Por Berenize Rosales / @BerenizeconZeta

La notable influencia del Cubismo en la música de principios del siglo XX permaneció por un largo periodo hasta llegar a John Cage; complementándose con los largos silencios que se producían en mayor medida en las salas de música europeas propiciados por el Dadaísmo. Nadie puede dejar de mirar con entusiasmo el salto revolucionario que imprimirían las Vanguardias Artísticas en el mundo del arte.

 

Botero

Botero

Músicos como Ígor Stravinsky o Arnold Schönberg buscan una ruptura con las melodías tradicionales, trastocando lo convencional para participar en el revuelo suscitado por otras disciplinas. Se comienza a manifestar un paralelismo que da lugar a un juego de espejos. La música con la pintura, la pintura con el teatro, el teatro con la danza y un sinfín de combinaciones.

Proveniente del Museo de Arte de San Diego, la exposición El arte de la música recopila obras de Rufino Tamayo, Salvador Dalí, Fernando Botero, Benito Rebolledo, Diego Rivera, José Clemente Orozco, entre otros, que alude a la frase que Friedrich Nietzsche escribió en Crepúsculo de los ídolos (1889): “sin música la vida sería un error”, trillada expresión que evoca la inevitable relación que existe entre la vida cotidiana y la música.

tamayo

Tamayo

dali

Dalí

La exhibición que reúne más de 110 obras se enfoca en tres temas: “El músico como motivo”, analiza la razón y el carácter simbólico de esta figura; “La intersección social del arte y la música”, considera la función social de la música, sus rituales públicos y privados y “Las conexiones formales del arte y la música”, explora las representaciones de los sonidos, las emociones y las escenas de la música.

Del 10 de marzo al 5 de julio podrás visitar el Palacio de Bellas Artes para conocer cómo a lo largo de la historia los artistas visuales han sido inspirados por la música.

orozco

Orozco

Rebolledo

Rebolledo

Editor Yaconic

Editor Yaconic

entrada-
Previous post

LA FOTOGRAFÍA MÁS CRUDA DE LA MOVIDA MADRILEÑA

hunter entr
Next post

TOM HUNTER: EL FOTÓGRAFO QUE DIGNIFICA