Por Staff Yaconic / @Yaconic

La cerveza no conoce la maldad. No es racista, no discrimina. No sabe de fresas o nacos. Feos o guapos. Celebraciones o desgracias. Es bondadosa, refresca en días de calor, apacigua en días de frío. La cerveza nunca deja de ser, nunca lo ha hecho.

La chela ha acompañado a la humanidad en todo su andar. Cualquier pretexto es bueno para beberla y aun si no existiera motivo se vale ingerirla. No por nada es la bebida alcohólica más consumida en el mundo. Por eso y más merece ser festejada.

cerveza modelo especial

Los amantes del espumoso elixir en todo el mundo han elegido el primer viernes de agosto para conmemorarla. La cerveza misma es una excusa para tomar de ella. Además, claro, de reunirnos con los conocidos y los desconocidos, los compatriotas y los extranjeros. Un día de honra dedicado a los hombres y mujeres que la elaboran y sirven en nuestros bares preferidos y tiendas de la esquina.

¡El día oficial para reunir las cervezas de todos los países y todas las culturas! México es uno de los principales consumidores y productores de refrescante líquido. En el mundo antiguo se pensó que la cerveza era un regalo de Dios. En la edad media se consideró bendita. Hoy cualquiera que la toma es bienaventurado porque es y será saciado.

¡Un saludo especial!

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

LA DEPRAVADORA HISTORIA DE UN FETO ENCANTADOR

Next post

SALÓN LOS ÁNGELES O EL DÍA QUE ME LLAMÉ TERESA