Por Yessica Arias 

El director Uli Gaulke y la codirectora Jeannette Eggert, a través del documental Heirate Mich (Cásate conmigo), llevan a la pantalla la vida amorosa de una pareja. Gladis, una mujer cubana y Erik, un hombre de origen alemán que durante sus vacaciones en La Habana, Cuba, conoce a la mulata de quien se enamora a primera vista. Un año después, ella, madre de Omarito, un niño de ocho años y él, un hombre divorciado, deciden casarse en la isla caribeña.

CASATE CONMIGO MEl filme, perteneciente al ciclo de cine Geografías del Goethe-Institut y la Casa del Lago, lleva al público a reflexionar sobre lo que implica compartir la vida en matrimonio. Para aquellos que ya saben lo que significa esto, encontrarán en este documental algunas escenas que los hará sentirse identificados: el enamoramiento y la idealización del otro;  las idas y venidas; los momentos de alegrías y de enojo; sentimientos de celos, deseo, pasión, amor, y confusión.

Sin embargo, Cásate conmigo va más allá. Gladis, de la mano de su hijo, se despide con melancolía de su tierra cubana para subir a un avión con destino a Hamburgo, ciudad en donde se encontrará con su esposo y su nueva familia alemana. Con un sentimiento de esperanza, curiosidad y temor, inicia una vida al puro estilo teutón, en un contexto que muy lejos está de lo que ella conoció en la Cuba socialista.

Este documental, que obtuvo el premio del público en el Festival de Cine Århus, deja de manifiesto que las relaciones interculturales se ven influidas por diversos factores: las jerarquías sociales; las diferencias entre los sistemas económicos e ideologías; el conocimiento y respeto entre grupos culturales, así como el ejercicio de los derechos humanos.

Nada sencillo resultó para Gladis y su hijo dejar su país natal para incorporarse a una diferente forma de vivir, aprender una nueva lengua para lograr comunicarse, ni tampoco para interactuar con personas de diversas nacionalidades y experimentar discriminación racial. Así es como el conflicto del choque cultural queda expuesto a lo largo de 109 minutos.

Y así también es como Gaulke y Eggert dejan plasmado el hecho de que generar vínculos afectivos sólidos provoca que los seres humanos, por amor, estemos dispuestos a darlo y arriesgarlo todo.

YACONIC

YACONIC

Previous post

EL CUARTO DESNUDO

Next post

MATERIAL ART FAIR