55 MUESTRA INTERNACIONAL DE CINE DE LA CINETECA NACIONAL

 

Por: Gabriela Cervantes /@gabbocebri

Un buen ejemplo de que un gran guión mal dirigido da como resultado una mala película. En un coloquio sobre Lujuria, Cine y Filosofía Armando Casas (director del CUEC) dijo que tanto Francis Ford Coppola como Ridley Scott son capaces de hacer obras maestras y cine basura, y no es difícil darse cuenta de ello: FFC, El Padrino (incluso la tercera, aunque no es tan buena)/ Jack; RS, Blade Runner/Cruzada (sí, ésa donde Orlando Bloom actúa de todo, desde herrero hasta piedra).

abogado del crimen m1

Quizá quien ha hecho más cine basura sea Scott, y en definitiva esta última película entra en la descripción. El abogado del crimen (The Counselor) narra la historia de El Abogado (su nombre no aparece en la película y es interpretado por Michael Fassbender, Shame), quien al principio es abogado de oficio y le asignan el caso de una mujer (Rosie Pérez, Perdita Durango) y a partir de ahí se dedica a representar y aconsejar a criminales de los cárteles de droga en Estados Unidos, en la frontera con México. Él está a punto de casarse con Laura (Penélope Cruz, Jamón Jamón) y también abrirá un bar con uno de sus representados con quien traba buena amistad, Reiner (Javier Bardem, Sin lugar para los débiles), quien está enamorado de Melkina (Cameron Díaz, Los ángeles de Charlie) una hermosa y codiciosa mujer de Barbados. Detrás del contrabando de drogas se teje toda una red de compra-venta de diamantes, lo que se destapa y es cuando todo se viene abajo. Hay muertes por todos lados, de inocentes y de culpables, no hay justicia ni se busca. Es la realidad actual en la que los cadáveres caen en tiraderos de basura y nadie se da cuenta.

Hasta el momento se ve que la película es buena, el guionista, Cormac McCarthy, tiene como antecesora Sin lugar para los débiles, gran película. En El abogado del crimen la historia recuerda a la novela negra latinoamericana de José Saer (La pesquisa), Paco Ignacio Taibo II (La bicicleta de Leonardo), Rubem Fonseca (Grandes emociones y pensamientos imperfectos) y hasta Roberto Bolaño (2666), estas historias en que el crimen no pierde, el bien no gana, no se resuelve el crimen porque no hay un crimen claro a resolver, son muchos y muy variados, la justicia es un mero tapete decorativo. Ésta es la historia de McCarthy. Hasta aquí todo bien, pero llegó Ridley Scott a dirigirla y se acabó todo.

abogado del crimen m2

En primer lugar la grabación digital parece estar costándoles trabajo a los directores actuales y Scott no es la excepción, los acercamientos son malísimos, las tomas se mueven demasiado y llega a marear, hay escenas muy largas que hacen a la película lentísima, los primeros 40 minutos de nada son eternos y así será hasta el final, las actuaciones son pésimas a pesar del buen reparto que tiene (olvidé a Brad Pitt e incluso aparece Rubén Blades, quizá si hubiera cantado la cosa cambia). Al final parece que la película fue un fiasco, pero pensándolo detenidamente la historia es excelente, pero está muy mal contada.

YACONIC

YACONIC

Previous post

LOS PERVERSOS

Next post

3118520_23_566F0rm