Durante el verano italiano de 1983, el joven Elio (Timothée Chalamet) de 17 años pasa los pacíficos y calurosos días acompañado de sus padres, debido al culto perfil que sostienen en casa, destina su tiempo a leer novelas y escribir partituras en piano de sus autores clásico favoritos. Esto cambia por la llegada del ayudante americano de su padre, Oliver (Armie Hammer), hombre joven y estudiado que pasará algunas semanas tratando temas académicos en casa de Elio. En un principio la relación de este par se mantenía distante y cordial, en ocasiones surgía cierta tensión, ya que el adolescente no confiaba en aquel extranjero por el simple hecho de ser bien recibido por su familia, pero comenzaron a salir a pequeñas excursiones y la atracción mutua comenzó a surgir.

La cinta fue escrita por el cuatro veces nominado al Oscar, James Ivory (The Remains of the Day), quien a su vez se basó en la obra literaria homónima de 2007 escrita por el italiano André Aciman. La sutileza empleada en la construcción de personajes dota a la película entera de un realismo tangible, por lo cual los sucesos son resueltos de manera humana, una cambiante y pasional.

El tema de la homosexualidad lo aborda elegantemente con diálogos intelectuales y comportamientos fieles a la naturaleza de la historia y su ambiente ilustrado se percibe a lo largo del metraje, brindando un pensar de esta índole a la mayoría de sus personajes. En un inicio la relación entre Elio y Oliver mantiene cierta fricción al ser ellos los hombres jóvenes de la casa, la positiva impresión generada por la personalidad americana de Oliver termina por ser, en principio, el camino por el cual el chico de 17 años buscará la semejanza varonil, una donde pueda compararse con aquel americano. Los encuentros sexuales a los que llegará la cinta son experiencias humanas y liberales y no caen en estereotipos contemporáneos donde los individuos conocen sus preferencias y no dejarán pasar cualquier oportunidad para dejar sutiles pistas.

La dirección del siciliano Luca Guadagnino mantiene una cálida atmósfera visual, jamás dejamos de tener en mente la época del año en la que vive el argumento histórico. La principal valía del director fue su trabajo con todos los actores, pasando por los protagonistas quienes nunca sueltan sus roles eruditos con esencias sexuales, hasta el reparto completo quien acompaña a los mismos, cada diálogo e interacción tiene un fondo importante para las tomas de decisiones. Guadagnino da una muestra de su habilidad para contar una historia pasional y humana, siempre cuidando las formas, no por censura, sino por elegancia cinematográfica.

En adecuada armonía son llevadas las interpretaciones principales, el neoyorkino Timothée Chalamet da una cátedra actoral, es un caso idóneo para mostrar que el talento y disciplina no están atados a la edad, se nota la dedicación y tiempo empleado para la construcción de su personaje, quien deja de ser un simple joven para convertirse en un alma sexual, sin tapujos moralistas.

Por su parte, Armie Hammer dotó de una culta y arrogante personalidad a su personaje, necesaria para darle un importante sentido al metraje, al contar con la dosis exacta para cautivar a todo aquel inmerso en una conversación con él, sin embargo la faceta de atrevimiento pasional por el cual se traslada su papel requería un compromiso importante y Hammer consiguió dejar atrás sus pasados roles de pistolero y logró adentrarse en un intenso papel, uno atrevido y varonil.

En mención especial rescato el trabajo del actor Michael Stuhlbarg, quien toma al padre de Oliver, Mr. Perlman, en gran parte de la cinta se muestra amable y sonriente, además de dejarse ver como el personaje más sabio de la familia, y en algún momento de la historia toma un brillante diálogo para volverlo en una interpretación cálida y emocional, esta poderosa naturalidad es capaz de sacudir al público en pocos minutos, y tendrá la habilidad de darle un giro de 360º al pensamiento convencional para darnos un contundente lección.

Call me by your name presenta un sofisticado libreto que aborda la sexualidad entre un par de hombres jóvenes de una manera elegante e intelectual. Su director mantiene inmerso al público con su estilo refinado al contar esta pasional historia; por otro lado las actuaciones principales son atinadas, logran cargar por completo la cinta entera sin dejar insatisfacciones en su espectador debido al talento y compromiso mostrado en la pantalla. Es un largometraje preocupado por mostrar humanamente la necesidad experimental y carnal de todo individuo, el pensar colectivo a través de los años respecto al homosexualismo ha sido en su mayoría de rechazo, pero en esta cinta podremos ver el alma sincera de sus personajes, no un mensaje agresivo, sino un atado a la naturaleza del ser mismo.

Título: Call me by your name
Año: 2017
Duración: 2h 12min
País: Italia
Dirección: Luca Guadagnino
Guión: James Ivory
Género: Drama y romance
Estreno en México: 2 de febrero

Te puede interesar:

LA REGIÓN SALVAJE, EXACERBADA SENSUALIDAD HUMANA

ESTAS PELÍCULAS NO GANARÁN EL OSCAR, PERO SEGURO SON MEJORES QUE ALGUNAS NOMINADAS

TODO LO DEMÁS: DENTRO DE UNA POÉTICA SOLEDAD FEMENINA

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

NO TE PIERDAS EL CORONA DRAFT EN BAHIDORÁ

Next post

GANADORES PARA JENS LEKMAN EN SALA CORONA