Por Antonio Frias / @jafrias26

México tiene larga tradición en la caricatura política. Ese fino arte satírico que ha acompañado al periodismo desde mediados del siglo XIX tuvo en las publicaciones impresas, en los periódicos y revistas, el nicho predilecto para su difusión. Desde El Hijo del Ahuizote criticando a Porfirio Díaz hasta los recientes cartones de El Chamuco; sin embargo, con la llegada de los avances tecnológicos, los moneros aprovecharon la libertad que brinda internet, además de las herramientas visuales que permiten enriquecer su trabajo, para llevarlo mucho más allá de lo que sería un cartón impreso en el periódico.

Fabian Giles es conocido por haber sido colaborador —hasta el año pasado— del programa radiofónico “El Weso”, así como por sus colaboraciones de fotomontajes irónicos en medios como Milenio (en la sección QRR), La Crónica de Hoy y la revista Emeequis, entre otros. Egresado de la carrera de comunicación gráfica de la UAM Azcapotzalco, Giles es también el creador del personaje Weerevertufox (@Werevertufox), de la serie de política-ficción Raft Wars, las playeras Free (@NosLlevaelDiablo) y el “Teatro del Dedazo“, una mezcla de teatro guiñol con dedos y dedazos de la política.

Cinética ni Política 1 Cinética ni Política 2 Hace dos años, el también guionista e imitador editó México al Chile (Aguilar, 2012), libro incómodo que fue “descontinuado” por la editorial, luego publicó el volumen 2 de ese libro, además de El Almanaco. Ahora regresa igual de incisivo, y divertido, con este interesante proyecto en el que conjuga el humor político con la referencia cinematográfica: Cinética ni Política.

Cinética ni Política está inspirada en las visitas que Giles hizo a las salas de cine durante su infancia, así como en la situación política actual, llena de corrupción, engaños y otros desesperanzadores eventos. El autor lo describe muy bien en la introducción del volumen: “Si el cine es un retrato y una ventana a otros mundos, la política parece más bien el retrete a otros submundos”.

Cinética ni Política 3 Cinética ni Política 4

Así pues, el clásico de Michael Curtiz, Casablanca, se olvida del romance de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman y se convierte en una tragicomedia protagonizada por Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, todo se vuelve una lastimosa superproducción de Grupo Higa en la que destaca el maquillaje al conflicto de intereses y las malas actuaciones.

La sátira política de Giles no deja a nadie libre. Todos los partidos y los personajes políticos reciben su póster. A través de la imagen fija, el artista visual expone la personalidad, los escenarios y las historias, en las que generalmente la realidad supera a la ficción de Hollywood y a cualquier género existente.

  Cinética ni Política collage

Filmes nuevos y clásicos reciben a Marcelo Ebrard, Videgaray, “La Tuta”, Felipe Calderón, “El Peje”, “Chente” Fox y el cadaver de Martita Sahagún, Enrique Peña Nieto, Manuel Velasco y prácticamente cualquier personaje de la política mexicana; todos desfilan en esta cartelera que, la verdad sea dicha, dibuja historias incluso más llamativas que las que vemos en el cine, además de invitar a la reflección a través del humor.

La Casa del Cine, en el Centro Histórico de la ciudad de México, fue el sitio donde el guionista Alejandro Gerber Bicceci presentó el libro el pasado 23 de febrero, además de que será el lugar donde se exhibirán los 36 carteles hasta el próximo 20 de marzo.

Cinética ni políticia está disponible en la tienda iTunes y Google Play. En edición física, bajo pedido. Puedes contactar a Fabian en su cuenta de Twitter. 

 

Antonio Frias

Antonio Frias

Clavado de la música y el cine. Interesado en analizar cómo se relacionan todas las obras entre sí, su contexto y los chismes de artistas, y en encontrar el balance entre lo comercial, lo popular y lo denso. Hipnotizado con las pantallas mal viajantes y los sonidos que taladran la conciencia.

Previous post

A VEINTE AÑOS DE SE7EN: WHAT´S IN THE BOX?

Next post

EL MARIHUANO EN LA NARRATIVA MEXICANA DEL SIGLO XX