“Vayan con los poderosos, pidan trabajo. Si no les dan trabajo pidan pan, si no les dan pan ni trabajo, agarren el pan”…

Por Fernanda Martínez

Emma Goldman fue una importante anarquista y defensora de los derechos humanos a finales del siglo XIX y principios del XX. Nació en Lituania bajo un régimen familiar de judaísmo ortodoxo y emigró a los Estados Unidos a la temprana edad de 16 años, en búsqueda de trabajo y libertad que no poseía bajo el Imperio Ruso en su país.

Instalada en la Unión Americana se casa, con poco éxito, y comienza a laborar en una fábrica textil en donde se da cuenta que el sueño americano no es más que una mentira. Los trabajadores son explotados, discriminados, reciben tratos inhumanos y pagas miserables que mueven cada una de las entrañas de Goldman y la guían, de la mano de su nuevo compañero de vida, Alexander Berkman, a una carrera social y humanitaria que pretendería abrir los ojos de las masas explotadas, para incitarlos a luchar por los innatos derechos que poseen por el simple hecho de ser seres humanos.

Foto Javier Peréz Maya

Foto Javier Peréz Maya

Emma Goldman, La mujer más peligrosa, con dirección y dramaturgia de Carlos Pascual y actuación de Pilar Boliver, expone su vida de la forma más cruda y visceral que una hora y media puede permitir. A través de diversos monólogos, que llevan del llanto a la risa, se plantea la ideología completamente anarquista del personaje y los puntos más importantes de sus obras literarias. La obra, magistralmente montada, guía al espectador a través de los hechos que marcaron la vida de Goldman al mismo tiempo que se grabaran en la vida de miles de personas.

Con un guión como pocos y una actuación ejemplar, el espectador es capaz de sentir el dolor y la impotencia de Emma en torno a las condiciones labores, vive a la par la euforia en cada uno de sus discursos y sufre de la mano del personaje los altibajos en la vida personal y pública de aquella mujer que cambiara el curso de la historia, una mujer que se empeñó en velar por el respeto al hombre.

Emma Goldman no sólo dedicó su vida a mejorar la calidad del trabajador, se interesó también en el Estado, la Iglesia y las relaciones personales, apoyando, desde ese contexto tan cerrado y convencionalista, los derechos homosexuales, aspectos que la llevarían de la libertad al encarcelamiento y que culminarían con su expulsión de Estados Unidos y de Rusia.

mitad-de-nota-2-'foto-Alfredo-Millán'-8

Foto Alfredo Millán

Una mujer despatriada que moriría gritando con indignación “aquí, el ciudadano libre sólo es libre para morirse de hambre; aquí, donde se pisotea la dignidad de los hombres”, en efecto ahí, Emma Goldman se convertiría en “la mujer más peligrosa” por el FBI, por el simple hecho de dedicar su vida a devolverle al hombre el adjetivo que lo hace humano: DIGNIDAD.

El anarquismo se centra principalmente en el individuo, quien mantiene una actitud crítica contra su sociedad. “Cualquiera que niegue la autoridad y luche contra ella es un anarquista”: Sébestien Faure.

Teatro La Capilla
Col. Del Carmen Coyoacán.
Funciones todos los lunes 20:00 horas.
Del 24 de Febrero al 31 de Marzo.

YACONIC

YACONIC

Previous post

ZONA MACO 2014 / CONSTRUIR DESDE LO OBSERVADO

Next post

HARUN FAROCKI EN EL MUAC