Imagínate esto. Es el cambio de siglo. Drake tiene 12 años y no será echado en Degrassi por otros dos años. Las súper estrellas del hip-hop modernas, Quavo, Offset y Takeoff tienen siete, seis y cuatro años, respectivamente. A Spotify todavía le falta una década para que fructifique, a Napster le faltan apenas un año para que explote todo y, lo creas o no, la mayoría de las personas todavía usan CD como su método preferido para reproducir música.

Es 1998, entre otras cosas, es el año en que los Beastie Boys lanzaron una mezcla heterogénea de un quinto álbum, Hello Nasty, que, sorprendente mente, salió hace 20 años hasta el día de hoy (¿te sientes viejo?). Y aunque parece imposible imaginar un mundo en el que los incondicionales modernos del hip-hop como Drake y Migos no dominen las listas de reproducción con sus proyectos insoportablemente largos, fueron los Beastie Boys quienes fueron los curadores originales de la lista de reproducción / álbum / mixtape híbridos que se han convertido en el modus operandi estándar cuando se trata de lanzamientos de hip-hop.

Hello Nasty dura 67 minutos. Es bien pinche largo. Además de eso, tiene momentos un poco de “slog”. No es un mal slog, o incluso un slog aburrido. De hecho, esa calma dentro del álbum es lo que hace que su sonido sea tan agradable, pero no deja de ser un disco complicado de escuchar. 

Es un álbum que si se toca en compañía de oyentes menos obsesionados musicalmente, probablemente les dará hueva después de algunas pistas. Porque seamos honestos: ¿cuántos de nosotros estamos masticando un poco para investigar y dar contexto a las docenas y docenas de muestras de cada disco? Sin embargo, la atención de los Beastie Boys al detalle es exactamente lo que hace que Hello Nasty y todos los álbumes de Beastie Boys sean tan divertidos.

Las tres primeras canciones de Hello Nasty se mueven sin problemas entre “Sucker MCs” de Run-DMC y “At the Harlem World” de Kool Mo Dee, hasta “Christmas Rappin” de Kurtis Blow y finalmente “The Basement” de Pete Rock. solo en los primeros nueve minutos. A partir de ahí, la banda lleva a sus oyentes a un viaje frenético, entrando y saliendo de baladas cargadas de samples y canciones originales.

También hay instancias que dejan incluso a los más devotos nerds del registro rascándose la cabeza. Los metales inyectados en Body Movin por Amral’s Trinidad Cavaliers Trinidad en Oye Como Va. El uso de la balada de 1910 de Igor Stravinsky como Danse Infernale De Tous Les Sujets De Kachtcheï en el gancho de Electrify. ¿Qué hay de la estética funk de Dr. Lee, PHD prestado por Lee “Scratch” Perry mismo, de su seminal original Dub Revolution o la inclusión sutil de drum & bass en Flowin ‘Prose.

A menudo, las muestras del álbum se entrelazan entre sí. Hello Nasty repite la emotiva voz de The Stovall Sisters con las líneas de bajo de The Jazz Crusaders con una precisión milimétrica. La lista de rarezas y reliquias del álbum sigue y sigue, y lo que Hello Nasty puede carecer de vigor descarado, lo compensa con creces por la estricta atención al detalle de Beastie.

Algo similar a cómo artistas como Drake, Migos y Rae Sremmurd han utilizado referencias cruzadas de la cultura pop y muestras que se ajustan al guante para popularizar sus gigantescos proyectos, Beastie Boys tenía una habilidad indiscutible para amalgamar una patena de muestras y servirla como un curso de 101 en la historia de la música.

Pero hay un factor X dentro del álbum. Porque cualquier tema, incluso la historia de la música, tiene el potencial de ser increíblemente aburrido o, por el contrario, salvajemente imaginativo dado el profesor correcto. En este caso, el profesor Mix Master Mike.

Hello Nasty es el primer proyecto de los Beasties creado con la ayuda del “reconocido campeón de DMC”, el buen Mix Master Mike. El single final del álbum antes de su lanzamiento – “Three MC’s and one DJ” – fue la incursión del mundo en el mundo ecléctico del Mix Master y, más importante aún, la nueva dinámica de cuatro hombres que llegaría a definir el álbum.

“Hey yo, Adam, what’s up? This is Mix Master Mike. I’m calling from Sacramento”, donde se reproduce una grabación de correo de voz en el interludio. “Um, ah, I’ve been wanting to hook up with you, um, maybe on some tracks. I’ve got some sick shit right here, if you could”, continúa por teléfono. “I hooked my turntables up through a wah-wah pedal. It’s called the tweak scratch.”

Sin Mix Master Mike, Hello Nasty sería un proyecto lleno de algunos de los mejores tesoros descubiertos que un álbum doble de 22 pistas podría ofrecer, pero sería un proyecto carente de coherencia, carente de centralidad, carente de agallas y fervor. Es el turntablismo característico del Mix Master lo que da lugar a la tonalidad descentrada de los Beastie Boys y a las barras precarias.

Ya sea que se trate de pequeños rasguños, wah-wah-pedals, o simplemente llevar su perspectiva de disco jockey frontal a la idea creativa detrás del álbum, Mix Master Mike fue la única fuerza que podría convertir una de las historias más profundas del hip-hop en lecciones en la fiesta de baile más cautivadora de la que uno podría formar parte desde la comodidad de los auriculares.

Los mismos Beastie Boys proclamaron que “nadie puede hacer lo que Mix Master”, y no están equivocados. Hello Nasty es la mejor lista de reproducción para fiestas, y en lugar de simplemente hacer clic aleatoriamente, subieron la apuesta con uno de los DJs más asombrosos en la historia del “turntablism”.

Entonces, aunque Beastie Boys tiene poco en común, estilísticamente hablando con contrapartes contemporáneas como Drake, Migos y Rae Sremmurd, todos siguen un plan similar en lo que respecta a sus lanzamientos. Todos han sido eclipsados ​​por singles más grandes que la vida (en el caso de los Beasties, “Intergalactic”, “Sabotage” o “Fight for your Right”. Y todos lanzaron discos más largos que los necesarios que eran más parecidos a las cintas de mezclas gigantes que a los “álbumes” originales.

Sin embargo, cuando el énfasis en el hip-hop contemporáneo se centra en encuadrar singles enormes y llenos de éxitos, Beastie Boys no pudo ser más polar. El objetivo de un álbum como Hello Nasty, con sus muestras densamente estratificadas, era actuar como un moderno proveedor de la historia de la música, que se pasa por alto. Los Beastie Boys eran originales, estableciendo tendencias de lanzamiento mucho antes de su tiempo, y solo podemos esperar que los artistas que llevan su antorcha pasen casi tanto tiempo hurgando en el rico pasado de la música.


Con información de Consequence of Sound


TE PUEDE INTERESAR

LOS TRAPEROS SON LOS JUNIORS DEL HIP HOP

KOOL KEITH, EL ELVIS NEGRO

LAS PELÍCULAS CON LOS MEJORES ‘SOUNDTRACKS’ DE HIP HOP

¡¡PAREN LAS MÁQUINAS!! EL JAZZ MILLENNIAL EXISTE

SOULS OF MISCHIEF: 93 ALL INFINITO O EL REVERSO DEL GANGSTA RAP

DELTRON 3030, EL HIP HOP DEL FUTURO DISTÓPICO

YACONIC

YACONIC

Previous post

10 INCREÍBLES FOTOS DE STANLEY KUBRICK QUE TOMÓ CUANDO TENÍA 17 AÑOS

Next post

MIRA EL TRAILER DE CASTLE ROCK LA SERIE BASADA EN LAS OBRAS DE STEPHEN KING