Por Cesar Garay

Ilustración: Salvador Verano Calderón / amordeverano.com

—Ya se los cargo la chingada pendejos. Nos van a dar sus celulares y su dinero. ¡Rápido!

La frase mágica para las putas ratas de ciudad de cagadas y su área metropolitana; su dormidero, bacinica y fuente de mano de obra barata. Por millones. Pinche Estado de México —“Edomex”, donde nació el pendejo que gobierna el mugrerío, tenía que ser—. Siempre lo he odiado. Pero mi morra tenía que haber sido de ese pedero lugar. Ni que hacer, caía en misión suicida a Coacalco, cada noche, cuando la conocí. Y ni pedo, ahora vive en DF pero trabaja allá, en Tlalnepantla. En una puta agencia de mercado. Como diría Metallica, Sad but true chavo. El quid del asunto es que esta noche llegó triste. La asaltaron. A ella y a toda la tripulación de una combi. En su ruta de Tlane al fucking Tren Suburbano. ¡No mames! Cómo. Pues sí, así. Se subieron y ya se los cargó la pinga, suelten todo y no hagan iris porque traemos dos cuetes para hacer hoyos en el cuero del que se ponga valiente o no “copere”. Vale riata. Qué puto coraje. Pinche iPhone. ¡Steve Jobs revive y venga este pedo! Vendetta. Eruviel Ávila te haces bien pendejo. Tu estado es una diarrea de violencia 24/7. ¡No mames! Iba una embaraza. Es quincena. Nos chingaron a todos. Sad but true.

edomex_1

***

Hace un par de años, cuando conocí a S., quien, como he dicho arriba, vivía en Edohell—tierra de Mordor según los “memes” (mames) y demás pendejadas “virales”—, le regalé un celular que entonces ella anhelaba con júbilo. Así es el amor. Pero la pendejada de aparato no duró ni un mes. Chafió. Lo perdió o se lo sacaron de la bolsa en un ojete bar. El siguiente celular se le cayó en un camión mientras se dirigía al Centro Histérico. El siguiente mamó en un atraco en Indios Verdes. El siguiente… Tiene la maldición. Neta. Y, luego de un par de meses sin tener uno, compró felizmente su iPhone 4. Nuevito. Blanco. La manzana con la mordida. La pinche manzana con la que Belcebú tentó a Adán y Eva. Desde entonces símbolo del mal; del mal agüero. ¿Por qué la asaltaron? Designios que están fuera de nuestro Remote control, de The Clash. O ni madres: estamos condenados a la Ley de Herodes  —“O te chingas y te jodes”— porque Sra. Justicia salió por patas a la primera de gobernantes mierderos y descomposición social. S. sufriendo en el sillón, contándome el black episode en el que le tocó actuar —a la de a huevo— de esta serie macabra de sangre y plomo escrita y dirigida por el Siniestro. Iba de The Passenger, de Iggy Pop, en la combi; pero al revés, sin noche brillante y estrellas y la la la la lalala.

***

Una revisada rápida a San Google vasta para saber que este festín criminal no es nuevo: El Estado de México es el cagadero. Milenio (Mil-ano, dice un broder): 6 de febrero: Un hombre fue baleado afuera de su casa frente a sus hijos, en Nezahualcóyotl. 14 de febrero: Hombres armados atacan el bar Wings and Beer (¡que pinche nombre es ése!) en Nezahualcóyotl; hubo 10 heridos. 16 de febrero. Hombres armados atacan el bar Coffe en Neza; dos muertos y cuatro lesionados. 19 de febrero: Asesinan al estudiante Gabino Álvarez Pliego, de 22 años, en uno de los salones de la Universidad Autónoma del Estado de México en Ecatepec; le robaron 80 mil pesos. 27 de febrero: Tres hombres murieron durante un tiroteo en Cuautitlán Izcalli. Mismo día, pero en Tlalnepantla, matan a balazos a tres hombres afuera de una tienda. 28 de febrero: Matan a tres personas en una tienda de abarrotes en Tlalnepantla. 9 de marzo: Balean el bar Chelitas (¡mejor name!) en Chicoloapan; tres muertos. Mismo día, pero en Los Reyes La Paz, balean el bar El Veracruz; tres muertos y un herido. 19 de marzo: Un hombre de 58 años y un niño de 12 fallecieron en un tiroteo entre policías y una banda de plagiarios en Tepotzotlán. Mismo día, pero en Ecatepec, sicarios matan a Araceli Gutiérrez Reyes, dirigente del transporte público concesionado. 27 de marzo: Linchan a presuntos delincuentes por el asalto a una pollería en Nicolás Romero. 28 de marzo: Balean a Paola Barrera Mazón, presidenta del PRI en el municipio de Chimalhuacán. 29 de marzo: Asesinan a un policía federal durante operativo para capturar a una banda de secuestradores en Ecatepec. 30 de marzo: Asaltan una joyería de Palacio de Hierro de Plaza Satélite, en Naucalpan. Toma tu arma, afila tu navaja. Prepárate para la acción, Transmetal dixit.

edomex-2

Y todo este desmadrito tan sólo en el primer trimestre de 2014, según cifras del sistema nacional de seguridad. Welcome to the jungle, como dirían los Guns, padrino. Terminó el año y esta pestilente ciudad ocupó el primer sitio en violencia con mil 131 asesinatos tan sólo de enero a junio. Ratas y asesinos a diestra y siniestra. Son todos narcos, de los malos, si te agarran con un gramo después que te la pusieron se viene la policía y seguro que vas preso, de Bersuit (el pelón la tomó de Las Manos de Filippi). Y no se diga el caso de las morras, de los feminicidios, porque el lugar también salpica moronga. Entre 2011 y 2012 mil 258 niñas y mujeres fueron reportadas como desaparecidas, según el Observatorio Nacional Ciudadano de Feminicidios. El 53% tenía entre 10 y 17 años de edad. Hay una “epidemia” y no lo digo yo, lo dice The Guardian. Te la pelas. (Y Eruvielcito haciéndose bien pendejo). Otras cifras indican que de 2005 a 2011 fueron asesinadas mil 997 mujeres.

***

S. me cuenta y yo apunto: Fue como a las seis. Iba en la combi de Gustavo Baz hacía la estación Tlalnepantla del Tren Suburbano. Una chava se subió en la Gustavo, a la altura de la Coca Cola. La morra iba hablando por teléfono. Sí, ahorita te veo, vengo en la combi tal. Sí, ya me estoy acercando. Señor, ahorita se puede parar antes de entrar a Mario Colín, es que se va a subir mi novio. ¡Hija de siete leches! Se subió el tal novio, pero no iba solo el güey; iba con otro guiñapo. El Rata 1, llamémosle así, se sentó de espaldas al chofer. El Rata 2 se sentó en el asiento para tres personas, junto a la puerta corrediza. Y la morra iba en el de cuatro, frente al de tres. En corto, subiéndose, sacaron fogón cada pendejo. Fuscas grandes, me dice S., parecían de juguete.

—Ya se los cargo la chingada pendejos. Nos van a dar sus celulares y su dinero. ¡Rápido!

Y usted chofer ni se le ocurra hacerse el valiente. A ver, dijo la morra, ábranme todas sus bolsas y denme sus celulares. Ipso facto comenzó a pasar báscula mientras Rata 1 y Rata 2 apuntaban a todos. ¡Apúrense! Una chava se puso a llorar y una doña se quedó pasmada. El chofer se aferraba al volante. No te detengas cabrón y no subas a nadie. S. veía la acción en cámara súper rápida. A ver pongan aquí en medio todas sus cosas. ¡Muévanse! A un chavo que llevaba un buen de cosas le empezaron a decir “órale cabrón tú no te hagas pendejo”. Llevaba una mochila y bolsas de plástico negras en las que traía ropa. Se estaba cambiando de casa. Le quitaron celular y dinero. (Adiós quincena.) Todos impotentes. Iban cuatro hombres y tres mujeres. Una chava en Barcelona, con su mamá. Por favor no nos hagan nada, está embarazada. Pues apúrele doña. ¡Apúrele! Si no quieren que pase nada apúrense cabrones.

Cuatro minutos después: Ahorita te vas a parar en el semáforo, en las vías. Te vas a parar, nos vas a bajar y te vas pelar. Y si veo que te detienes voy a empezar a disparar ¡eh!, pendejo. Se bajaron en corto y se echaron a correr. Por las vías. La combi llegó al Suburbano. ¿Están bien, les hicieron algo? Una patrulla. Se esperaron un poco y luego se fueron. With your feet on the air and your head on the groundwhere is my mind, Pixies.

La mente de S. regresa en el Time, de Pink Floyd. Rata 1 y Rata 2 rozaban los 30 años. Eran altos. Uno traía una gorra negra y el otro vestía sudadera gris de gorro. Los dos llevaban todo el outfit de esos gandallas que se suben a intimidar a los micros y camiones. De a 5 y de 10 pesos. “Para no robarte”. Eran morenos y lampiños. Uno tenía los dientes chuecos. Se veía más ñero. Era el líder. La chava de pinta normal. “Bien vestida”. De mediana estatura y cabello güero con rayitos. Muy maquillada y de tez apiñonada. Jeans ajustados y una sudadera Nike y tenis ídem. Muy arreglada. Muy arreglada mis tanates. Se pasaron de leones. Pinches cacos.

edomex-3

No pasó a mayores. Se perdió un pinche celular, no una vida. S. ya googleó qué pedo con su iPhone. Ya lo bloqueó y le puso una madre que —me explica— les va a aparecer a esas ratas de dos nalgas. Algo así como: “No te servirá, mejor regrésamelo”. S. es tierna. Yo le digo que le ponga “¡Hijo de setecientas mil vergas vas y chingas a tu madre!”. Tengo que consolarla de algún modo. Vamos a los tacos que le gustan, con Don Juan. Pide uno de pastor y uno de suadero. Grandes. Con tortilla de harina. Yo una torta de pastor con queso. El pastor bien frito. Aguacate, cebolla y cilantro. Un chingo de salsa roja y un Boing de lata de mango. Ella un Coca de vidrio. Regresamos al departamento. La abrazo. Prendo un Marlboro azul y me siento a escribir esta diatriba. Pinche Edomex; pinche vida; pinche México. This is the end, beautiful friend. This is the end, my only friend, the end

 

 

YACONIC

YACONIC

sofar-entr
Previous post

SOFAR SOUNDS, LOS ÚLTIMOS MILLENNIALS QUE SABEN PLATICAR

monocromo-entr
Next post

RECORDANDO A MONOCROMO, LA REVISTA QUE CIRCULABA EN USB, DVD, VHS, CD Y PLAYERAS