Por Scarlett Lindero/ @scarlettlinde

Tiene el ojo del trap mexa. Si BrunOG tuviera que producir música con La Arrolladora, lo haría. En su mente no hay límites: reguetón, pop, rap, trap y global bass. Es el productor mexicano más joven y reconocido de la música urbana actual; siempre detrás de las expresiones de vanguardia. Su talento múltiple lo llevará al festival Ceremonia, con sus distintas propuestas musicales, el próximo 1º de abril de 2017.

BrunOG es parte de Homegrown Entertainment, el colectivo de rap más sonado en México, con representantes como Alemán, Mike Díaz, Yoga FireLa Banda Bastön, Dee y Fntxy. Homegrown ha reunido a varios actores dentro de la escena trap y los nuevos ritmos hispanos.

BrunoOg estudio

Después surgió La Trampa Records: “Un modo de englobar y formalizar el deseo de muchos de los raperos, alrededor de Homegrown Entertainment, por experimentar con un sonido actual, alejado de la ortodoxia del hip hop”.

El primer track de la compilación La Trampa Records Vol. 1 es ​”Homegrizzy Boyz”, que hasta ahora tiene más de dos millones de reproducciones en Youtube. En Yaconic la incluimos en nuestro top de mejores canciones de rap mexa de 2016. Fue producida por BrunOG​, mezclada en DaCrib por Bobby Bass y masterizada en Monterrey por Jars Man del colectivo Tres G.

Charlamos con Bruno para saber cómo se hizo de espacio y respeto como productor musical.

¿Cómo se fusionaron tantos géneros en la producción inicial de BrunOG?

BrunOG inició con distintos nombres. Eso dio pie a varias fusiones. Al principio fue reguetón, después hubo una mezcla entre EDM, bombatón y trap. Luego vino el BrunOG de hip hop. Como ya había trabajos previos, eso hizo que gente lo recopilara y le diera identidad. Ya no había forma en la que yo dijera que me dedicaba a solo un género y precisamente nunca fue mi plan. Siempre me he considerado un productor diverso. Eso es lo que me identifica, un productor se tiene que dedicar a hacer cualquier tipo de música. Si algún día me toca trabajar con La Arrolladora, lo voy a hacer.

Leí que fuiste de los primeros en traer a México el concepto de las fiestas de perreo que se hacían en Nueva York y el reguetón de vanguardia a México…

No sé si fui de los primeros. Empecé a meter el reguetón sin importarme los estereotipos y prejuicios. No se tendría que juzgar en las fiestas. Inicié haciendo reguetón, pero antes toqué bombatón y global bass. Cuando comencé a tocar reguetón la gente no discriminaba, entonces puse más bombatón. Combiné ambos géneros y los introduje. No tenía idea que la gente lo iba a adoptar.

¿En qué momento el reguetón comenzó a meterse en las zonas hipsters y a ser aceptado por la clase media?

Creo que fue cuando [a los que no les gustaba] se dieron cuenta que no podían combatirlo. Lo aceptaron, lo entendieron y lo adoptaron. También influyó la escena nacional: el reguetón que no salía de los barrios de Puerto Rico, sino de Tepito y Ecatepec. Estaba chido y le dieron una oportunidad.

Aún no hay una aceptación total, hay gente que no lo va aceptar y es entendible. No pasa nada. Por eso se hace reguetón, para que se acepte. Hay más fresón, como el de Maluma y luego sigue el de barrio.

Siempre has dicho que tu referente musical es el pop, ¿cómo enmarca BrunOG un proyecto independiente como MKN Makenna dentro de lo que ya conocemos del género?

Hay que presentar un proyecto honesto. Ser sincero con los gustos, si a ti te gusta hacer este tipo de pop hay que dejarlo fluir. Hay reglas muy estrictas en el pop comercial. Justo con el independiente pasa lo contrario, no hay reglas y experimentamos con diversos géneros, y mucha gente se identifica con eso. Si eres leal vas a ser aceptado.

Hablas de una mezcolanza musical. ¿Crees que la escena actual está eliminando barreras entre géneros?

Sí. Los géneros siempre van a existir, pero vendrán más experimentos de fusión. Lo que marca estas diferencias es la parte comercial e independiente. Habrá grupos que pasarán a ser comerciales por necesidad o porque alcanzaron un gran número de seguidores. Esas serán las únicas etiquetas que van a existir.

En proyectos como Bass Rats has tratado de traer el global bass a México…

En México se hace global bass independiente, con una idea personal; no se hace para vender y eso afecta mucho. Me contradigo porque hablo de ser libre y expresarse, pero esa música también se hizo para vender y para que la gente baile. No hay un mensaje, solo se goza en el momento.

El global bass que se está haciendo no tiene calidad comercial y muchos se van por ese camino; no son fieles a un género o a una idea. Pasa como en el pop: si se hace balada, todos hacen baladas. La escena está dejando de ser goblal bass, cada vez es más EDM. Todo mundo está tocando Lean On porque Major Lazer lo puso de moda.

Cómo comenzaste a colaborar con La Banda Bastön, Adán Cruz, Simpson Ahuevo y toda esa escena del hip hop…

Los primeros dos años me dejé llevar. Nunca lo pensé, eso hizo que fuera un camino abierto, siempre me esforcé por hacer buenas producciones. Se acercaban a mí y comenzábamos a hacerlo, y así se abrieron las puertas. Siempre con el apoyo de Alex Malverde. De repente Adán Cruz se acercaban y me decía que le gustaba lo que hacía. Fue el resultado de lo que yo hacía. Son oportunidades. Cuando me di cuenta de eso supe que tenía que enfocarme, no podía estar colaborando en todo, entonces hice un plan, es por eso que estoy en Homegrown Entreteiment.

Siempre tuviste gusto por el rap, qué tan importante fue conocer el género para producir ahora con ellos…

Es muy cool, me sorprendió. Recuerdo que me gustaba mucho “El país de las maravillas“, de La Banda Bastön, tenía años escuchándolos. Fui amante del rap. Muchos pueden criticarme por lo que escuché: Akwid, Cártel de SantaSnoop Dogg y Eminem. Después dejé esa etapa y me di cuenta que ya colaboraba con la Bastön, me sorprendió eso.

No es lo mismo escucharlo que hacerlo. Me costó trabajo. Siempre he sido experimental. Hacía rap y lo combinaba con todo. Los raperos también quieren hacer cosas diferentes. El público más difícil, en cuanto aceptación, es el del rap nacional, les cuesta mucho aceptar los cambios. No les gusta ver a Eptos Uno con una onda más trap (aunque no sea trap), es difícil que lo acepten. Muchos se ponen intensos y dicen que es reguetón.

¿A qué crees que se deba?

Es nostalgia, aprietan mucho ese género y no lo sueltan. No quieren que se extinga. Tienen miedo a que mute y pierda su esencia. Yo creo que eso es lo chido de la música, vas a poder escuchar un buen rap siempre. Hay casos extremos, cuando un género se prostituye sí pierde su esencia.

¿Con quién más te gustaría colaborar?  ¿Con quién vas a colaborar?

Vienen más con La Banda Bastön y con Simpson Ahuevo. Quiero seguir con mi etapa de cantante; se puede llevar de la mano con mi trabajo como productor. Sonido y voz original o pura música. Me gustaría colaborar con CalonchoThe Chamanas, The Guadaloops, Lng/SHT, Molotov, Kinky… ahora viene una colaboración con Tino El Pingüino (siempre quise colaborar con él).

¿Quiénes son tus referentes en producción musical?

Siempre ha sido Michael Jackson, a pesar de que no fue productor musical. Michael estuvo presente en toda su música, en la composición y en los arreglos. Creó todo un concepto. Pudo crear un género y no lo hizo porque decidió que el pop era suyo; inventó toda una historia. Ha sido un referente muy importante para mí, no tanto por su sonido sino por lo que representa.

Otro referente importante ha sido Diplo, Toy Selectah, 3BallMTY, RedOne (un productor que ha trabajado con Lady Gaga) y Britney Spears. Gustavo Santaolalla es uno de mis máximos ídolos.

Si BrunOG no hubiera estado en la escena musical qué hubiera sido, ¿qué otras pasiones tienes?

Yo no era bueno en la escuela así que seguramente hubiera sido vagabundo [risas]. Me gusta mucho la fotografía. A lo mejor hubiera sido fotógrafo o chef, me gusta cocinar.

¿Qué sigue para ti? ¿Qué habrá en el Ceremonia?

Vienen sorpresas. Será un gran show, la gente se va a divertir. Tengo un objetivo principal, sé que de ahí ya pueden venir todos los demás, por ejemplo, en el caso del Ceremonia fue decir: no me voy a detener, seguiré haciendo todo lo posible para que realmente la gente escuche mi música. Uno de mis objetivos principales es obtener un Grammy.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

ELOGIO DEL VINO. ¡TOMAD ESTO Y REPARTIDLO ENTRE VOSOTROS!

Next post

LUCHA UNDERGROUND O LA REVOLUCIÓN DEL DEPORTE ESPECTÁCULO