Nuestra historia sobre la faz de la Tierra podría ser resumida en la simpleza de un parpadeo dentro del vasto universo. Esta idea central ha sido revisada y aprobada por generaciones de científicos, no es una afirmación sin fundamentos ni disparatada, por lo tanto: ¿a nuestro planeta cuánto tiempo le queda de vida? Como sabemos, la sobrepoblación está terminando con todo a su paso. Y esta es justamente la esencia de la cinta Downsizing, la cual presenta una posible solución para resarcir este mal: reducir a tan sólo 12 cm a todo individuo que así lo desee, esto bajaría radicalmente cualquier consumo y desecho, sanaría la Tierra.

El libreto escrito por los ganadores del premio de la Academia de Hollywood, Alexander Payne y Jim Taylor, propone una idea atractiva dentro de la ciencia ficción y el drama, vinculada a la compleja realidad en la que vivimos: el deterioro del planeta podría llegar a un nivel irreversible y esto sería la inminente desaparición de la raza humana. A pesar de tener mensajes de esta índole, el arco histórico lo aborda a través de personajes cotidianos y simpáticos, sin caer en temas apocalípticos ni nada similar.

La dirección de Payne presenta atractivamente a sus protagonistas y al mundo alterno en el que podrían vivir. Una vez entendido esto, la cinta pierde fuerza y cae en momentos mal desarrollados, existen hechos intrascendentes y pareciera la historia no llevará a ninguna parte. Esto termina hasta la aparición del personaje Ngoc Lan Tran (Hong Chau), quien rescata por completo la narrativa de su director; se aprecia el trabajo entre la actriz tailandesa y Alexander Payne, quienes pulieron minuciosamente a dicho personaje y así brindar un chispazo capaz de reavivar la producción entera.

Y es justamente el trabajo actoral de Matt Damon, Christoph Waltz y Hong Chau en donde recae cierto peso de la película, a pesar de no haber sido exigidos artísticamente debido al libreto, ésta triada de intérpretes logran conectar con el público; por un lado está la naturalidad de Damon, quien pareciera no actuar, pero lleva a su personaje al punto requerido: un estadounidense promedio y nada más, la energía empleada por Waltz es realmente contagiosa, cada una de sus apariciones en la pantalla grande te harán pensar “ese tipo realmente sabe cómo pasar un buen rato”, y finalmente el papel antes mencionado de Hong Chau, la dura, pero divertida personalidad con la que dota a su personaje es la responsable de arrancar varias carcajadas al espectador, sin duda una gran actuación.

Conforme avanza la historia aumentan los mensajes para una reflexión profunda, tales como: desaparecer la división entre los seres humanos, porque al final no importa el credo, la raza, nacionalidad o clase social. Además podremos encontrar una fuerte carga sobre el amor existente detrás de las pequeñas acciones, aquellas que ayuden al prójimo y hacer a un lado el pensamiento ególatra contagiado hoy día al mundo entero. Finalmente ser consciente del verdadero valor de la vida misma, basta con verlo de ese modo, desechar las preocupaciones y aprender a disfrutar de todo nuestro alrededor, así de sencillo.

Downsizing tiene la valía de transmitir un mensaje positivo a través de actores capaces de crear una conexión con su espectador. La inestable dirección de Payne frena a la película en distintos momentos en los cuales no avanza ni retrocede, sólo pasa. Esta carga no debe ser exclusiva del director, el libreto también escrito por Jim Taylor debe tener parte de la culpa, en un inicio plantea una historia atractiva, pero su falta de argumentos capaces de mantener la esencia del inicio no terminan por abrazar al metraje entero, a mitad de la producción te encontrarás buscando explicaciones a distintos momentos por su falta de continuidad y lógica.

A pesar de no ser una historia sorprendente, no saldrás con un mal sabor de boca, los pocos aciertos de la cinta son capaces de brindar una buena experiencia y terminarán por hacerte pensar si de verdad te interesa cuidar al planeta y cómo es que vives cada uno de tus días.

Te puede interesar:

THE SHAPE OF WATER: PORQUE JAMÁS IMPORTÓ EL COLOR Y LA FORMA

BLADE RUNNER 2049: SOMOS REPLICANTES

TARANTINO JUST LEFT TIJUANA

Uriel Linares García

Uriel Linares García

Periodista y fotógrafo en la fuente de cine de @ControlTotalMex y crítico cinematográfico en @Yaconic.

Previous post

CÓMO HACERLE UN HOMENAJE A LEONORA CARRINGTON

Next post

DARKEST HOUR: LA JOYA NEGRA ENTRE WINSTON CHURCHILL Y ADOLF HITLER