Por Miguel J. Crespo
Fotos: Galería Punctum

Decía Roland Barthes que el punctum de una fotografía es “ese azar que en ella despunta; algo que lastima, que punza. Una casualidad, una pequeña mancha, un pinchazo, un pequeño corte”. Para el semiólogo y filósofo francés una foto es un pasado capturado sobre el papel; un recuerdo que está unido en una paradoja entre el amor y la muerte.

DISCULPE LAS MOLESTIAS: SEXUALIDAD, INTIMIDAD Y MEMORIA EN LA GALERÍA PUNCTUM

Con esa máxima filosófica nació PuNcTuM, un espacio independiente en el Centro Histórico de la ciudad de México (Allende número 2) que alberga exposiciones fotográficas y talleres; es dirigido por la fotógrafa Mabe Guzmán y el curador y crítico de arte Juan Antonio Molina, quienes buscan en el campo de la fotografía “la intersección entre la curaduría, la pedagogía y la crítica”.

Desde noviembre del año pasado PuNcTuM abrió sus puertas con la exposición Algo que punza, en la que participaron tres fotógrafos latinoamericanos: Gerardo Suter, Marta María Pérez y Juan Carlos Alom con la curaduría de Molina, quien considera este proyecto como un espacio autónomo que le permite asumir sus propios riesgos fuera de las presiones institucionales.

DISCULPE LAS MOLESTIAS: SEXUALIDAD, INTIMIDAD Y MEMORIA EN LA GALERÍA PUNCTUM

PuNcTuM converge con Página en Blando espacio virtual —dirigido también por Juan Antonio— dedicado al estudio y la promoción de la fotografía. Mediante talleres, seminarios y cursos teórico-prácticos busca apoyar proyectos emergentes. “Queremos que PuNcTuM sea un espacio de reunión, de relaciones físicas, de contactos,  de intercambios, donde la gente se mire a los ojos, donde la obra de arte tenga una presencia real y una cercanía con el cuerpo de las personas”, coinciden Mabe y Juan Antonio.

SEXUALIDAD, INTIMIDAD Y MEMORIA A TRAVÉS DE LA MIRADA FEMENINA

Tal vez el cuerpo sea el límite de nuestra alma o tal vez sea sólo una efímera representación física no explorada; pero es memoria, grito, recuerdo, suspiro y vacío. El cuerpo es también Disculpe las Molestias, exposición fotográfica inaugurada el pasado 24 de enero en PuNcTuM. A través de la mirada de 13 fotógrafas latinoamericanas —todas alumnas de Página en Blando— y la curaduría de Juan Antonio, la muestra busca revindicar la contemplación del cuerpo femenino desde la belleza, la seducción y el erotismo.

DISCULPE LAS MOLESTIAS: SEXUALIDAD, INTIMIDAD Y MEMORIA EN LA GALERÍA PUNCTUM

La exposición navega entre la abstracción, la sutileza, la intimidad y el autorretrato, bajando por la variedad en las formas de ver y sentir el cuerpo de sus mismas autoras: Violeta Niebla, Katiuska Saavedra, Mariana Do Vale, Pilar Pedraza, Mabe Guzmán, Gaby Lobato, Yolanda Leal, Natascha Bjerg, Parmelia Matos, Ariadna Rojas, Liza Ambrossio, Mayte Tojim y Sussy Vargas.

A decir de Juan Antonio “las autoras experimentan con diversos medios, experimentan con las convenciones del lenguaje fotográfico y se concentran más en lo que quieren relatar, otras son más expresivas en la búsqueda de una provocación a la mirada”. Es por ello que algunas de las autoras cuentan su propia experiencia:

DISCULPE LAS MOLESTIAS: SEXUALIDAD, INTIMIDAD Y MEMORIA EN LA GALERÍA PUNCTUM

INSCRIPCIONES DE LA AUSENCIA

Para Gaby Lobato, egresada de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM, la fotografía ha sido el mejor vehículo para viajar hasta el centro de sus recuerdos. Los cuales ha transportado a una realidad tangible, pero a la vez abstracta. Su obra provoca en el espectador diferentes interpretaciones, seduce su mirada al intentar descifrar las memorias que ella representa en imágenes creadas a través de cabellos de seres cercanos y fluidos plasmados en marcas hechas por su propio cuerpo sobre un lienzo. Lobato ve en la fotografía “Una manera de representar las huellas que han dejado personas y momentos a lo largo de mi vida, es lo que me ayuda a entender, asimilar, sanar y seguir”.

DISCULPE LAS MOLESTIAS: SEXUALIDAD, INTIMIDAD Y MEMORIA EN LA GALERÍA PUNCTUM

ALGO SOBRE LA SUTILEZA

Al interpretar el cuerpo como lo hace la fotógrafa Peruana Pilar Pedraza, hay que mirar los recónditos precipicios que en él se forman. La mirada sutil de Pilar transforma la composición de las piernas, brazos o caderas en un paisaje geográfico en el que se vislumbran montañas, cuevas y llanuras humanas envueltas en un vaporoso blanco delineado por sombras y bordes oscuros.

La  personalidad de Pilar se enlaza con su obra, pues no tiene problema en sonreír con sutileza al momento que platica que exponer el cuerpo de diferentes maneras, también es una forma placentera de contemplar la belleza y el erotismo en lo que somos.

FOTO PILAR PEDRAZA

NO TE LO DIGO

“La mayoría de la gente no pone atención a su propio cuerpo”, sentencia Mabe Guzmán cuando habla de su obra, en la que pretende a través de un tríptico fotográfico representar la angustia que le provocaba el instante en el que se dio cuenta de la inminente caída de su cabello.

Para Guzmán esta fue una forma de retener lo que se iba de su cuerpo. Una manera de encapsular el momento en el que una parte de ella se alejaba. “Cuando me di cuenta de la perdida de mi cabello, tomé la cámara y corrí a hacer la fotos”. A manera de tres autorretratos la fotógrafa narra ese atragantamiento que causa ver lo efímero que realmente somos.

***

Disculpe las Molestias invita al espectador a confrontar su propia mirada; revela ante él la representación del cuerpo femenino hecha por la propia mujer. En medio de la mirada íntima y única de cada una de las 13 fotógrafas.

KATIUSKA SAAVEDRA YOLANDA LEAL

La exposición permanecerá abierta al público hasta el 14 de marzo. Aún tienes tiempo para visitarla en PuNcTum. Allende 2, primer piso, esquina con Tacuba. Col. Centro. A dos cuadras de la estación Allende del Metro.

 

Miguel J. Crespo

Miguel J. Crespo

Estudiante de periodismo en la Carlos Septién García. Mi pasión es caminar sin dirección alguna. Se me facilita perderme por lugares que ya conozco. Hago fotografía porque creo que la literatura es su fiel compañera. Me deleita la poesía de Novalis y la prosa de Fernando Benítez. Pambolero de barrio. Siempre he creído que no estoy viviendo, porque la vida es efímera.

Previous post

FOTO BUZÓN: UN MOVIMIENTO DE FOTOGRAFÍA PÚBLICA

Next post

PULP. UNA PELÍCULA SOBRE LA VIDA LA MUERTE Y LOS SUPERMERCADOS