ENTREVISTA CON RIGOBERTO PEREZCANO

Por Vania Castaños / @Vaniacache
Fotos: Pedro Zamacona

“Me llamó la atención una encuesta en la que preguntaban a los mexicanos con quiénes no vivirían, y gran parte aceptó que no lo haría con personas de otra religión —que no fuera católicos—, ni con negros, ni con homosexuales”, me dice el director oaxaqueño Rigoberto Perezcano, luego de explicarme que el guión de su nuevo filme, Carmín Tropical (2014), le llevo más de 10 años. Para él, no hay avances en materia de combate a la discriminación y los crímenes de odio en el país, de ahí la referencia al sondeo.

carmin-1

El documento al que Perezcano se refiere es la Encuesta Nacional Sobre la Discriminación en México 2010. El análisis advierte, efectivamente, que el 43.7% de los encuestados no vivirían con un homosexual y el 44.15% con una lesbiana. Datos de una realidad añeja, que reflejan una problemática que Perezcano tuvo en cuenta a la hora de planear Carmín Tropical.

La película narra un crimen de odio. Mabel, interpretada por José Pecina, es una muxe —zapotecos del Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, que asumen roles femeninos y que son reconocidos como el “tercer sexo” entre su comunidad— elegante, delicada, que busca al asesino de su mejor amiga. Un viaje noir que deviene en un universo misterioso en el que ser diferente conlleva una cosmovisión particular de alcances ancestrales. Los muxes existen desde épocas precolombinas y tienen, incluso, su propia festividad en Juchitán.

Carmín Tropical fue ganadora de la estatuilla al Mejor Largometraje Mexicano en el Festival Internacional de Cine de Morelia en 2014 y recibió 10 nominaciones en los Premios Ariel 2015. Perezcano presenta su nueva cinta luego de que en 2002 realizó el documental XV en Zaachila, y de que en 2009 estrenó Norteado, su primer largometraje, ganador de un Ariel en 2010, y del premio del jurado en el Festival de Cine Latinoamericano de Utrecht el mismo año.

carmin-2

“Empecé este guión cuando tú ibas en la primaria”, me dice Perezcano. “En un principio, tenía en la cabeza que iba a ser mi ópera prima, pero salió Norteado y regresé”. Claro que Rigoberto no comenzó a escribir su guión cuando yo estaba en la primaria, sino hace 10 años (cuando yo estaba en la prepa). Lo que sí es verdad es que el script tiene un ritmo trepidante que mantiene a la expectativa al espectador, tratando de intuir lo que sucederá frente a él, en la pantalla.

“Como producción nos parecía importante hablar de lo maravilloso de Juchitán al abrirse al travestismo a ese nivel; pero también nos interesaba abordar temas que son muy dolorosos y tristes en este país, en el que la mayoría de los crímenes de odio están impunes. En algún momento ves a Mabel y te preguntas: ‘¿qué es?’, luego dices: ‘no me interesa qué es’, luego parece que es un travestido y resulta que es una chica. Nos interesaba contar esa realidad, que es terrible. Deberíamos ser capaces de aceptar la diversidad sexual”.

“Otro punto importante es que los crímenes de odio contra la comunidad LGBTTTI (lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual) son los que menos se investigan, los que más se desdeñan. Se dice: ‘por eso lo mataron’. Y me parece muy trágico. Que no sólo no se les permita vivir, sino que a la sociedad le importe tan poco. O sea: si el crimen contra una mujer parece importar poco, la muerte de un travestido mucho menos”.

carmin-3-Rigoberto-Perezcano

Rigoberto Perezcano

Llevar la realidad de Juchitán a otras culturas no es fácil. Allá, cuenta Rigoberto, los muxes pueden salir al mercado por la tarde sin ser agredidas, situación que es diferente en el Distrito Federal y en otras urbes del país. “Me siento muy orgulloso de ser oaxaqueño; me interesa que la gente sepa que existe una cultura así y lo que significa: lengua, gastronomía, colores, artesanías… Los zapotecos exploran una apertura al travestismo y van adelante en ese aspecto, incluso más que las ciudades. Eso me interesa, como director y como escritor: hablar de esa posibilidad. Sí existe”.

Sin embargo, Rigoberto reconoce que aunque “hay una parte de Juchitán que antropológicamente ha aceptado a los muxes, también se presenta un juego de sinceridad: se rechaza en público, pero se acepta en un nivel más íntimo, más obscuro. Lo cual también tiene que ver con esta sociedad que odia en público pero acepta en privado.”

carmin-4

El director agrega que el alcohol y las fiestas también son parte de la cultura muxe. “Conocí varios casos de mujeres que se enamoran de la persona incorrecta. Lo cual me pareció sublime para la estructura de Carmín Tropical… Me gusta mucho escribir personajes humanos en los que me vea reflejado; que duela, que se disfrute, que se viva lo que se experimenta en la película.”

“ENCUENTRA LO QUE AMAS Y DEJA QUE TE MATE”

Para José Pecina, actuar de muxe fue difícil. “Lo primero que me vino a la mente fue: travesti, Ciudad de México, show, drag queen; pero no, cuando llegué a Juchitán me di cuenta que era más que eso. Sí, tienen fiestas y shows como aquí en DF, pero lo interesante de los muxes es que adoptan un rol femenino, no travesti. Había que entender eso para abordar al personaje. Y realmente me metí en el papel de mujer, no en el de un hombre vestido de mujer”.

Carmín Tropical también es una historia de excesos y dominación, me dice Luis Alberti, quien interpreta a Modesto en la cinta, un personaje que se ve atraído por un muxe. “Todo tiene que ver con la pasión; con el porqué cuando se llega a un punto en el terreno de las perversiones es muy común perder el control”. Alberti me explica que en Juchitán un muxe no se define como homosexual ni como gay, sino como muxe. “Es una cuestión de estructura social”.

carmin-6-Luis-Alberti carmin-5-José-Pecina

El actor dice que el crimen de odio, en el filme, se puede leer también como uno de “fascinación”. “Cuándo hay una fascinación hay vulnerabilidad. Desde mi punto de vista el asesinato tiene su origen en algo más profundo, que le generó al personaje un miedo mayor, por lo que generó rechazo. Es algo de lo que cualquier ser humano se defendería”.

Luis me explica que aunque los muxes parecen ser aceptados también existen rechazos. “Los muxes discriminan a los gays. Su lógica es otra. Sí hay discriminación, pero ésta se desarrolla en una estructura de rechazos que implica a una tercera figura. Allá se es heterosexual, homosexual y muxe, que es muy lindo, pero también éste es rechazado: sus padres lo golpean y por perversión también lo pueden matar.”

carmin-7

En cuanto a su personaje, Luis explica: “No es que Modesto sea un mayate y quiera una novia vestida… En Juchitán se valora la virginidad de las mujeres antes del matrimonio, así que, durante la adolescencia, los chavitos tienen sexo con muxes. ¿Por qué? Porque son muxes. Es equivalente a una mujer. Punto. No hay homosexualidad.”

“Encuentra lo que amas y deja que te mate”, había citado Rigoberto antes. La frase de Bukowski también permeó en su genio creativo para la realización de Carmín Tropical, una historia cruda y realista que llega a los cines en octubre. Nos vemos por ahí.

 

YACONIC

YACONIC

transpoiting-entr
Previous post

PORNO: 20 AÑOS DESPUÉS DE TRAINSPOTTING

caminar-entr
Next post

CRÓNICAS DE CIUDAD CAGADA, POR IURHI PEÑA