De la columna “Discos Revancha”

Por Manuel “Lagraneme” Carrasco / @graneme_OG

DAPTONE, EL RENACER DEL SOUL

Como hemos comentado en entregas anteriores, el sello Daptone, avecindado en Brooklyn, Nueva York, ha sido artífice para que el soul de corte clásico, inspirado en los sonidos de los sesenta y setenta, haya tomado un segundo aire desde principios de los dosmiles. El catálogo de Daptone y su sonido indiscutible son referencia para el público soul, y para el buscador de sonidos de alturas inconmensurables.

Describir las bandas asociadas con Daptone es como quitar las capas de una cebolla, como analizar las capas del planeta Tierra: en el centro encontramos el núcleo: los Dap-Kings. Los Dap son la banda de la recién fallecida Sharon Jones (1956-2016), unánimemente la cantante de soul más importante de esta generación. Además, los Dap-Kings fueron la banda de Amy Winehouse en sus giras por Norteamérica y la acompañaron en el estudio, en la grabación del indispensable Back in Black.

daptone records

Daptonerecords.com.

Después de los Dap-Kings encontramos, en la siguiente capa, a Antibalas, el grupo de afrobeat de Brooklyn modelado igual al Africa ‘70 de Fela Kuti, y que es una referencia en el afrobeat actual. En esa misma capa están los Budos Band, que se dedican a la proliferación del afrorock grasoso. Podríamos decir que esta es la capa más orientada a lo afro.

En una capa más cerca de la superficie encontramos bandas que también comparten integrantes con el núcleo pero que tienen un sonido más soulful: El Michels Affair y la Menahan Street Band. Los dos representan la realización del proyecto Daptone. Digo lo anterior porque en estos grupos es donde encontramos soul instrumental con el sello, ya para estas alturas característico, de la disquera de Brooklyn: secciones de vientos potentes, bases rítmicas de soul clásico y una guitarra afro funky. Es lo que yo llamaría el inconfundible sonido Daptone.

Es una fórmula que han perfeccionado las bandas en las que se encuentran involucrados integrantes del sello. Recapitulando y a manera de conclusión: un sonido que tiene una alta dosis de soul clásico, funk sofisticado, guitarras afro y una sólida sección de vientos.

THE OLYMPIANS

Basándonos en esa fórmula y pensando que Daptone lleva activo más de quince años, algunos de nosotros podríamos pensar que dicha configuración podría estar a estas alturas muy gastada. Pero, precisamente en octubre del año pasado, Daptone develó su última creación, su obra más importante: The Olympians.

Los Olympians fueron fundados por Toby Pazner, uno de los integrantes nucleares de la familia Daptone. Toby es uno de los músicos más sobresalientes en el soul actual. Ha participado en discos de la cosmogonía Daptone, y en producciones fuera de ese Sistema Solar. Pazner es un veterano cuyo nombre figurará como uno de los más importantes cuando nos acordemos del renacer del soul clásico desde el dos mil. Pazner es uno de los enterados de la fórmula secreta. Él ayudó a definirla.

Los Olympians o los Olímpicos son los dioses que habitan el Olimpo y que en este caso son el equipo Todo-Estrella de Daptone. Claro, para completar la obra maestra de Daptone, Pazner seleccionó a los mejores músicos de la Budos Band, El Michels Affair, Dap-Kings y todas las bandas del sello para meterlos en un estudio.

the olympians

Toby Pazner.

El resultado es un viaje interplanetario dentro de nuestro Sistema Solar. En una aeronave en la que se escucha exclusivamente soul. Me imagino esa nave como el Mothership de la cosmogonía de George Clinton, pero adaptado para escuchar soul hecho en Brooklyn. La Mothership del soul nos lleva de planeta en planeta, aterrizando en un par de estrellas.

El soul de los Olympians tiene similitudes con el de la Menahan Street Band y no es extraño, pues comparten la sección de vientos. La Menahan Street Band era, hasta antes de este disco, la creación más imponente de Daptone. Incluso Jay-Z sampleó uno de sus temas más conocidos.

Algo que es indispensable para el éxito del sonido de la Menahan Street Band y de los Olympians es esa estética de película que tienen sus composiciones y que en este útimo disco editado por Daptone queda de manifiesto de principio a fin.

No hay duda que el viaje interplanetario necesita un soundtrack y las atmósferas panorámicas del soul instrumental de los Olympians son un acompañamiento perfecto para irse asomando por la ventana de la nave y ver los anillos de Saturno, la constelación de Apolo y el lejano planeta o estrella, o no sé qué sea ésta quincena, Plutón.


Si quieren tener su copia en vinilo de los Olympians solo tienen que venir a Revancha que está ubicada en Colima 110, en la Colonia Roma. También tenemos nuestro catálogo en línea que cuenta con el disco de los Olympians y otros títulos de Daptone. Checa los detalles en nuestro Facebook e Instagram.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

YO CONOCÍ A PEDRO INFANTE

Next post

MILES DE PÁJAROS AZULES GRITANDO: LA HISTORIA DE TELEVISION