Por Scarlett Lindero / @scarlettlinde

Imágenes: Museo del Estanquillo

El baile de los 41 maricones fue el escándalo más recordado en la historia del México mocho y católico del siglo XX. En 1901, en la Ciudad de México, la policía hizo una redada en una fiesta privada de ­jóvenes pertenecientes a las familias porfirianas más notables­. Algo así como el círculo rosa del porfiriato. Los detenidos fueron encarcelados, humillados y desterrados a Yucatán. En un ensayo, Carlos Monsiváis (1928-2010) afirma que, de acuerdo con un rumor popular “nunca desmentido”, entre los festejantes se encontraba Ignacio de la Torre y Mier, el yerno de Porfirio Díaz, quien, junto con otros detenidos con influencias políticas, escapó.

El alboroto se originó en una época en la que se vivía un machismo reforzado por los prejuicios y una doble moral. El erotismo y la sexualidad eran reprimidos por el alegato religioso que condenaba la lujuria, a los homosexuales y el sexo antes del matrimonio. Intelectuales, artistas y escritores fueron contra este escollo social. La exposición ¡Que se abra esa puerta! Sexualidad, sensualidad y erotismo presenta una crónica visual que aborda periodos que van de la época colonial hasta los movimientos feministas de años recientes y las luchas por la diversidad sexual.

tres-mujeres-vestidas-como-hombres-museo-del-estanquillo

Tres mujeres vestidas como hombres.

La primera oleada de liberación sexual, dice El Fisgón, curador de la exposición y caricaturista, coincidió con el auge de las teorías freudianas y la posrevolución mexicana. Sin embargo, se dio en sectores reducidos de la intelectualidad y cambió, en los sesenta del siglo XX, con el movimiento de amor y paz, mientras florecía el femenino y el de liberación gay.

¡Que se abra esa puerta! expone las actitudes que para nosotros han sido moralmente derrotadas por esa resistencia de la población a someter su vida sexual a dictados que están basados en dogmas y doctrinas religiosas. “En contraste, reivindican este goce del cuerpo, este ejercicio de la sexualidad como propio de la vida privada, como un derecho”, dice Alejandro Brito, otro de los curadores de la muestra.

escena-de-homosexuales-museo-del-estanquillo

Escena de homosexual detenido.

El baile de los 41 maricones, el desnudo de la poeta y pintora Nahui Ollin en la lente de Antonio Garduño, imágenes de redadas a homosexuales en la capital, la juerga de la Venus de Nacho López, frondosas prostitutas y distintos estereotipos de la mujer (la soldadera, la noviecita santa, la madre abnegada, la esposa ideal, la matriarca, la matrona, la solterona, la hembra deseada, la mujer fatal) pueblan esta exposición.

La muestra se divide en tres partes: “No es por vicio ni por fornicio”, “Variedades del México freudiano” y “Del encierro de Sor Juana al movimiento feminista”. También hay publicaciones feministas de los setenta como La Revuelta y Fem, y documentos de la lucha por la despenalización del aborto y campañas por el uso del condón.

vanitas-museo-del-estanquillo

Vanitas.

La exposición, dice Brito, es una reflexión sobre el origen y perpetuación de tres conceptos en México: sexualidad, sensualidad y erotismo. Cómo se formaron convenciones alrededor de estos desde el siglo XVI, y cómo algunos se mantienen vigentes en las creencias de la sociedad.

Las imágenes provienen de la colección privada de Monsiváis, quien además escribió sobre estos temas en libros como Que se abra esa puerta: crónicas y ensayos sobre la diversidad sexual, Escenas de pudor y liviandad y Misógino feminista.

6b-travestis-detenidos

Travestis detenidos.

apolo-urbano-erotismo-en-mexico-carlos-monsivais

Apolo Urbano.

nahui-ollin-i-museo-del-estanquillo

Nahui Ollin.

nahui-ollin-3-museo-del-estanquillo

Nahui Ollin.

muxe

Muxe.

marcha-gay-erotismo-en-mexico-carlos-monsivais

Marcha gay.


¡Que se abra esa puerta! Sexualidad, sensualidad y erotismo se exhibe hasta el 23 de enero de 2017 en el Museo del Estanquillo, de la Ciudad de México. Los detalles están por ACÁ en el sitio oficial del recinto.

Editor Yaconic

Editor Yaconic

Previous post

VIVE LATINO 2017: TODO PARA TODOS

Next post

ARCA EN MÉXICO: HEDONISMO COMO PROTESTA