THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER ANTES DE GLASTONBURY

THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER p1

Por Adolfo Reséndiz
Fotos: Ricardo Trejo / Yaconic

Las dos agrupaciones convocaron, en punto de las 10 de la noche en el Foro Insurgentes, a un séquito de groupies para lo que prometía ser una noche memorable y alucinante.

La entrada fue simple. Si tenías boleto en mano te formabas, pasabas por la cadena justo a un lado de un bato parecido a Michael Clarke Duncan (sí, el actor afroamericano de la película The Green Mile, traducida en México como Milagros inesperados). Luego pasabas un mini retén que tenía la tarea de impedirte el acceso con la bacha que dejaste después de fumar en la tarde con tus amigos, para luego pasar a un control más donde te ponían un sello fluorescente en la yugular cual ganado en establo.

Una vez dentro, bastaba subir un par de escaleras para ver el escenario adornado con juegos de luces verdes, azules, amarillas y rojas, además de estrobos palpitantes que incitaban a perder los modales. También se podía ver la pista de baile y los dos corredores a los costados con esos dos grandes aliados: alcohol y baños. Bastante simple.

Los encargados del primer acto de la noche fueron los ganadores del premio Indie-O Music Awards (2014) en la categoría de Mejor Banda Surf, y nuevos integrantes de la familia Sicario Music: Hawaiian Gremlins. Sus ritmos frescos y contagiosos calentaron la pista por aproximadamente 50 minutos ante un público de poco más de 160 personas. La presentación fluyó sin contratiempos. Las notas rasposas de los Hawaiian, aunque difíciles de clasificar y fáciles de disfrutar, recordaban por momentos a Joy División. Suficiente para encender la llama del pebetero que, como en tiempos olímpicos, inaugura los festejos.

El acto siguiente fue el encabezado por el regiomontano Marcelo Tijerina y su Mexican Dubwiser. La banda arribó al escenario con energía y producción de carnaval. Tijerina no se hizo acompañar solo de su habitual computadora con placa californiana, ya que al escenario arribaron personalidades como la Señora Kong (enfundada en un sexy y ajustado outfit deportivo), Ulises Lozano (Kinky) en el acordeón, Myron Glasper, quien es la voz en “Bad Behavior” (nueva rola de Mexican) e incluso —entre un mar de gritos— Randy Ebright de la molocha (Molotov), quien tomó el micrófono, soltó un “pinches intensos” y escupió sus letras mientras se fumaba un pitillo.

THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER1 THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER2

Aquello fue una fiesta aparte. Las féminas y los varones presentes comenzamos a sudar la gota gorda luego de tanto paso de cumbia y saltos frenéticos. El calor humano en ese punto de la noche ya era insoportable.

THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER4 THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER3

Y aún faltaba mucho más. Llegó el momento que todos estaban esperando. En el escenario comenzó a notarse poco a poco la presencia de un globo con forma de faraón y cara de wookiee, anunciando la llegada del acto estelar: Hugo Diaz Barreiro (Calacas), Andre Fernandez (Andre VII) y Alec (La Royale) aparecieron en escena vestidos con túnicas doradas y máscaras peludas en color negro. El high energy se apoderó de la masa. Era tanta la euforia que el escenario empezó a arder (literalmente). Del Discotecno (su primer EP) y algunos covers pegajosos como “Toro”, del Columpio Asesino, pasamos a bailar nuevos temas de la banda una vez que Pascal y Yesco subió a las tarimas para tocar “Living On Video”, remix fresco y ágil de la legendaria banda de los 80, Trans-X.

THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER6THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER5

La banda, sudorosa, no dejaba de saltar y poner los brazos en el aire. En ese momento creí ya haber visto todo hasta que los Wookies comenzaron un cover de “Bailando” (Paradisio): esa misma rola que tiene como coro: “Tú y yo a la fiesta, tú y yo toda la noche”. Misteriosamente, la cosa en ese punto subió de tono. Las mujeres estallaron en un grito colectivo y los hombres buscaban en su cerebro el recuerdo de sus mejores pasos para no desentonar. Ese acto fue especial, The Wookies se fue en hombros.

(Otro detalle que agregó más color a la presentación fue el juego de visuales que se proyectaron. Recordemos que ese viernes la selección mexicana de futbol —no pongo El Tri porque se enoja Alex Lora— ganó su partido debut ante Camerún en el Mundial de Brasil, por lo que el personaje principal de esas proyecciones fue ni más ni menos que Oribe Peralta. Justo un extracto del video cuando festeja el gol, y el ya típico fragmento del “Piojo” Herrera gritando eufóricamente. La atmosfera de fiesta estaba hecha).

THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER8 THE WOOKIES Y MEXICAN DUBWISER7

El cierre corrió por cuenta de los Mekánikos (Ed de la Fuente y Max Jones), dúo bastante explosivo y propositivo que no deja de sorprender en ningún momento. Los Mekánikos saben de este negocio, combinan a la perfección sus compases con los estrobos. La gente no dejó de bailar los ritmos tenebrosos y sofisticados. La fiesta se extendió hasta pasadas las 4 de la mañana, ya que Andre VII volvió a salir a escena para retomar el gran ambiente que Los Mekánikos habían logrado, y bailar con todos esos aferrados.

La noche prometió y cumplió. Fue delirante. La energía se expandió como un virus letal, The Wookies y Mexican Dubwiser, Hawaiian Gremlins y Los Mekánikos gustaron. Me fui complacido y puesto, como la mayoría allí. Y me quedé tranquilo porque sabía que la energía y talento mexicano conquistarían el Glastonbury.

YACONIC

YACONIC

Previous post

NICK ZEDD: ¿ARTE PUNK-TRAVESTI DE GALERÍA?

Next post

PORTFOLIO (14)