“…la salida de las aguas reproduce el gesto cosmogónico de la manifestación formal. El contacto con el agua implica siempre regeneración; de un lado, porque la disolución va siempre seguida de un nuevo nacimiento; de otro, porque la inmersión fertiliza y aumenta la potencia de vida y de creación.” (Eliade 2000:297).

Por Alejandro Resendi http://goo.gl/0wWRvq 

chaak-1chaak-2 chaak-3 chaak-4

El cha’a chaak es una vieja ceremonia maya de petición: mediante ofrendas, los pobladores piden lluvia al dios Chaak, poseedor de recurso, para que la cosecha sea buena. El ritual tiene lugar en los meses de mayo o principios de junio de cada año (dependiendo de la duración de la temporada sequía), y su significado lingüístico se traduce en “cha’e”: soltar o dejar y “Chaak”: lluvia.

El antiguo ritual forma parte de la vida religiosa de la cultura Maya, la cual se estableció en el sureste del actual México y la actual Centroamérica desde hace unos tres mil años. Así, el cha’a chaak es una petición sagrada a los dioses que protegen los montes y las milpas, para que con su venia permitan que Chaak arroje sobre los hombres el agua que habrá de regar los campos.

chaak-8 chaak-5 chaak-6

Para los españoles colonizadores la vida religiosa de los mayas no podía ser aceptada; la consideraban un acto de idolatría y una ofensa contra el dios cristiano. Aquellos rituales originados por la “vida de salvajismo” que los naturales mantenían debían ser erradicados; sin embargo, y a pesar de que los venidos de ultramar establecieron leyes para combatir la idolatría, los rituales se mantuvieron y fusionaron con nuevos símbolos. El sincretismo aseguró su supervivencia.

La ceremonia del cha’a chaak gira en torno a un altar: centro del mundo desde el que se ofrendan alimentos a los yumtzilo’ob ku’ (señores de la dadiva o “señores dioses buenos”), a los señores yuum chako’ob (señores de la lluvia) y al dios y santos cristianos. Esto para que el “Santo chaak” sea arrojado por la intercesión de San Isidro Labrador, “In yuum chaak”.

chaak-11 chaak-10 chaak-9

En la “sagrada mesa” se coloca maíz, calabaza, achiote y animales de monte cazados (venados y aves como chachalaca y cutz, el pavo de monte). También se ofrecen gallinas y pavos. Las plegarias se acompañan de una representación simbólica que permite adentrarse en el trato con los dioses, y en la comunión del hombre con la naturaleza y con los seres que viven en los trece niveles del mundo maya (oxlahuntiku), donde residen los cuatro chakes o dioses de la lluvia.

El cha’a chaak fusiona las mentalidades y comunica a los participantes (apicultores, agricultores, ganaderos y cazadores); pero lo que enriquece aún más la cohesión comunitaria es la permanencia de la identidad implícita en cada participante, adulto o menor, quien ve en el rito su identidad establecida en su cosmovisión por la ley natural. El agradecimiento, la reciprocidad y la convivencia sagrada entre los seres dadores de la “santa gracia” y el hombre que la recibe. Un dialogo constante entre lo animista y lo real, entre lo visible y lo invisible.

El cha’a chaak es una comunicación constante entre el hombre y la naturaleza.

chaak-13chaak-14 chaak-15chaak-16

YACONIC

YACONIC

beber-ent
Previous post

BEBER CONTRA EL MUNDO A CUALQUIER HORA

gondry-entr
Next post

¿ES FELIZ EL HOMBRE QUE ES ALTO?: EL ANIMADO REGRESO DE MICHEL GONDRY