ENTREVISTA CON KAREL DAVID

Por Diana Reséndiz / @diana_DejaVu

Corría el 2010 y Karel (voz y bajo), Puxi (guitarra y voz), Boris (coros y guitarra) e Irvio (voz y batería) terminaban de grabar su primer EP en Topetitud Estudios. El cuarteto se conocía desde los seis años y provenía de Aragón (“Araguns”), al nororiente de la Ciudad de México. Topetitud es el estudio de Paco Ayala y Tito Fuentes, de Molotov. Paco fungía de productor de aquel grupo que entonces se identificada como Lupus, y al que le faltaba un nombre más acorde, más punk.

Entonces, Paco o Tito (ya nadie se acuerda quién de los dos) les dijo, en guasa, que mejor se pusieran “de nalgas”. Y así fue. De Nalgas debutó con su EP homónimo en 2010; al año siguiente vino el segundo corta duración, el I.V.A México. Ambos materiales se juntarían en 2013 como el primer LP de la banda, Split, también bajo la producción de Ayala.

De Nalgas es una de las propuestas punkies y ruidosas que más nos gustan de la escena independiente. Una a la que le gusta gritar su descontento frente a las autoridades. “Presidente Pendejo”, “Apaga la televisión”, “No me calles”, “En los Pinos” y “Niño Sicario” son algunas de las piezas en las que Karel, Puxi, Boris e Irvio escupen su rabia hacía el gobierno y poderes fácticos como la televisión y el narcotráfico; todo ello en un sonido directo, crudo y rápido como eyaculación precoz.

En diciembre de 2014, cuando Enrique Peña Nieto cumplía su segundo año en la presidencia del país, en medio de protestas por el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y la polémica de la Casa Blanca, De Nalgas lanzó el sencillo “Vergaviota”. El coro de la canción: “Yo no voté por ese güey/ yo no vote por un  idiota/ yo no voté por ese güey/ mi presidente mis pelotas”.

De Nalgas ha regresado con “Vulgar Dulce Hogar”, el nuevo sencillo del nuevo LP que llevará el mismo nombre. Hace unas semanas el grupo lanzó el video de la canción, en el que vemos reproducidas algunas imágenes virales de algunos casos de desigualdad, maltrato y clasismo que se han presentado en los recientes meses en el país. Aprovechamos para hablar con Karel sobre el camino recorrido hasta ahora, sobre qué calzones usan y sobre si su música es “de protesta”.

¿Cómo se tejió la relación con Paco Ayala y cómo sigue ahora?

Poca madre. Fue muy natural. Topamos a Paco por Tito, a quien conocimos vía MySpace en 2007. Básicamente la relación empezó como chamba, como trabajo. Ahora nos llevamos poca madre más allá de la banda.

¿Cómo recuerdan ese pequeño plan en la secundaria de formar una banda? Se conocen desde antes, así que seguro saben hasta qué marca de calzones usa cada uno.

En la escuela crecimos en un ambiente muy musical; todos teníamos bandas. Ahora casi todos nuestros amigos de esa época se dedican a otra cosa. Y pues sí, en la relación, más allá de ser amigos, somos hermanos. Nos cagan cosas en común y nos gusta a casi todos lo mismo. Sobre los calzones: Puxi y yo usamos Zaga, Irvio usa tangas de mujer y Boris no usa.

Su música es explosiva, directa y cruda. ¿Cómo ha reaccionado el público de los pequeños lugares y el de los grandes festivales en los que han tocado?

Es muy similar. Mucho desmadre, slam, chela volando y guácaras en las pedaleras. La única diferencia es que en los shows pequeños tienes a la banda, al público, más en corto, mientras que en los festivales la gente está detrás de tres filas de fotógrafos.

Abordan en sus canciones temáticas sociales, políticas, descontento. ¿Consideran su música como activista, de protesta? 

Preferimos decir que nos gustan los temas sociales. Así podemos englobar la peda y la política en un solo disco. Cosa que está más reflejada en nuestro próximo LP, Vulgar Dulce Hogar.

El sistema en México, la política, es un tema delicado, sus canciones van directas y sin rollos, ¿los han amenazado, censurado?

Una vez recibí una llamada medio sospechosa para “corroborar mis datos”. Fue en 2014, pero de ahí no pasó. ¿Censura? Miles de veces: radio, Tv, festivales, bares, etcétera.

En 2016 se cumplen 40 años del nacimiento del punk. Ustedes y yo todavía no nacíamos. ¿Qué piensan del movimiento, de la actitud, de este estilo que decidieron adoptar?

Para nosotros el punk es un estilo de vida, único, que nos encanta. Puedes ser un empresario que gana millones, que estás ahí por tu chamba, y ser buen pedo, agradecido, nada ojete o gandalla. Puedes seguir teniendo la filosofía del punk del “Hazlo tú mismo”; hacer lo que quieras. También si escogiste ser un güey que inhala mona y no tener ni madres, pues es igual de punk. El chiste es hacer lo que tú quieras todo el tiempo.

Pasemos al tema de “Vulgar Dulce Hogar”. ¿Cómo se coció el tema y el video? Vemos muñequitos de lo que parece ser plastilina revolcándose y una serie de imágenes sobre casos mediáticos de bullying laboral, actrices en polémicas y mirreyes.

“Vulgar Dulce Hogar” se coció como casi todos los temas de la banda. En el día a día, viendo tanta desigualdad, que todo mundo piense lo mismo y no lo diga. Pero cuando lo dices eres “vulgar”. Por otro lado, una vez una amiga me preguntó en plan de desmadre que si “así hablaban en mi casa” o por qué el nombre de la rola. Le dije que sí, lo cual me recordó que, de hecho, el 80% de las groserías que decimos en la banda las aprendimos en nuestras casas.

El video se divide en tres partes, cada una con un director diferente. Uno es Fernando Tovar, que es amigo de la infancia. Fernando grabó nuestra más reciente gira en California por clubs como el 924 Gilman Street y el Burn Ramen, en Oakland. Luego viene la parte de Ángel Flores, quien ha dirigido algunos videos importantes en los noventa, como el de “Chilanga banda” de Café Tacuba. Ángel dirigió la parte de los inserts de los mirreyes, Lucerito, etcétera. Finalmente Ángel Caballero hizo el stop motion.

Entendemos que “Vulgar Dulce Hogar” y “Vergaviota” son sencillos del nuevo disco. ¿Cuándo sale y de qué va?

Va de eso, del “vulgar dulce hogar”. Cuando estábamos terminando las rolas pasaron los ataques en el Bataclan de París y nos volvimos a dar cuenta de lo culero que es el ser humano, no solo en México, sino en el mundo. Vulgar puede ser eso: tu casa, tu trabajo, tu colonia, tu ciudad, tu país, tu mundo… Todos somos unos pinches vulgares. El disco va de las pedas, cuestiones sociales, gobierno, del día a día sin pensarlo dos veces. ¿Cuándo sale? Es algo que también nosotros queremos saber. Ya está listo pero por pedos de lana y de estrategia se ha demorado.

Cuéntenos la experiencia más alocada o extraña que les ha pasado.

Mmmmh… teniendo un grupo que se llama De Nalgas, con cuatro güeyes que se conocen desde los seis años, es difícil escoger la experiencia más cagada. Se me viene a la mente cuando, en un concierto en Estados Unidos, Irvio confundió su ID con la de una de la personas del staff.  ¡Se armó todo un pinche desmadre afuera del venue! Nos dimos cuenta que no era su pasaporte hasta que lo dejaron pasar a huevo como dos horas después.

Ahora, para terminar, va una ráfaga de preguntas rápidas.

¿Banda favorita?

Beastie Boys es el mínimo común denominador en De Nalgas.

¿Disco favorito?

London Calling, de The Clash.

¿Banda de punk favorita?

The Clash, The Ramones, Rebel’d Punk, The Dammed, The Sonics, Molotov, Bad Religion, Green Day y un largo etcétera.

¿Qué le gusta comer a De Nalgas?

Boris es vegano y a veces nos hace de comer en los ensayos; tiene un puesto en el Monumento a la Madre, el Boris Vegan Club. Puxi e Irvio pues puras porquerías, tacos de canasta, tortas, cecina con sal y de esa línea.

¿Mejor concierto?

Foxboro hot tubes cuando tocamos en SXSW, fuimos todos menos boris, el fue a ver a ASAP con un amigo, también estoy seguro que fue su mejor concierto.

¿Botas o tenis?

Irving y yo tenis; Boris y Puxi botas.

¿Gusto culposo?

Pau[lina] Peña.

Se quedan encerrados en un elevador con Enrique Peña Nieto, ¿qué pasaría?

Le pediría su celular prestado para avisarle a mi mamá que voy a llegar tarde (casi nunca tenemos crédito en los nuestros).

De Nalgas se presentará en la edición 17 del Vive Latino, el sábado 23 de abril a las 19:20 horas en la Carpa Doritos.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

une-entrada
Previous post

¿QUIÉN QUIERE SER FRIKI STEAMPUNK POR UN DÍA?

antonio-entrada
Next post

ASÍ VIMOS A ANTONIO SÁNCHEZ MUSICALIZAR BIRDMAN