Por Adrián Román / @adrianegro

El Canelo no bebe, no se desvela y no fuma. Chávez Jr. es hijo de una leyenda, nunca pasó hambres. No hay nada que disputar más que un cinturón fabricado por huicholes. Parece una nueva generación de boxeadores. Unos que no tienen tanto jale ni tanta técnica, ni punch. ¿Qué vamos a ver? ¿Un tiro de júniores?

CANELO

Hijo de un paletero. Favorito para ganar la batalla. Noqueador nato; falto de piernas. Hombre musculoso, que parece haber sido forjado con bronce. Y algún otro metal en los puños, un acero que solo manejan los dioses.

Santos Saúl Álvarez Barragán nació en San Agustín, Jalisco, el 18 de julio de 1990. Todos los hermanos de Saúl se han dedicado al box. Haber estado en la misma función de box los colocó en el libro de Récord Guinness. La  hija de Saúl se llama Cinammon.

canelo alvarez

Canelo Álvarez / Foto: Getty Images.

Ha disputado 341 rounds y ha  noqueado en el 68 por ciento de sus peleas. Nadie lo ha noqueado.

A los diez años, el pelirrojo, recibió su primer par de guantes. Se los trajo su carnal, el mayor, que había ido de mojado al gabacho. Una de las pasiones del Canelo son los caballos. A los 16 años tuvo problemas con la bebida. El divorcio de sus padres lo afectó.

Muchos le critican su falta de box. Parece que todo lo reserva a la potencia de sus manos y olvida que un boxeador debe bailar sobre la lona. A los 15 años debutó como profesional. Noqueó en cuatro rounds a Abraham González. Desde niño fue peleonero, como casi todos los boxeadores. Fue humilde, pero siempre tuvo que comer. Él mismo hacía paletas y nieves.

Comenzó por placer en un ring. No por necesidad. Alguna vez dijo que ver sangre en el rostro de su rival le provocaba querer más. Su primera pelea de verdad la perdió. Mayweather fue el verdugo.

Ulises el “Archie” Solís se ha cansado de pasar horas en juzgados tratando de que alguien dicte justicia a su favor. En octubre de 2011 el Canelo Álvarez lo golpeó en la quijada y se la rompió en dos. Lo dejó inhabilitado para boxear. Uno de los hermanos del Canelo se echó la culpa, alegando que él había golpeado al campeón mosca y no Saúl. Parece que las influencias de un boxeador famoso pesan mucho.

Además el Canelo se pinta el pelo.

           CHÁVEZ JR.

Hijo de un Dios. Hijo de una de las últimas deidades que dio el cielo pugilístico mexicano. Hijo de la leyenda.

El primer round, la popularidad, lo tiene perdido. Tampoco es favorito en las apuestas, aunque algunos dicen que tiene más boxeo que el Canelo.

chavez jr

Julio César Chávez Júnior.

Ser hijo de un Dios no es fácil. Las malditas comparaciones serán siempre tu sombra. Ha fumado mota antes de treparse al ring y ha hecho uso de medicamentos diuréticos para eliminar peso.

Su defensa es mala. Le entran muchos golpes, sobre todo en los primeros rounds. Pero ataca bien. Si quiere tirar al Canelo debe tener una pegada tan respetable como la de su padre.

Cuenta con 32 nocauts y ha sido vencido en dos ocasiones. Fue campeón mundial de peso medio por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB). La estatura puede ser una ventaja para el hijo de su majestad. En un programa de televisión ambos peleadores apostaron su bolsa. Ojalá eso resulte en un combate memorable.

Julio César Chávez Carrasco nació en Culiacán, el 16 de febrero de 1986. Cuando Chávez Jr. nació su padre era campeón junior de peso pluma. Durante las últimas semanas ha permanecido alejado del internet y el teléfono. Se la pasa entrene y entrene.

Desde niño Chávez sabe qué es treparse al cuadrilátero, aunque, para mi gusto le hace falta la rabia de su padre, quien, de niño, dormía en un vagón abandonado en el tren de Sonora. A ver qué sucede. ¿Ustedes a quién le van?

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

UNA DISECCIÓN CORAL DE DAMN, EL NUEVO DISCO DE KENDRICK LAMAR

Next post

¿QUÉ ES LO QUE HACE UN TRAVESTI SEDUCIENDO A LA VIDA?