Por Alejandro Romero / @romero_bar

De la sección: Cosas locas y chingonas de Internet

 

Una noche de insomnio —como es común en las generaciones nacidas a partir de 1980, y aquellas cuyo pasatiempo nocturno es habitar los misterios de la web—, mientras archivaba imágenes de todo tipo descargadas de 4chan, un sitio peculiar y extremadamente controvertido, mi guía cibernético de aspecto humano y yo nos quedamos paralizados al ver una fotografía amorfa, de colores indefinidos, que parecía una plasta de tintas acomodadas de la manera más grotesca posible.

Pero claro, en 4chan lo inadmisible es el pan de cada día, y la imagen no nos tomó por sorpresa.

Los comentarios saturaron el monitor de la laptop; algunos usuarios, como anonadados, comenzaron con las preguntas; otros se unían al debate con imágenes del mismo corte y hacían alusión a que se trataba de las primeras pinturas realizadas por máquinas. Por un momento imaginé que si mi madre o mi abuela estuvieran presentes en ese momento, seguramente el nombre de Jesucristo se hubiera hecho presente. Sin embargo, al ahondar en el tema, descubrimos que la imagen era un ejercicio desarrollado por Deep Dream, un algoritmo liberado a principios de julio por la compañía californiana Google a través de su Google Research Blog.

Deep Dream es un “programa neuronal artificial” que procesa imágenes a partir de una base de parámetros que le fueron colocados como “neuronas artificiales” (de 10 a 30 capas, según los desarrolladores); el programa “reconoce”, “completa” y transforma una imagen o forma basándose en su “memoria”.

Sí: un algoritmo psicodélico y onírico se ha liberado.

El experimento se posicionó y causó revuelo rápidamente. Al calor de un hashtag (#deepdream). En un principio, la mayoría de las fotografías que se utilizaban para realizar pruebas eran de corte pornográfico: un factor muy importante dentro del cosmos de internet, ya que un tercio de éste es ocupado por amplios almanaques de contenido porno, por lo que con sólo una imagen se puede llevar a puntos cúspides la conversación de un simple chat o una nota mundial de noticiero.

No obstante, cabe destacar que las fotografías que ya circulan por la red modificadas con Deep Dream no pertenecen en su totalidad a perfiles eróticos y contenidos explícitos, ya que los usuarios de han decantado por la herramienta logrando imágenes hibridas que figuran como una mezcla de hienas y perros salvajes. Un efecto muy similar a Cerbero o Cancerbero, aquel perro infernal de tres cabezas cuya pertenencia poseía Hades, el dios de los muertos.

Por otro lado, algunos desarrolladores vieron en el algoritmo una posibilidad y lo llevaron al video. Roelof Pieters (“Graphific” en GitHub), desarrolló el proyecto DeepDreamVideo y lo probó en una escena de la película Miedo y asco en las vegas (Fear and Loathing in Las Vegas) de Terry Gilliam, la cual se basa en las aventuras lisérgicas que Hunter S. Thompson escribió en 1971, en su celebrado libro-reportaje-gonzo, cuyo título es el mismo de la película. (Acá puedes checar nuestro Breve y salvaje glosario gonzo).

Sea la Deep Dream una analogía de la realidad virtual y el apocalipsis moderno o no, el nuevo experimento de Google ha puesto una vez más frente a los ojos de todos un avance, quizá insignificante, que extiende sobre la mesa la posibilidad de que el arte no quede exclusivamente en ser útil a las manos del hombre, sino en el poderío eminente de la tecnología inteligente, una realidad que durante las noches asumimos como fantasía.

deep-1 deep-2

deep-4 deep-3 deep-10 deep-9 deep-8 deep-7 deep-6 deep-5

YACONIC

YACONIC

billy-entr
Previous post

LIRIOS ÁCIDOS EN JAZZ: ENTREVISTA A BILLY MARTIN

no-hay-entr
Next post

NO HAY LUGAR PARA ESCONDERSE: SNOWDEN Y EL SISTEMA DE VIGILANCIA GLOBAL