De la sección Nuevos Ruidos

Por Yair Hernández  / @yairaudio

Fotos: David Barajas

I

El escenario está rodeado. Una veintena de jóvenes brinca y choca sus codos. El sudor está presente en sus frentes, también varias sonrisas y gestos de satisfacción. Los sonidos que provocan tales reacciones son frenéticos, estridentes, rasposos; producto de los instrumentos y voces de la banda que está arriba. La chica que canta luce algunos mechones de pelo verdes y una chamarra llena de estoperoles; el guitarrista varios tatuajes en las manos; la chica del bajo una playera de los Misfits y tatuajes en los muslos; y el baterista sudor, mucho sudor que desemboca en su tupida barba.

La banda termina y la veintena se ha multiplicado: ahora todo el público del recinto pide otra canción. El grupo acepta, toca dos más que en conjunto no sobrepasan los cinco minutos. Luego se despiden, desconectan y bajan de la tarima.

—Esa banda tocó bien verga, ¿cómo se llama?

—Son Felina, los de Guadalajara.

Felina01

II

La génesis de Felina es sencilla: Pedro (guitarrista) y Danira (vocalista) se conocieron en Jardín Subterráneo, un proyecto musical en el que ambos participaban. Una vez acabada su etapa en esa banda se mantuvieron juntos para seguir componiendo. Y ya con algunas letras y arreglos, invitaron por Facebook a Carolina para hacer sonar el bajo. Finalmente, Abel entró a los tambores y platillos gracias a la recomendación de amigos en común.

Así nació la banda originaria de Guadalajara que tomó su nombre de un personaje de los Thundercats.

Háblennos del inicio del proyecto. ¿Cuál era el enfoque sonoro? ¿Tenían alguna banda o disco que manejaran como ejemplo para sonar?

Danira: Pues no. No queríamos sonar a algo en especial.

Pedro: Garage.

Danira: Si, garage, pero más bien agarrar de todo, de varias bandas que nos gustan.

¿Cómo transcurrió el primer ensayo?

D: Estuvo bien chido porque se dio la química rápidamente; salieron dos canciones.

 Al hablar de ustedes salen a relucir etiquetas cómo punk, garage, noise, etcétera.  Incluso acuñaron la de “pop reptiliano”. Pero dejando de lado estos conceptos preestablecidos ¿cómo describen el sonido de la banda?

P: El mundo es una basura.

¿Cómo es su proceso de composición?

D: A mí me gusta mucho escribir, así que cuando tengo algo escrito se lo paso a Pedro.

P: Yo traigo la maqueta  y ya aquí la terminamos; le hacemos arreglos y  la pulimos.

Tienen un demo, Felina, y un EP, EP1. ¿Planean otro material para este año?

D: Sí, otro EP de cuatro canciones.

¿Cómo perciben la aceptación del proyecto en la movida musical de Guadalajara?

P: El chiste es que nuestro sonido, o más bien, lo que tocamos, no es común con respecto a lo que hay en la escena de la ciudad. No conocemos a otra banda que podamos decir que esté tocando parecido a lo nuestro, y más que aceptarnos como sus amigos, hay un respeto profesional que es recíproco.

D: Pero en el público sí está chido, mucha gente nos va a ver.

Han tenido la oportunidad de visitar un par de veces la Ciudad de México. ¿Qué diferencias encuentran entre lo que sucede aquí y lo que pasa en su ciudad, musicalmente hablando?

D: La verdad es que allá (en el DF), se nota más el apoyo entre las bandas; los eventos son mejor organizados.

Felina02 Felina03

Evaluando el panorama sonoro, ¿cuál es su opinión de los foros, bandas y público de Guadalajara?

Abel: Creativamente me gustan mucho las bandas que me encuentro en Guadalajara, pero creo que tienen que seguir trabajando y organizándose mejor. No sólo es el dominio del instrumento, los ensayos y las composiciones van a hacer que a tu banda se le abran las puertas. Hay que aprender a gestionar todo ese trabajo y saber cómo hacerlo funcionar en los foros locales y cómo hacer que llegue a otros lados.

Los foros existen. Algunos en buenas condiciones y otros no tanto. Pero es parte del trabajo de las bandas llegar a buenos acuerdos y de los foros buscar más formas de promoción para que los conciertos se puedan llevar a cabo, y las dos partes salgan beneficiadas. Otro punto es que la mayoría de estos espacios se encuentran en una sola zona de la ciudad. Es difícil pensar que siendo una ciudad grande los foros se centralicen tanto. Fácilmente una banda podría estar tocando en un municipio distinto cada semana.

Cómo público debemos seguir apoyando a las bandas locales; no regatear los precios de las entradas, y estar al tanto de lo que sucede en la escena local. Sobre todo eso: si no conocemos cual es la oferta que tenemos a nuestro alcancé no vamos a poder hacer/crecer/mantener un público atento a lo que hacemos.

¿Qué ventajas y desventajas padece una chica dentro de una banda?

D: Ventajas: generamos más público femenino en las tocadas y las mujeres empiezan a interesarse en hacer música.

P: Que la esencia de la música es otra.

A: Se crea un equilibrio al componer. Al ser dos hombres y dos mujeres se percibe diferente la creatividad.

D: Las desventajas son el acoso de los hombres y el que por ser mujer te quieren hacer menos, argumentando que no sabemos lo que hacemos y que sólo lo hacemos porque sí.

Carolina: Yo pienso que ya no hay tanto impacto si una mujer está tocando.

Felina04

¿Cuál es el mayor anhelo musical de Felina?                                            

D: Tener un material en físico; grabar todas las canciones que tenemos.

P: Lo que quiere cualquier banda: seguir tocando.

¿Con qué otras bandas nacionales mantienen buena relación?

P: Clan Trevi Andrade, Carnival Animals y Hey Chica!

¿Y con qué banda nunca quisieran compartir escenario?

Todos: Caloncho.

Para finalizar, ¿cómo recomiendan su música a alguien que no la ha escuchado?

D: Yo les digo: “Mira, ¿ya escuchaste a esta banda? Está bien chida”. No les digo que tocó ahí.

A: Yo sólo se los pongo y ya.

P: Aja, cuando los que me conocer me preguntan que qué hago, que en qué banda estoy, mejor les pongo la música.

Sigue a Felina en sus redes sociales Facebook / Bandcamp / YouTube

YACONIC

YACONIC

cerati-entr
Previous post

GUSTAVO CERATI Y JORGE LUIS BORGES: UN ACERCAMIENTO INTERTEXTUAL

cuba-entr
Next post

MÚSICA PARA UN CUMPLEAÑOS EN LA HABANA O CÓMO BAILAR SALSA EN LA ISLA