstante, durante algunos años Fernell no tuvo el reconocimiento merecido. Esto a pesar de haber recibido, en 1976, el primer Premio Salón Regional de Artes Visuales, de Cali, y la medalla de oro del Salón Nacional de Artes Visuales Santafé, de Bogotá. La internacionalización vino en 2009, con la exposición de su serie “Amarrados” en Nueva York. Franco había fallecido tres años atrás, víctima de un paro cardíaco.

fernell franco1

Fernell Franco / Foto: Fundación Cartier.

Dos años antes de su muerte había dicho a la revista Cromos: “Hoy me queda claro, viendo el trabajo que he hecho, que mucho es sobre la destrucción y sobre la incapacidad de conservar la memoria, que es algo que va tan ligado a los problemas de Colombia y de América Latina. Los latinoamericanos hemos vivido una violencia contra la ciudad igual a la que hemos vivido contra los hombres.”

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Spectre
Previous post

NUEVA HP SPECTRE LAPTOP, EL PODER NUNCA SE VIO TAN DELGADO

quentin tarantino carlos velazquezENTRADA
Next post

TARANTINO JUST LEFT TIJUANA