dinosaur-p

Por Antonio Frias /@jafrias26
Fotos: Cortesía Plaza Condesa

Hay bandas que se convierten en actos de nostalgia. Que tienen años de no sacar una canción relevante, pero siguen de gira tocando los clásicos con los que alcanzaron la fama en décadas pasadas; hay algunos otros, que si bien ya no gozan de la popularidad de antaño, son poseedores de un sonido particular, único, que hace que sigan siendo relevantes y por demás disfrutables. Tal es el caso de los veteranos Dinosaur Jr., quienes visitaron la ciudad de México el viernes 6 de febrero, como parte del Converse Rubber Tracks Live.

Después de la presentación de los mexicanos Hawaiian Gremlins, J Mascis apareció en escena armado con su guitarra, oculto detrás de esa larga y brillante cabellera, resguardado por su pared de amplificadores. Seis Marshalls le servían de caverna. Detrás de él emanaba un rugido. Así empezó “Forget the Swan”, que a pesar de ciertos problemas de audio, nos dio una probada de lo que nos esperaba con Lou Barlow, J Mascis y Murph en El Plaza Condesa. “No Bones” seguida de “In a Jar” confirmaron la atronadora potencia.

dinosaur-1 dinosaur-2 dinosaur-3

Un espectáculo lleno de distorsión, con harta vibra grungera. Si en los lejanos años 80 J describía su sonido como un country sangra-oídos, podemos afirmar que no han perdido ese toque de crudeza salvaje. No hacen falta muchas palabras de agradecimiento para que la banda engulla al público mexicano; una guitarra vibrante, un bajo macizo y una batería marcial son lo necesario para emular el bramido de una bestia prehistórica. El dinosaurio está en plena forma, “Watch the corners”, de su décimo disco, I Bet on Sky (2013), demostró que no han perdido frescura, que no son un grupo en extinción, que todavía pueden cazar y definitivamente no son ningunos juniors.

Aún en las rolas más rítmicas, como en “Feel the Pain” o “Sludgefeast”, la reverberación cimbraba todo. Cada efecto en la pedalera se sentía en el pecho. El suelo retumbaba, cual coletazo de T-Rex. Noise terroso para armar el slam. Gente volando. La escena de freaks melómanos contenta.

J Mascis es un mago de la Tierra Media, capaz de revivir reptiles prehistóricos. Tímido tras el micrófono, pero hábil con las cuerdas, sus cánticos son murmullos indescifrables; Lou colaboró con algunos gritos hardcore, pero al final, detrás de esa pared de amplificadores y fuzz había melodías pop, tonadas pegajosas ocultas. No por nada el cierre llegó de la mano del clásico de The Cure, el famoso cover a Just Like Heaven”.

Dinosaur Jr. comprueba que el grunge es más que un género musical de los 90, que ellos son padrinos de ese estilo y que se le puede mantener vivo sin convertirse en un acto de nostalgia. Esperemos que Converse mantenga la calidad de este Rubber Tracks Live.

dinosaur-6 dinosaur-4 dinosaur-5

Antonio Frias

Antonio Frias

Clavado de la música y el cine. Interesado en analizar cómo se relacionan todas las obras entre sí, su contexto y los chismes de artistas, y en encontrar el balance entre lo comercial, lo popular y lo denso. Hipnotizado con las pantallas mal viajantes y los sonidos que taladran la conciencia.

Previous post

EL HAMBRE: ÉSTE ES UN LIBRO SOBRE EL ASCO

Next post

EL CARTEL COMPLETO DEL FESTIVAL CEREMONIA