cazador nota1 

Por Stephanie Hernández
Fotos Colección Jumex

Fuera de la Ciudad de México, a veinte minutos de la estación del metro Indios Verdes, entre fábricas, locales y bodegas se halla escondida en un gran edificio gris y cuadrado la galería de la Fundación Jumex. Con doce años de vida, desde este abril muestra una exposición colectiva  titulada El cazador y la fábrica, en la que Magalí Arriola y Juan Gaitán, curadores de ésta, nos hacen la pregunta:

“¿Qué hay entonces de la relación entre la trama urbana y la producción y contemplación artística?”

Al pasar el módulo de información se encuentra una partitura en su atril que está a la vista del público, pero que a la vez pasa desapercibida para muchos. Es la obra de Fernando Ortega, artista plástico mexicano reconocido a nivel internacional y acreedor a una beca de la SAM Art Projects. En cambio, las plumas de gallo y el saco de algodón, titulado 1/2 Hora de Chingadazos de Abraham Cruzvillegas, uno de los más importantes artistas conceptuales,  pareciera ser el primer elemento de la exposición, ya que con un ligero viento cobra vida haciéndolo zigzaguear y causando la imagen de un Quetzalcóatl del Siglo XXI.

La gente sigue su camino y se da cuenta que al fondo del pasillo un perro descansa, con su cabeza reposando en sus patas delanteras. No es que se haya perdido o que haya entrado sin el permiso de alguien, esa es la esquina en la que se encuentra la obra del italiano Maurizio Cattelan. Y por más que se escuche la música del tocadiscos y el sonido del proyector  que comprende la instalación de Rodney Graham, la cual incita a querer salir del edificio para correr a un parque lleno de tulipanes, el perro continuará en su letargo.

Cerca del lecho del can está la entrada a otra sala. Un camino de madera con aroma penetrante y luz cálida nos lleva a un cuarto en el que cuatro payasos   yacen en el suelo. El visitante puede observar, pero al mismo tiempo puede sentirse observado,  ¿Cazador o cazado? Solamente estando en el centro de esas cuatro paredes uno puede creerse cazador, y sentirse cazado.

Para dejar la confusión atrás, el artista danés, Olafur Eliasson nos muestra una opción para conseguir aire fresco, aunque las ventanas no se abran el hecho de estar proyectadas en la pared nos dan la oportunidad de dar un resuello y voltear para encontrar una montaña de arcilla creada por Damián Ortega, artista visual que años atrás nos mostró las partes de un Volkswagen Beetle suspendidos de cables en el aire.

Al fondo de la sala una proyección de 24 minutos atrapa al que sigue el camino de la galería. Un puma encerrado en un cuarto de hotel, con  ganas de conocer, de jugar, de dominar, contrasta con la amabilidad y ternura de la  liebre que mueve sus bigotes para tranquilizar al espectador. Migración, video de Doug Aitken calma los pensamientos al darnos imágenes de diferentes animales en diversos hoteles de Estados Unidos. La composición entre imagen y sonido son los adecuados en  un cuarto oscuro, casi alejado de lo demás.

cazador nota2

Otro video, con más diálogos y con una rata y un panda, nos invita a sentarnos en una banca para apreciar como los mismos personajes se encuentran durmiendo en el suelo de la sala,  mientras vemos de qué trata su película. Es la proyección de Peter Fischli & David Weiss que crearon en 1981. A pesar de que la imagen que vemos es de hace 32 años, el discurso de este proyecto lleva temas que siguen existiendo en la actualidad sobre el tan apalabrado arte.

En esta galería, alejada de las calles citadinas y más pegada a las bodegas de jugos, la tranquilidad se puede encontrar para observar, escuchar y sentir esta exposición, ya que si uno no cuenta con un programa de mano o una guía podrá perderse fácilmente y quizá ni saber qué vio, debido a que ninguna obra cuenta con ficha técnica. Y también en el mismo programa uno puede hallar caos, pues una de las obras mencionadas no se encuentra en el recinto.

DEL 15 DE ABRIL AL 28 DE JULIO, 2013


CURADURÍA: 
MAGALÍ ARRIOLA Y JUAN GAITÁN
FUNDACIÓN/COLECCIÓN JUMEX

[nggallery id=34]

YACONIC

YACONIC

Previous post

ENTREVISTA A LUIS CANDAUDAP

Next post

PAUL NICKLEN