El arte es como el amor, se necesita la relación física con los materiales. José Luis Cuevas.

Por Rogelio Garza / @rogeliogarzap

Falleció, José Luis Cuevas, el artista plástico mexicano que enfrentó al arte nacional armado con un lápiz y papel. En 2003 tuve la oportunidad de entrevistarlo para una revista, un ejemplar dedicado al Futuro, y conocer su postura frente al arte digital. Ese año se había casado con Beatriz del Carmen Bazán, su segunda esposa, y recibió La Medalla de Oro de Bellas Artes de México.

Pero estaba enfermo. Durante esos días estuvo hospitalizado y me cancelaron la entrevista dos, tres veces, hasta que una mañana me confirmaron: en su casa de San Ángel a las cuatro de la tarde. Y ahí estuve, con la idea de que podría ser la última entrevista que diera, a juzgar por su estado de salud. Ya leía la entrada: “Días antes de morir, desde su lecho al sur de la ciudad, el Maestro Cuevas…”. Afuera de su casa había una ambulancia estacionada. Abrió una asistente que me guió a la sala donde la esposa me recibió. ¿Un café, agua, té? Gracias.

dibujos de jose luis cuevas

Esperé cerca de media hora, revisando las preguntas y la grabadora, la pluma y las notas. La casa estaba hundida en el silencio y repleta de arte. Todo ahí era arte, incluyendo el sillón en el que estaba sentado. Entonces apareció el Maestro, vestía unos jeans deslavados, tenis y camisa blanca. Amablemente me invitó a su estudio al que se subía por una escalera de madera estrecha, larga e inclinada. Subió corriendo con una agilidad que me dejó en pausa. ¿Enfermo de ciática?

Arriba tenía libreros y estanterías con papeles, dibujos y pinturas enrolladas, una gran cama roja en el centro, su mesa de trabajo, la máquina de escribir y dos sillas. Conversamos, pero viejo gato de azotea en seguida tomó el control de la entrevista para llevarla por donde quiso y sencillamente pulverizó mis prejuicios sobre su arte y su persona. Con voz suave y pausada decía: “La pintura y el arte digital no se contraponen, lo que pasa es que cambian los instrumentos que se emplean para la creación. Con un simple lápiz y una hoja de papel se puede crear todo un mundo. A mí me bastan estos instrumentos tradicionales para expresarme y crear un lenguaje propio”.

dibujo de jose luis cuevas

dibujos de jose luis cuevas

Desestimaba la desaparición de la pintura y nunca sintió la necesidad de utilizar una computadora “ni siquiera para escribir”. Las computadoras y programas le eran inútiles si se carecía de talento e identidad. “Los artistas que emplean las computadoras se convierten en esclavos de las máquinas, se pasan las horas frente a ella, y pienso que todos esos procedimientos de alguna manera matan la creatividad del artista”.

“Usan las máquinas y pierden el sentido del arte. En el caso que intervenga una computadora, la mitad del resultado depende de la máquina y la otra de quien la maneja. De manera que es más importante la comunicación que se tiene con los materiales tradicionales, hay una especie de sensualidad en el manejo de estos instrumentos que no se da con una computadora. Como las relaciones entre personas por internet, hay incluso noviazgos, que por lo general fracasan porque se necesita el contacto con la persona. El arte es como el amor, se necesita esa relación física con los materiales”.

No imaginé siquiera que el Maestro iba a vivir catorce años más. Releo la entrevista, fue larga, reveladora y entretenida, un Cuevario lleno de anécdotas sobre su vida y reflexiones sobre el arte digital. Nos despedimos afectuosamente y creo que le caí bien porque compartimos el Abrazo del Diablo, el dolor en la espalda causado por la inflamación de los nervios. Me acompañó hasta la puerta (volvió a bajar como rayo sus escaleras) y me regaló uno de los cuadros de su exposición Homenaje al lápiz. Lo único que necesitaba para crear todo un mundo.

dibujos de jose luis cuevas

dibujos de jose luis cuevas

dibujos de jose luis cuevas

 

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

PAPEL Y ENGRUDO: LA REVOLUCIÓN DE CHIKIZZ RAMONE

Next post

SUÉLTATE EL PELO