Por María Fernanda Muñoz / @Maria_Efemere

¿Qué es la muerte? Son las 11:30 de la noche del 1 de noviembre y parece que la celebración de ese final incógnito es el pretexto para convertir las calles del centro en parada de ficciones. Una combinación un tanto cómica de dos mundos; ejemplo básico del colonialismo cultural: Día de MuertosHalloween.

Dos chicos recargados en la barda de un bar miran a la gente pasar.

dia de muertos cdmx 1

“Queríamos disfrazarnos, pero sin dejar de lado nuestras raíces. Por eso somos catrinas prehispánicas. Plasmamos un águila pensando en los aztecas y en su conquista, porque fue cuando se impuso la religión. Hicimos los trajes pero en realidad no sabemos qué significan los jeroglíficos”.

Siguieron su camino repartiendo paletas de caramelo enchilado con forma de pollo rostizado, con sabor a infancia. Dulces a niños y grandes, regalos de azúcar, calaveritas, la versión mexa del trick and treat.

dia de muertos cdmx 3

El Día de Muertos, de Todos los Santos, fue declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco en 2003. En el centro de la Ciudad de México se volvió un juego, una competencia sin otro premio más que la admiración momentánea. Un “¿me puedo sacar una foto contigo?”, o una moneda a cambio del esfuerzo invertido en la caracterización:

dia de muertos cdmx 4

Miro hacia Madero. Me separa el Eje Central. El emblemático cruce en la esquina de Bellas Artes donde se fluye en una marea urbana de gente-en-horario-laboral. Pero es casi medianoche y la marea se mantiene. Cuatro chicos disfrazados de chinos gritan desde el otro lado: “¡Ehhhhhh… PUTO!”. La multitud de mi lado se prepara para la respuesta y el semáforo peatonal da el verde. Se abalanzan y unos cuantos cuerpos se estrellan. Algo se rompe. El resto de mortales observamos y esperamos.

“¡Somos chinos, pilatelía de Tepito!”, grita uno de los cuatro uniformados en amarillo brillante y sombrero de labrador de arroz. Ha invadido el otro lado y es bombardeado por flashes. Ellos van de regreso y yo todavía tengo que cruzar. ¿Qué hay más allá de la calle Madero?

José Antonio Pantoja vende cigarros en la callejuela desde 1997. Conoce bien las fechas en las que se llena. 16 de septiembre, diciembre… el 1 de noviembre es relativamente nuevo. “Fue en el 2000 que pusieron la primera ofrenda. Todos estaban locos por el cambio de milenio y decidieron ponerla. Desde entonces se ha vuelto un carnaval; puedes encontrar desde lo más maravilloso a lo más grotesco. Yo entraría en lo grotesco”.

dia de muertos cdmx 2

La calle es una medición de popularidades cinematográficas; de encuentros con personajes de series televisivas. Este año La noche de la Expiación (The Purge) habría encontrado dobles suficientes. Aproveché para hacer un sondeo: si la película fuera real y existiera un día en el que pudieran purgar la ciudad, ¿de qué político o celebridad se desharían? Unánime, la respuesta fue Enrique Peña Nieto. A pocos les cae bien nuestro presi.

En popularidad seguían los disfraces de La masacre de Texas, la monja de La maldición y los payasos asesinos. Una chica grita y corre entre la gente. La persigue uno de las tantas figuras disfrazadas. Es una noche en la que se permite asustar, se permite tocar y ver de frente con la única intención de ser horrible. Y de reír, como último fin, aunque sea en silencio y detrás de una máscara.

dia de muertos cdmx 5

Pero, ¿qué hay al final de la calle de Madero?

Nostalgia:

Cuando llegué al final de la calle ya habían cerrado el acceso a las ofrendas. Y entonces me llegó el sentimiento: ¿Qué otra cosa es esta celebración más que la nostalgia que intenta conectar la realidad con lo desconocido, con la esperanza de que después de una supuesta finitud llega el infinito?. Que los sentidos no son los límites pero si los que, como a Hansel y Gretel, nos permiten encontrar las migajas de pétalos naranjas que nos traerán de vuelta.

dia de muertos cdmx 6

La ofrenda como máxima nostálgica. Un altar hecho de recuerdos distribuidos entre papel picado de color, cempasúchil, velas y pan. Una trampa para atraer a los que se fueron.

La esperanza latente de que podremos regresar.

dia de muertos cdmx 7

dia de muertos cdmx 8

dia de muertos cdmx 9

dia de muertos cdmx 10

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

JUAN LÓPEZ MOCTEZUMA, EL CINE AL FILO DE LA LOCURA

Next post

VOYEUR