De la columna Revancha

Por Manuel “Lagraneme” Carrasco / @graneme_OG

A principios de la década anterior hubo un revival de música soul/funk encabezado en gran medida por bandas como Sharon Jones y sus Dap-Kings, Charles Bradley, Lee Fields y Aloe Blacc. La nostalgia por sonidos similares a los de Curtis Mayfield, Marvin Gaye y Aretha Franklin ha quedado de manifiesto e incluso ha vuelto a dominar las listas de popularidad. Solo hace falta recordar a Amy Winehouse, aliada de Mark Ronson, y su glorioso Back to Black (2006).

Se dice que Sharon Jones nunca estuvo cómoda con la participación de los Dap-Kings en varias canciones del Back to Black. Estoy seguro que Sharon pensaba algo así: “Ahí viene esta chica blanca a robarse mi sonido”. La verdad es que Amy lo hizo muy bien y el sonido que lograba en vivo con los Dap-Kings era increíble. Afortunadamente se encuentra documentado pues la banda de casa, del sello Daptone de Brooklyn, la acompañó durante su gira en los Estados Unidos. Ronson, otrora DJ de varios clubes de Nueva York y reconocido coleccionista de discos, tenía el sonido soul/funk muy arraigado. Eso ha quedado de manifiesto en el disco que hizo con Amy y en varias de sus producciones posteriores.

mayer hawthorne1_

Mayer Hawthorne.

El soul interpretado por hombres y mujeres blancas ha existido desde hace mucho tiempo. Incluso se bautizó con una etiqueta muy adecuada y descriptiva: “soul ojiazul” o “blue eyed soul”. Entre los nombres exitosos del mencionado género podemos destacar a Teena Marie que grabó para Motown, y fue la consentida tanto de Berry Gordy como de Ricky James. Otro gran ejemplo es Dusty Springfield, la cantante inglesa cuya obra está dedicada en gran parte al soul, en particular su placa Dusty in Memphis (1969). Por último recuerdo a los Righteous Brothers, que aliados con Phil Spector —otro amante del soul—, tuvieron una seguidilla de éxitos coronada con su lindísima versión de la “Unchained Melody”de 1965. Vamos, Young Americans (1975) y Station To Station (1976) de David Bowie, junto con otros de sus discos de los ochenta, son de Soul Ojiazul.

El sonido soul ha sido replicado de forma exitosa en otros idiomas y latitudes. En nuestro país Luis Miguel, durante el final de los ochenta y hasta mediados de los noventa (con excepción de sus nefastos Romances), exploró de forma exitosa la estética del soul. Mismo caso el de Miguel Bosé en Salamandra (1986) y Bandido (1984).

curtis mayfield

Curtis Mayfield.

Podríamos decir que actualmente el máximo representante del soul de Ojos Azules es el músico oriundo de Michigan, Mayer Hawthorne. El también DJ editó su disco debut A Strange Arrangement en 2009, bajo el legendario sello de hip hop angelino Stones Throw, propiedad de Peanut Butter Wolf. La placa fue producida en su totalidad por el mismo Hawthorne, inspirándose en el sonido del soul americano de los sesenta y setenta. No queda duda que en la colección de discos del cantante hay grandes secciones dedicadas a Al Green, Smokey Robinson, Mayfield y Gaye.

A Strange Arrangement apela, como decía, al soul de Motown con melodías sencillas pero pegajosas y letras que hablan de rompimientos dolorosos o malqueridos quejándose de su penosa situación amorosa. En cualquiera de los casos Mayer Hawthorne logra recrear el sonido clásico del soul.

Hay que señalar: las mejores canciones del álbum son las que llevan un ritmo más arriba: “Your easy lovin’ ain’t pleasin’ nothin’” y “Maybe so, maybe no”. En éstas la voz de Hawthorne no tiene reminiscencias de los cantantes de soul mencionados, pero esto no significa que el resto no sea digno de escucharse; al contrario, me parece que si bien esas son las dos mejores canciones estamos en presencia de un gran logro para alguien que no tuvo a Mark Ronson o a los Dap-Kings respaldándolo. Mayer logró ese sonido en virtud de sus habilidades como compositor y productor, y por escuchar constantemente su gran colección de discos de soul.

Una de las grandes influencias del disco es Curtis. Por ejemplo, “Make her mine” abre con acordes similares a los de “People get ready” de los Impressions, la banda con la que debutó profesionalmente Mayfield, y que es un baluarte del Movimiento de los Derechos Civiles en EU. En esta misma canción y en otros tracks, Hawthorne realizó un falsetto con reminiscencias del mismo Curtis y de Smokey Robinson. Por otro lado, “The ills”, un tema con percusiones también muy al estilo de Mayfield en “Move on up” y “Little child running wild”.

No hay duda: A Strange Arrangement es un pequeño pero importante tributo ojiazul a la obra de Curtis, y es en sí misma una obra de alto calibre.

A Strange Arrangement


En Revancha contamos con copias del A Strange Arrangement. Te invitamos a revisar nuestra solicitada sección de soul/funk. Checa los detalles en nuestro Facebook e Instagram.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Revista de arte y cultura

Previous post

ASÍ SE PREPARA UNA NOCHE DE HIGH ENERGY

Next post

LEONARD COHEN: EL MONJE PARTISANO