De la columna Revancha

Por Manuel “La gran eMe” Carrasco / @graneme_OG

Para muchos integrantes de generaciones recientes Lee “Scratch” Perry es un señor que usa sombreros extravagantes y fuma mucha marihuana. No se los podemos negar. El viejo Lee se viste de forma extraña. Y sí, generalmente está intoxicado. Lo que tampoco podemos refutar es que Lee Perry o Scratch —como se le conoce mundialmente— es uno de los músicos más influyentes del siglo XX. Comparable con Miles Davis o Fela Kuti; y al igual que ellos poseedor de una vida tumultuosa y un legado inigualable.

La primera vez que escuché el nombre de Lee Perry fue en 1994. Los Beastie Boys lo mencionaron en “Sure shot”, la canción que abre su clásico Ill Communication, de ese año. Entonces comencé a buscar discos del viejo Lee. (Pero en realidad eso a ustedes no les interesa, aunque quedo a sus órdenes para hablar más acerca del trío de Brooklyn cualquier en día en Colima 110, en la Colonia Roma de la CDMX).

Lee scratch perry super ape

Lee “Scratch” Perry

DE VUELTA A LEE PERRY

Lee Perry nació pobre en 1936. En los cincuenta, durante el inicio de su carrera,  trabajó para el legendario productor Coxsone Dodd, referencia en el desarrollo del ska en Jamaica y fundador del sello Studio One, uno de los más importantes del mundo en cuanto a música jamaiquina se refiera.

La relación entre Perry y Dodd se agrió rápidamente. El joven Lee tuvo que buscar otro trabajo y lo encontró con Joe Gibbs, reconocido productor y dueño de Amalgamated, una productora no tan grande como la de Dodd pero sí importante. La historia se repitió más tarde: Lee dejó a Gibbs y en 1968 fundó su propio sello: Upsetter.

Lee quemó sus naves. Compuso y produjo un par de canciones, cada una dirigida a sus antiguos empleadores. (Estoy casi seguro que tenía la confianza de no necesitarlos.) Y para poder alimentar su sello Perry necesitaba un estudio y lo construyó: el Black Ark. Posteriormente se convirtió en el estudio más famoso de Jamaica. Figuras como Junior Murvin, Max Romeo y Bobby Marley pasaron por el patio trasero de Scratch.

the upsetters1

The Upsetters

Durante los sesenta Jamaica atravesaba una crisis política y era un país en vías de desarrollo —algo que no ha cambiado mucho—, por lo que tenía un rezago tecnológico. Los ingenieros de audio y productores trabajaban con lo indispensable para grabar. Lo menciono porque es justo en esos años cuando el dub se encontraba en efervescencia y desarrollo. Los productores utilizaron su ingenio para lograr efectos y técnicas de grabación poco ortodoxas pero muy eficientes. Aun con esas carencias King Tubby y Lee Perry habían creado el dub, un género que revolucionó la música popular.

Con todo y eso Perry grabó discos clásicos y le dio a la música que se creaba en el Black Ark un sonido muy particular con una atmósfera oscura y ecos que parecían provenir del averno. Armó una banda, The Upsetters, con figuras que ahora pertenecen a la mitología de la música en Jamaica: Prince Jazzbo, Earl “Chinna” Smith y Bobby Ellis.

SUPER APE

En 1976 Lee grabó en Black Ark el Super Ape con The Upsetters. En un primer momento se trató de un disco subestimado; pero durante las recientes décadas ha sido revalorado y se ha convertido en una referencia incuestionable del dub.

Desde la portada sabes que Super Ape no es un disco ordinario. La ilustración de Tony Wright —quien ha trabajado con Steve Winwood y su Traffic; Sly & Robbie Bob Dylan entre otros— muestra a un simio de gran tamaño en un frenesí de destrucción. Y eso justamente es el disco: un volumen que incluye varios de los riddims más populares de Perry, que pasaron por las cámaras del eco en el inframundo ácido del Black Ark.

the upsetters lee scratch perry super ape1

Uno de los más conocidos, que aparecen en el disco, es el de “Chase The Devil” de Max  Romeo, en la pista “Croaking Lizard” —que es la segunda—. Además, sobre ésta hace toasting uno de los más reconocidos de su era: Prince Jazzbo.

“Curly Dub” es uno de los tracks más conocidos de Super Ape por su característica sección de vientos que suena muy jazzy. Por supuesto no podemos dejar de mencionar “Three In One” con sus percusiones de fondo que no cesan. Si cierras los ojos te inducen al trance.

Una de las habilidades más reconocidas de Lee Perry es la de utilizar la consola como un instrumento musical. Este disco es un buen ejemplo de ello. La instrumentación aparece y desaparece en los momentos justos para crear una atmósfera etérea de ecos.

Después de Super Ape Lee Perry haría y produciría más discos, cosechando una grandísima obra. La segunda versión del Black Ark fue reducida a cenizas, como ya había sucedido una primera vez en 1979. Pero no hay fuego que queme a Scratch. El viejo sigue tan activo como siempre, haciendo giras y editando discos.


El Super Ape de Lee Perry y los Upsetters lo puedes encontrar en Colima 110 o en la tienda en línea de Revancha donde hay otros títulos de Lee disponibles. Checa más detalles en Facebook e Instagram.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

felipe el hombre ENTRADA
Previous post

FELIPE EL HOMBRE: EL CRUDO ANTÍDOTO PARA EL ROCK MEXICANO

rios eniac martinez yaconic ENTRADA
Next post

TODA LA DESTRUCCIÓN, TODA LA VIDA, DE LOS RÍOS DE MÉXICO