PRODUCTORA RODANTE DE PERIODISMO NARRATIVO

Dromómanos surgió de una idea muy simple: soy periodista y no me gusta mi trabajo; no quiero esperar a ser corresponsal de un medio para viajar; quiero ir más allá de la nota diaria y apostarle por el periodismo de investigación, narrativo. ¿Cómo? Tomo un auto con otros dos compañeros del gremio y me voy a recorrer el continente para contar lo que pasa; lo que la gente hace. Entonces descubro que, por desgracia, algo que une a estos países es el narcotráfico. Lo investigo, descubro a sus personajes más pequeños; sus variopintas historias. Y lo comparto.

entrada-Colombia

Por Eduardo H.G. y  Pedro Zamacona

Dromómanos. Proyectos periodísticos está integrado por la mexicana Alejandra Sánchez Inzunza y los españoles Pablo Ferri Tórtola y José Luis Pardo, tres chicos cansados del periodismo que cuenta lo que la gente dice en vez de lo que la gente hace. En diciembre de 2011, convencidos de que para descubrir buenas historias es necesario moverse, convirtieron un auto —un Volkswagen Pointer modelo 2003— en su sala de redacción móvil para viajar de Tijuana a Ushuaia y reportear para medios afines de ambos lados del Atlántico.

Su primera serie de reportajes narrativos sobre el narcotráfico ha tenido bastante eco y los llevó a obtener este año el Premio Ortega y Gasset de Periodismo. Platicamos con Alejandra y José Luis, después de su participación en el foro de industrias creativas, Bonus Creative Week, en la ciudad de México, para saber más de su productora rodante. Y esto fue lo que nos contaron:

1-Peru 2-Peru 3-Venezuela

¿Qué los llevo a formar Dromómanos, cómo nace el proyecto?

Alejandra (A): Los tres nos conocimos en el Master de Periodismo del diario El País, en Madrid, en 2009. Después cada quien siguió con su trabajo en periódico, Internet y televisión; sin embargo, a ninguno nos gustaba. Fue cuando José Luis y yo pensamos en viajar por América Latina y dijimos “vámonos a México y después recorremos todo hacía abajo”. Pablo se nos unió y esa fue la idea original: viajar y escribir. En el camino colaboramos con varios medios y decidimos que venía bien hacer una serie; trabajar por temática, no sólo hacer reportajes aislados, sino buscar algo que le diera una plusvalía al viaje. Y vimos que, por desgracia, el narcotráfico es un fenómeno que nos une. Ese es el tema de nuestra primera serie continental, no obstante, nuestro objetivo como agencia productora es hacer otro tipo de series en otras latitudes.

¿Cuántos lugares han recorrido hasta ahora y qué tipo de historias se han encontrado en ellos?

José Luis (JL): Hemos recorrido 18 países, 55 mil kilómetros en un lapso de dos años.

A: Es emblemático ver cómo afecta el narcotráfico a cada país y descubrir que más allá de grandes capos hay muchísima gente normal, como tú, como yo, como la señora que limpia, como el que va en el microbús, como alguien que te encuentras en el cine, que está involucrada. En ese sentido han quedado plasmadas muchas historias.

JL: Y una que contamos hace unos minutos, y que contamos bastante porque creemos que es de gente muy normal, es lo que pasa en la costa caribe nicaragüense, en Sandy Bay, comunidad de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) de Nicaragua. Allí, en varias islitas, vive un grupo de indígenas misquitos pobres que se dedican básicamente a la pesca de langosta en muy malas condiciones: se sumergen muchas veces al día y esto tiene como consecuencia que haya muchos paralíticos, o bien que los pescadores se topen con la muerte.

Da la casualidad de que esta costa es una de las rutas del narcotráfico. Por ahí van costeando lanchas motoras conducidas por los narcos [colombianos y hondureños principalmente]. Y cuando las patrullas los persiguen éstos tiran los kilos de cocaína al mar; ocasión para que los misquitos de Sandy Bay salgan en sus barquitas a buscarla, porque saben que si consiguen agarrarla y guardarla en su casa, unos días después los narcos van a ir y se las van a recomprar. Si eso ocurre se pueden construir una casita, comprar una lancha nueva… vivir dignamente. Porque es una zona sin ningún tipo de recursos y además la comida que llega es muy cara.

4-guatemala 5-Guatemala 6-belice

¿Y no llegan los narcos y les quitan la cocaína por la fuerza?

JL: No. No se la quitan porque ellos quieren tener la ruta tranquila; porque también pueden llegar y necesitar gasolina o comida. Eso pasa en toda la costa, los pueblos son surtidores. A los narcos les conviene mucho más comprarte de nuevo la mercancía y que todo quede tranquilo. Es una inversión, digamos, algo como “yo quiero esté dinero pero voy a tener mi ruta tranquila, voy a tener conexiones amigables y me van ayudar en mi trayecto”. Esa es la lógica que siguen.

Si bien se vive un contexto de violencia muy fuerte en la región, existen algunos medios especializados en la cobertura del narco. En ese contexto, ¿cómo hacen para que el tema sea tratado de manera inteligente?

A: Justo lo que intentamos hacer es una radiografía continental sobre el narco. Eso ya es diferente a lo que se ha hecho sobre el tema. Normalmente en México se publican noticias sobre el mismo país; sobre capos; sobre matanzas. Y está muy bien, hay periodistas que están haciendo grandes y muy valientes investigaciones. Nuestro caso es distinto. Lo que estamos haciendo es observar la relación que hay entre cada país. Eso es la plusvalía de nuestra investigación. Además buscamos historias personales de la gente involucrada, más allá de sólo informes. Apostamos por el periodismo de investigación y narrativo; y queremos que las historias estén muy bien escritas para que gusten a los lectores.

JL: Y lo que intentamos siempre es eso: contar historias de gente común que está envuelta de una u otra manera en el narcotráfico, para que un gringo, un español, un mexicano, alguien que esté muy lejano geográficamente, se acerque empáticamente. Ponerte en el lugar, por ejemplo, de estos indios misquitos y preguntarte ¿yo qué haría?; ver que el narco sí afecta a todo. Las historias que contamos intentan encontrar lo que tenemos en común y provocarnos moralmente, éticamente… Nosotros no juzgamos a nadie; no pensamos que los misquitos sean malos porque agarren un kilo de cocaína o que el cultivador de Perú sea malo porque cultiva coca y no café. Nosotros contamos la historia y que la gente que la lea intente ponerse en ese lugar y vea que tiene algo en común con esa gente.

¿Por qué apostar por un periodismo independiente y alternativo?

A: Pues… no nos apasionaba la nota diaria, que es necesaria por supuesto, pero no era lo que queríamos. Nos interesa involucrarnos en un tema y poder tardarnos dos meses en la investigación; que implique movimiento. Tal vez en un trabajo tradicional eso es más difícil. Muchos periodistas  tienen que esperar a ser corresponsales para viajar, y nosotros no queríamos esperar, sino viajar y contar lo que pasaba a nuestro alrededor. Y la forma de hacerlo es contar con nuestro proyecto, asociarnos con medios que nos gustan o que respetamos por su trabajo. No es que el periodismo tradicional no funcione, simplemente nosotros quisimos hacer algo más, por una cuestión personal y porque creemos que es necesario. Como lectora quiero leer un tipo de historias como en las que estoy trabajando ahora.

7-Bolivia 8-Me_xico 9-El-Salvador

Despenalizar la mariguana, ¿cómo observan esta temática?

No tenemos la solución. No es que seamos políticos… Nuestra opinión es que el modelo de guerra contra las drogas no ha valido para mucho. Es desgastado, no funciona. Y tampoco es que queramos ser líderes de opinión al respecto, pero algo que hemos visto en cada país es que se sigue consumiendo lo mismo, sigue habiendo violencia, y eso te da píe a entender que no funciona esa política. Estamos a favor de explorar nuevas rutas, nuevos caminos. En México tenemos muchos amigos que están trabajando al respecto. Es una propuesta valida que puede funcionar, no obstante, el caso del país es complicado desde la Constitución, por ejemplo. En Uruguay nos tocó el momento de transición y está empezando a funcionar la legalización; pero ese país tiene una realidad muy distinta. Para cambiar una política se tiene que tomar en cuenta la realidad de cada país, y la de México es muy compleja. Esto hay que tomarlo en cuenta cuando se habla de legalización.

¿Algo más que quieran agregar?

Estamos trabajando en el libro de la serie de narcotráfico con Tusquets Editores. Se publicará a principios de 2015. Estamos completando reportes con Estados Unidos, México y el Caribe; por eso Pablo, el tercer integrante del proyecto, no está aquí, sino en República Dominicana.

¿Se llevó el Volkswagen?

No (risas): el auto acabó en un deshuesadero en el sur de Chile por 700 dólares.

11-dromomanos 10-droomanos

Para seguir de cerca el trabajo de los Dromómanos puedes checar su sitio oficial.
dromomanos.com

YACONIC

YACONIC

Previous post

FESTINES NOCIVOS…

Next post

YUREX OMAZKIN